La Nación
De pedradas a la luna 1 27 septiembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

De pedradas a la luna

El presidente de la República de Colombia debutó ante la Asamblea de las Naciones Unidas, máximo foro mundial. A sus expresiones, opiniones, reclamos, propuestas y exigencias, no se les puede catalogar como oración de inexperiencia o de acaloramiento en la eufórica oratoria producto de su ideología. Su discurso fue madurado a puño y letra y no pude achacársele a sus asesores o redactores de planta.

Si es o no despropósito equiparar la producción petrolera y energética en general a la actividad narcoguerrillera, es asunto de quien lo analice; pero, para la mayoría de sociedades (países) representa una afrenta de índole mayor, ya que el globo entero depende integralmente de esas industrias y a nadie, moderado, se le ocurre que sean criminales. Más, si quien lo expresa es la cabeza de una república democrática que tiene gran incidencia de esas actividades, en lo legal y lo ilegal, para el desarrollo de su nación, pues queda entendido que en su gobierno es de igual tratamiento un empresario petrolero que un narcotraficante, en la idea sostenida de acabar la explotación petrolera y legalizar la producción de narcóticos, por ejemplo.

Queda por verse la viabilidad de lo uno y lo otro para un gobierno que ya está poniendo a prueba la paciencia de medio país.

En otro aspecto del magistral regaño al mundo desarrollado, el de exigir recursos para cuidar la amazonía so pena de no pagar la deuda externa y tomarse por derecha esos cien mil millones de dólares (solo en el caso colombiano) para ‘gastarlos’ en tan loable objetivo, es un ladrido de marca mayor que seguramente causará el aplauso de buena parte de gobiernos izquierdistas, pero fruncirá el ceño de los gigantes de la economía mundial que notarán sus intereses amenazados y su autoridad económica en riesgo de una actitud de cesación de pagos si el discurso coge camino con su llamado a la comunidad latinoamericana.

Sumando la próxima reunión con el dictador venezolano, los llamados ministeriales a ‘decrecer’ las economías mundiales, la invasión de tierras pretextando la reforma agraria basada en la expropiación fiscal, la negociación de la paz total con toda laya de criminales, el desmonte de las fuerzas armadas y de policía, entre tantas otras drásticas reformas para el cambio en camino, el panorama izquierdista aparece desolador.

Lanzar pedradas a la luna realmente daña los techos de los vecinos.