La Nación
El 2021: año de expectativas, esperanza y anhelos 1 19 enero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

El 2021: año de expectativas, esperanza y anhelos

 

Andrea del Pilar Bautista Perdomo

 

Empezamos un 2021 con mucha expectativa y con una mezcla de sentimientos encontrados. Un inicio de año, con la ilusión que todo este tiempo de confinamiento, tristeza, contagios, muerte, enfermedad y falta de empleo termine pronto, por una parte, y por otra, mucha esperanza a la llegada de la vacuna que medianamente permita que sigamos el rumbo, para dejar en el olvido el cúmulo de angustia que nos dejó el 2020 y anhelar que se borren rápidamente las heridas que nos pudo haber dejado. Para muchas familias el año que pasó, pudo haber sido el más catastrófico y solo me resta decirles que el 2021 debe ser el año de la esperanza y la ilusión. Ahora bien, en cuanto al contexto de lo político y económico, reitero como lo he expresado en muchas de mis columnas anteriores, ningún gobernante en estos momentos la tiene fácil y menos encontrar la clave para que todo fluya, pues la población en general tiene grandes expectativas por los enormes retos que deben sobrellevar, en especial, la recuperación rápida de los empleos en el país, la estabilidad económica y la confianza de los colombianos. Tanto el gobierno nacional como local deben estar diseñando y trazando la ruta para salir rápidamente de este callejón; donde esperamos cosas distintas a promover reformas tributarias y donde se logre sacar de la pobreza a los colombianos. Necesitamos empleos dignos y bien pagos, porque como ya sabemos la pandemia dejó ver lo frágiles que somos en el contexto de empleabilidad y lo único que se ha fortalecido es el aumento de la informalidad. Se requiere mayor trabajo para las mujeres y la gente joven, recuerden que hay y sigue creciendo esta brecha, porque necesitamos que tengan una mejor posibilidad y no, que busquen alternativas que pueden destruir sus vidas. Es hora de que prioricen y diversifiquen la base productiva y le den un gran espaldarazo a sectores olvidados, donde requieren mano de obra importante. Necesitamos una gran ola de emprendedores con muchas ideas de nuevos y mejores modelos de negocio, que faciliten este nuevo estilo de vida que va a quedar en muchos hogares, pero también se requiere el compromiso y concurso del gobierno en la reducción y ajustes de grandes gastos, generen empleos, realicen obras importantes y que se trabaje en unísono por un país que lo necesita.