La Nación
Cárcel y millonaria multa a conductor por transportar droga en el Huila 1 1 julio, 2022
INVESTIGACIÓN

Cárcel y millonaria multa a conductor por transportar droga en el Huila

El conductor y agricultor Jairo Vargas Ocampo fue sorprendido transportando un alijo de base de coca en el automóvil que conducía en zona rural del municipio de Suaza (Huila). El hombre fue condenado a más de diez años de prisión y a pagar una multa superior a los 1.700 millones de pesos luego de llegar a una ‘negociación’ de la pena con la Fiscalía.

 

Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

 

Un hombre de la tercera edad, desplazado por la guerrilla, dedicado a conducir vehículos y las labores del campo, fue condenado no solo a purgar una pena de prisión sino a pagar una multimillonaria suma de dinero a la Rama Judicial para el Fondo para la Modernización, Descongestión y Bienestar de la Administración de Justicia.

Se trata de Jairo Vargas Ocampo, quien fue sorprendido transportando en un automóvil un alijo de base de coca, y decidió llegar a una ‘negociación’ de la pena con la Fiscalía 25 Especializada Contra el Narcotráfico con sede en Bogotá.

En el preacuerdo que suscribió el procesado con el delegado del ente acusador pactaron que a cambio de la declaratoria de culpabilidad del delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado se eliminara el agravante, estableciéndose una pena de diez años y diez meses de prisión.

El preacuerdo fue presentado por el fiscal al Juez Tercero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, quien luego de revisarlo y realizarle un ajuste en la multa que se había acordado lo legalizó.

“Se tiene que la aceptación libre y voluntaria de los cargos por parte de Jairo Vargas Ocampo, mediante la modalidad de preacuerdo, aunado a los elementos materiales probatorios, configuran el mínimo probatorio, resultando éstos suficientes para desvirtuar el principio de presunción de inocencia…”, dijo el togado.

Agregó el operador judicial que adicionalmente, la confirmación de los cargos por medio de preacuerdo “conlleva como consecuencia el reconocimiento por parte del imputado, que se encuentra plenamente acreditada la materialidad y culpabilidad de la conducta punible, lo que además se respalda con los documentos aportados por el agente acusador y reconocidos por el procesado y su defensa en acta de preacuerdo, permitiendo la documentación al despacho confirmar la existencia de elementos materiales probatorios suficientes que llevan al convencimiento de la responsabilidad penal del acusado, más allá de toda duda…”.

Sostuvo el juez además que se iba a poner en peligro la salud de las personas. “Es claro que el comportamiento de Jairo Vargas Ocampo, puso en peligro de forma cierta y sin causa que lo justificara…la salud pública…y la seguridad pública, la autonomía e integridad personales…”.

El togado condenó a Vargas Ocampo, de 60 años de edad, autor del delito tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado a la pena de diez años y diez meses de prisión y una multa de 1752,52 salarios mínimos legales mensuales vigentes ($1.752.520.000).

Además ordenó compulsar copias ante la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía, para que adelante la extinción de dominio del automóvil Renault Logán, de placas HYW-557, en el que era transportado el alijo de base de coca.

 

La incautación

El fiscal del caso manifestó que la incautación de la droga ocurrió en un puesto de control instalado en el sector de Orrapihuasi-Vergel  en la vereda Brasil en el municipio de Suaza en la vía que conduce a la ciudad de Florencia (Caquetá), pasadas las 6:20 de la noche del 19 de noviembre de 2021.

Allí, los uniformados del Batallón de Infantería 27 Magdalena adscrito a la Novena Brigada del Ejército le hicieron la señal de pare al automóvil Renault Logan, de placa HYW-557, que era conducida por Jairo Vargas Ocampo.

Una vez el hombre estacionó el automotor, los efectivos le solicitaron una inspección y registro al vehículo, en la que observaron en el tanque de combustible una caleta.

Los uniformados al revisar el escondite encontraron 15 paquetes y al verificar su contenido se estableció que era base de cocaína, por lo que de inmediato Vargas Ocampo fue capturado y puesto a órdenes de la Fiscalía al igual que los 9 kilos con 20 gramo del alucinógenos.

Al parecer, el estupefaciente tendría como destino la ciudad de Neiva donde sería distribuido en las llamadas ‘ollas’ para su comercialización. “El estupefaciente incautado tendría un valor comercial de más de 20 millones de pesos y permite sacar de circulación más de 40 mil dosis que serían distribuidas a través de sitios clandestinos de expendio”, señaló el ente acusador.

Vargas Ocampo fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario por el Juzgado Promiscuo Municipal de Altamira con Funciones de Garantías, mientras que el fiscal de turno URI le imputo el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado.