La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

“Derecho, política y sociedad” La profundización de la desigualdad

“Derecho, política y sociedad”  La profundización de la desigualdad 1 10 agosto, 2020

 

Germán Alfonso López Daza*

Las terribles secuelas que está dejando el coronavirus con su paso arrasador en todo el país son catastróficas. Los contagios siguen ascendiendo de forma vertiginosa, las muertes aumentan, la economía está en su peor momento y la sociedad empieza a sentir fatiga ante esta situación tan compleja. Lo más preocupante es que el célebre “pico de la pandemia” no se ve llegar, por lo que el panorama podría empeorar en el mes que inicia.

En el caso de Neiva, el impacto se ha reflejado en las peores cifras de desempleo que jamás se hayan registrado: más del 40%. La economía local basada en el comercio y los servicios se ha visto afectada directamente, pues ante la falta de compradores y la restricción en la circulación de personas, decenas de establecimientos comerciales han debido cerrar, trayendo con ello el aumento del nivel de desocupación y por ende, aumentando la carencia de medios de subsistencia de los afectados.

Este efecto dominó traerá evidentemente un incremento del nivel de pobreza y desigualdad social, el cual venía disminuyendo de forma continua en los últimos años. La falta de medios de subsistencia ocasionará una disminución del flujo de dinero y con ello de demanda de bienes y servicios, lo que conducirá a un decrecimiento económico, es decir a una recesión.

Ante este panorama parece inminente un aumento de los niveles de desigualdad social, indicadores que van a profundizarse como consecuencia de los efectos de la Covid-19 y de forma directa, sobre el crecimiento de la pobreza extrema.

El reto inmediato del gobierno nacional y de los gobiernos locales es seguir luchando contra la expansión de contagiados mediante la concientización ciudadana y, en los casos requeridos con el control policivo. En lo económico, se debe crear un plan de choque post-covid que ayude a reactivar la economía, incentivar la creación de puestos de trabajo con incentivos tributarios y con ello disminuir la pobreza. Y obviamente, continuar en la lucha de la otra pandemia que por estos tiempos tampoco da tregua: la corrupción. (*Dir. Grupo Nuevas Visiones del Derecho – Universidad Surcolombiana).