La Nación
Corregimiento de San Luis, bajo el lodo 1 15 junio, 2021
HUILA

Corregimiento de San Luis, bajo el lodo

En la noche del martes y madrugada de ayer miércoles, el paso del agua y lodo de la quebrada Órganos arrasó con 18 viviendas y dejó a 50 familias damnificadas en el área rural de Neiva. Palermo y Santa María también reportaron emergencias.

huila@lanacion.com.co

Cuando vieron que por la quebrada Órganos bajaba no solo una palizada, sino colchones y enseres del hogar, varios de los habitantes del corregimiento San Luis, en zona rural de Neiva, optaron por correr y abandonar rápidamente las parcelas. Se apoderó de ellos el pánico, atizado además por la lluvia incesante.

El corregimiento está ubicado en medio de montañas y es bañado por la quebrada  Órganos. El martes llovió durante todo el día y entre las cinco y seis la tarde, la sirena de una ambulancia ayudó a alertar a la comunidad para que buscaran un lugar lejos de la avalancha que se aproximaba, también la Policía socorrió a niños  y jóvenes que estaban solos en las casas, informó la corregidora de San Luis, Yarledy Bustos Ruiz.

Desde la vereda La Libertad, ubicada en una zona más alta al casco urbano del corregimiento, habían alertado de la estruendosa corriente de agua, que a su paso devastó cultivos, dañó vías y averió dos puentes. Luego arrasó con 18 viviendas de la ribera, dejó otras 32 más averiadas, e invadió con lodo a casi todas las calles del asentamiento urbano. Y continuó con su cauce desbocado.

“Estábamos sin energía porque los postes también venían bajando con todo lo demás. La gente salió y luego tratamos de tener un poco más calma”.

Hacia las ocho de la noche la comunidad recibió una nueva advertencia desde la vereda La Libertad sobre otra posible avalancha, les pidieron no confiarse y continuar despiertos. Algunas de las personas que abandonaron su hogar pasaron la noche en casa de familiares y amigos.  La escuela también quedó invadida de barro, la cancha se convirtió en una piscina de lodo.

De acuerdo con la Corregidora, las veredas El Ávila, El Centro y La Libertad están incomunicadas del resto de población. La emergencia no dejó víctimas fatales.

Ayer la el alcalde de Neiva, Gorky Muñoz visitó el corregimiento e hizo un reconocimiento de la zona vía aérea. “Recorrimos cada calle y cuadra de San Luis. Todas las casas de la ribera de la quebrada Órganos, se vieron afectadas. Dialogamos con la comunidad, escuchamos sus necesidades, y evidenciamos el drama de sus pérdidas”, informó el mandatario.

Tras su visita el burgomaestre detalló que “algunos perdieron totalmente sus viviendas, y a otros el barro y el agua los inundaron. La avalancha los dejó sin nada; se perdió el acueducto, gran parte del alcantarillado, y por si fuera poco, tampoco hay servicio de gas y energía”.

E informó sobre las acciones que emprenderán como Alcaldía frente a este hecho. “Tomamos importantes decisiones como la de declarar la calamidad pública para generar inversión y reacción en menor tiempo, llevar ayuda humanitaria en las próximas horas, entregar subsidios de arrendamiento, y buscar un lote para reubicar a los damnificados. Estamos estableciendo la hoja de ruta para atender esta emergencia en su totalidad”.

Corregimiento de San Luis, bajo el lodo 7 15 junio, 2021
El paso vía terrestre hacia el corregimiento ya está habilitado. Históricamente San Luis ha sido golpeado por las avalanchas, debido a la ubicación geográfica.

 

Palermo y Santa María también en emergencia

La Oficina para la Gestión del Riesgo de Desastres de la Gobernación del Huila informó que Santa María y Palermo también están con emergencias a causa de las fuertes lluvias del martes y madrugada de ayer miércoles.

El balance preliminar en el municipio de Santa María da cuenta de crecientes súbitas en la quebrada El Oso, que afectó la bocatoma y dejó sin el suministro de agua potable al área urbana; pérdida del puente peatonal en el barrio Roberto Sáenz que fue arrasado por las agua de dicho afluente; e inundación de varias viviendas en el barrio Briceño.

A esta situación se suma la creciente del río Baché con la destrucción del puente vehicular en la vereda Las Mercedes, que había quedado deteriorado por la avalancha del 2013.  Una vivienda fue destruida y otra resultó averiada.

En el municipio de Palermo hubo daños estructurales en el puente que comunica la vereda Goleta – San Francisco, resguardo indígena Baché y deslizamientos viales en la vereda El Socorro, que comunica al municipio de Palermo con Santa María, que tiene en estos momentos incomunicado a estas dos localidades por los múltiples derrumbes.

Hubo deslizamientos en las veredas Guácimos, Aleluyas y La Lupa; pérdida de banca desde la vereda Aleluyas hasta vereda Alto Paraguay; y pérdida de dos puentes colgantes, y afectaciones de cultivos y acueductos de siete veredas.