La Nación
Defensa de la corrupción (3) 1 26 septiembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Defensa de la corrupción (3)

Carlos Eduardo Amézquita

La corrupción es indefendible, pero si necesaria, al parecer… Los recientes escándalos públicos y privados que han aflorado en el debate al Presidente Uribe demuestran una vez más sus bondades tenebrosas.

Gracias a la corrupción y por “sacarse los trapitos al sol”, la ciudadanía puede “medio informarse” sobre lo que sucede realmente en las altas esferas del poder político local y nacional.

Inapreciable la labor de los comunicadores y de los medios en esta transición hacia una nueva moral… felicitaciones.

También es cierto que cuando las instituciones del Estado y la Sociedad civil están socavadas históricamente, pues más rápido los sistemas corruptos son reemplazados por los nuevos.

Pensadores y filósofos, deben estarse revolcando en sus tumbas:  Protágoras, proveniente del mundo griego antes de Cristo, fundó la “anti-corrupción en la política” considerándola la mejor y sublime expresión de la ética humana, por tanto “divina”; Platón, para quien la medida de todas las cosas es Dios, le siguió en su doctrina.

Mientras que Sócrates, el propio fundador de la Ética, va a declarar que “el mal (es decir ¿la corrupción?) es el resultado de la ignorancia, pues quien conoce el bien no puede sino hacerlo”.

Ya está claro que la corrupción fue primero que “hacer el bien”, de no ser así seguiríamos en el Paraíso de Adán y Eva…

Por tanto, el Senado es el legítimo escenario donde se debe ventilar y auto/reconocer la corrupción, para auto/valorar sus efectos traumáticos y catastróficos. Da rabia, pero no hay de otra.

Adenda: Ningún funcionario del gobierno Santos está en la cárcel, o extraditado, o huyendo de la justicia, no se puede afirmar esto del gobierno del Presidente Uribe. Mire usted.