La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Declaraciones imprudentes e inoportunas

Declaraciones imprudentes e inoportunas 1 10 agosto, 2020

Cecilia López Montaño

 

 

La semana anterior se caracterizó por salidas inoportunas de los dos más altos funcionarios del gobierno, el presidente Duque y la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez. La primera de estas salidas en falso, impropias de quienes tiene las mayores responsabilidades en el Estado colombiano, fue a cargo de la vicepresidente en su muy publicitada entrevista con la periodista María Isabel Rueda. Lo que se pensó que era una oportunidad para que se quitara el peso de encima de haber callado ante el país la historia de su hermano condenado por narcotráfico hace 23 años, terminó creándole un problema dentro del propio gobierno.

 

El tema hoy comentado a fondo por la Silla Vacía fue su clara declaración de que el presidente Duque no es su jefe sino su compañero de fórmula y por eso no tenía que contarle la triste historia que ya todo el país conoce. Imprudente sin duda pero que nace un poco de que ella nunca se ha sentido segunda del presidente, sino que su posición fue gracias a una situación coyuntural. Por esta actitud de sobradez, como se dice en el país, a todas sus dificultades se le suma ahora la incomodidad que ha causado dentro del gobierno y con el mismo presidente Duque con quien tiene que convivir, si no pasa nada extraordinario. Además de imprudente fue una salida inoportuna.

 

Las otras dos han sido por cuenta del Presidente Duque. No acababa de salir el nombre del candidato norteamericano del presidente Trump para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo, que desde su origen ha estado en cabeza de un latinoamericano, cuando el presidente sin pensarlo dos veces salió a expresarle su apoyo al gobierno gringo. Minutos después, los más respetados expresidentes latinoamericanos salieron a protestar por la decisión que le ha quitado semejante posición a la región. Imprudente, sin duda la salida del presidente Duque por dos razones. Primero porque quedó muy mal con América Latina que a través de sus expresidentes reaccionaron ante semejante atropello a la región, y segundo porque no pensó que de pronto Trump sale de la presidencia el próximo mes de enero del 2021. Imprudencia sin duda, pero sobre todo una reacción inoportuna.

 

Y la última de impacto interno fue haber salido a declarar el día sin IVA como un gran triunfo porque según afirmó, las ventas se incrementaron en un 70%, de televisores y motos, como afirman algunos. No le pasó por la imaginación que estamos en la fase creciente de la pandemia y que lo destacado durante ese día fueron las aglomeraciones de personas sin guardar ni los establecimientos comerciales ni los compradores las medidas necesarias para no incrementar los contagios. Nada de eso le importo, los minimizó y solo destacó las ventas. Estas y lo bien que les fue a los empresarios, valió mas que los peligros en semejante momento de la pandemia.

 

Ya las asociaciones de médicos salieron a protestar, así como algunos alcaldes, pidiendo que no repita ese anuncio por el peligro que representa en términos de mayores contagios de la pandemia. Imprudente a morir, además porque dejo ver sin necesidad cuales son sus verdaderas prioridades y las de su gobierno: los empresarios y no la gente.  Ojalá no pase, pero si las muertes y los contagios dentro de dos semanas desbordan los sistemas de salud en las principales ciudades, esta imprudencia del presidente Duque le va a salir muy cara. Además de ser muy imprudente lo más grave es que además fue inoportuna.