La Nación
HUILA

Descontrolado consumo de bóxer en jóvenes de Neiva

Descontrolado consumo de bóxer en jóvenes de Neiva 1 10 abril, 2020

Autoridades alertan a los padres de familia sobre el cuidado y atención especial de los menores, pues el pegante es de fácil acceso y altamente adictivo.

 

Caterin Manchola

huila@lanacion.com.co

 

 

El número de jóvenes inhaladores de pegante ha aumentado de manera descomunal en la capital del Huila, y en ello concuerdan las autoridades de salud, la comunidad neivana y los mismos consumidores de sustancias alucinógenas.

También coinciden en señalar que drogarse con este tipo de sustancias es más económico y de fácil acceso, el producto dura más, y se comercializa libremente. En el mercado ofrecen medio litro por $5.000 y la botella puede costar $11.000, pero hay versiones más pequeñas desde $2.000.

El bóxer es uno de los primeros métodos que utilizan los niños, niñas y jóvenes que posteriormente caen en la drogadicción.

“Yo inicié con pegante a los 14 años”, contó Diego Pablo Ríos, ahora un adulto de 40 años que aún inhala y está atravesando por un proceso de resocialización. “Esa es una droga legalizada, hoy en día la gente la tiene como negocio, usted va a la tienda del vecino y consigue tres tipos diferentes, desde el más barato hasta el más caro. El más bueno es MG, pero hay otros…”, añadió.

Ríos, contó que en su proceso de adicción vivó experiencias físicas y mentales que ahora describe como “una cadena hacia el abismo. Eso reúne a mucha gente, la mayoría son menores de edad y por eso piensan que pueden matar a cualquiera y pagar solo algunos meses; y hay personas adultas que se aprovechan de ese estado de los menores. Eso lo saca a uno de la realidad y todo se ve fácil”, dijo.

“Los peganteros”

En Neiva, es tal el furor que ya existe un grupo exclusivo de “peganteros”. Según ha podido evidenciar Johana Cardozo, coordinadora del Programa Casa de Apoyo al Habitante de Calle, “si uno va a donde están las popularmente conocidas ‘ollas’, como por ejemplo San Martín y Las Guaduas, ya se pueden encontrar como comunidad, se están agrupando por el tipo de consumo”.

Sin embargo, las autoridades no pueden realizar decomisos de los productos porque no es ilegal, por ello el aumento es descontrolado “eso lo estamos observando actualmente, el inhalar pegante se da a más temprana edad, y sobre todo  la población de escasos recursos”, agregó la funcionaria.

Desde marzo del 2019 se han venido presentando incluso riñas entre las diferentes agrupaciones.

Y según cifras de la Secretaría de Educación, dentro de las instituciones educativas se está viendo la disminución en la edad de inicio de consumo de sustancias alucinógenas. Encuestas realizadas a estudiantes de colegios de Neiva en los años 2016, 2017 y 2018, arrojaron que los tipos de drogas más comunes de los que estaban haciendo uso son marihuana e inhalables como el pegante. (Ver gráfico 1).

Y el último censo a población habitante de calle evidenció que el pegante luego del bazuco y marihuana, son lo que más consume este tipo de población.

“Alegría o tristeza”

De acuerdo con Juan Macías, médico general de la Clínica Medilaser, el bóxer hace parte de un grupo de solventes de los cuales el principal componente es el tolueno, y es utilizado como sustancia psicoactiva ya que dentro de su fisiopatología afecta diversos receptores a nivel del sistema nervioso central.

“Genera sensaciones de placer, alucinaciones, euforia, en algunos casos episodios de depresión y cambios en el comportamiento, cuando la intoxicación es aguda. Dependiendo de la cantidad y el tiempo de la inhalación, puede llegar a ser una intoxicación severa y generar una depresión del sistema nervioso central, causar estado de estupor o incluso se puede caer en coma, pero eso es cuando se inhala en grandes cantidades”, explicó.

Sostuvo que el estado alucinatorio no tarda más de una hora, “precisamente por eso genera un estado de dependencia, cuando se va el efecto entras en estado de abstinencia y el cuerpo requiere más consumo para volver a estar expuesto a la sensación de satisfacción”.

También señaló que la exposición al solvente causa daños en los alveolos pulmonares, provoca inflación crónica y la persona puede comenzar a toser con sangre. También disminuye a largo plazo la capacidad para respirar, hay  pérdida de la memoria y de las capacidades neurocognitivas, “terminan solamente siendo dependientes de eso”.

Desde los 9

Neiva, presenta un porcentaje superior de “peganteros” frente a otras ciudades, según dijo Eider Antonio Duque Acevedo. El joven de 21 años ha estado en las calles de Barranquilla, Cartagena, Girardot, Pereira, Manizales, y es oriundo de Valledupar.

“Hay manes depravados, les endulzan el oído a los más pequeños, dicen te voy dar tanto bóxer a cambio de relaciones sexuales, ¿si me entiende doctora? Es gente ‘corrida del casco’. O sea, doctora, le voy a ser sincero, yo también lo hacía con otras mujeres, les ofrecía plata y aparte también el tarro de $5.000 y ellas accedían, más que por la plata, por el pegante, pero así es con todas las drogas, doctora”.

Duque Acevedo, lleva 10 días en su proceso de rehabilitación y consume desde los nueve años. “Probé marihuana y me quedó gustando, yo le decía a mi mami que iba para el colegio y eran mentiras, yo me iba era con mi parche”, relató. Tiempo después optó por el bóxer por curiosidad.

Agregó que cuando sí asistía al colegio “de la cabeza no se me salía, ‘no, pero yo qué hago aquí sentado en lugar de estar con mis socios fumando marihuana y metiendo pegante’, o sea yo era otra persona”. El suyo es también el reflejo de cientos de casos de estudiantes de Neiva.

Descontrolado consumo de bóxer en jóvenes de Neiva 2 10 abril, 2020
Desde marzo del 2019 se han venido presentando incluso riñas entre “bazuqueros” y “peganteros”.

Sin acompañamiento

Entre tanto, desde la perspectiva de Jairo Herrera, neuropsicólogo educativo y psicoorientador del Colegio Claretiano Gustavo Torres Parra, el problema radicaría en parte por las situaciones familiares que están viviendo los niños, niñas y jóvenes.

“Los hogares son vulnerables, disfuncionales o reconstituídos, y al no haber un ambiente saludable ni protector los chicos optan por tendencias callejeras, donde consiguen  ‘amigos’, se vuelven experimentadores….”.

Precisó,  que los estudiantes que caen en el problema de las drogas, se vuelven habilidosos con excusas de daños en los zapatos, solicitan dinero y en las tiendas el acceder al producto no tiene dificultades.

Zonas vulnerables

Las autoridades también han emitido alertas a los padres de familia, de conocer en qué parte y rodeados de quién están los menores. En ese sentido, las zonas en las que permanecen comúnmente los habitantes de calle y que pueden representar peligro para los niños, niñas y adolescentes son los siguientes.

Comuna Cuatro: avenida Circunvalar y centro de la ciudad. Es un sector propicio para el reciclaje, búsqueda de alimentos, espacios solos o abandonados donde duermen y se establecen sitios de consumo.

Comuna Seis: Galán, Río del Oro, Emaya.  Sector de alta influencia del microtráfico y por ende es una zona visitada para la compra de la droga, además los ciudadanos del sector ayudan a los que están actuando en la ilegalidad a esconderse frente alguna situación de riesgo o conflicto. Es de resaltar que en estos sectores vive algún miembro de la familia que le brindan alimentación y podían llegar a dormir.

Comuna Siete: San Martín. Sector en el cual los habitantes de calle consumen droga y pueden llegar a dormir, siendo además este espacio donde permutan la mayor parte del tiempo.

Comuna Ocho: Alfonso López, Peño Redondo. Consumo de droga en espacios tranquilos, debido a las condiciones del sector los habitantes de calle se ubican espacios baldíos, además están cerca a sus familias que suministran alimentación y descanso cuando tienen problemas en la calle.

Las zonas de confort para este grupo poblacional, son espacios en los que viven sus familias, áreas donde tienen respaldo de los vecinos, sienten tranquilidad, consumen y compran droga, obtienen dinero, alimento y reciclan. Considerados por ellos sitios tranquilos donde se podía dormir, la gente los conoce, nadie los molesta y no había presencia de enemigos, se encontró que es la comuna Cuatro el espacio donde prefieren estar la mayoría de habitantes de calle en Neiva.

 

CONSUMO SPA  
2016 2017 2018
Cigarrillo 69 63 37
Alcohol 17 18 39
Marihuana 177 185 223
Cocaina 1 14 10
Basuco 4 9 9
Inhalables 96 62 65
Otras 62 26 11
Total 426 377 394

 

Consumo de sustancias psicoactivas en instituciones educativas de Neiva. Fuente Secretaría de Educación de Neiva.

Comenta!

Zona de Suscriptores