La Nación
El camino chileno: ¿La alternativa para Colombia? 1 17 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

El camino chileno: ¿La alternativa para Colombia?

Por: Germán Alfonso López Daza

 

Este fin de semana, Chile estará escribiendo una nueva página en su historia política-constitucional. Elegirán 155 miembros de la Convención Constitucional, que tendrán la misión de redactar una nueva Carta Política, para reemplazar la Constitución neoliberal que dejó el ex dictador Augusto Pinochet.

Los días de alta intensidad que vivió el país austral en 2019 por cuenta de las multitudinarias protestas de ciudadanos, se asemejan a los que actualmente vive Colombia.

Analizando las dos experiencias existen muchas similitudes. El origen fue por motivos económicos: en Chile el alza del tiquete del metro de Santiago que quiso ser reajustado y en Colombia, el detonante fue la nefasta propuesta de reforma tributaria.

En ambos países, la existencia de gobernantes desconectados de la realidad (Piñera y Duque) que encendieron la chispa de la inconformidad; las multitudinarias protestas principalmente de jóvenes, estudiantes y desempleados; la destrucción de bienes públicos, como el incendio de una estación del metro en Santiago o los buses y estaciones de transporte público en Colombia; el rechazo generalizado a toda la clase política y el descrédito institucional acumulado durante varios años en los dos casos.

En Chile, esto desembocó en un nuevo pacto social que redundará en la nueva Carta Política, en donde la mitad de sus delegatarios serán mujeres y tendrá amplia participación de los indígenas mapuches.

En Colombia aún no se ve la luz al final del túnel. La redacción de una nueva Constitución no ha sido propuesta. Sin embargo, el problema es que gran parte de los cambios estructurales que requiere el Estado, deben pasar por el Congreso y este no ha dado señales de querer implementarlas, iniciando con la reducción de sus salarios y el de los altos dignatarios, disminuyendo el número de curules, trabajando todo el año, etc.

Si el Presidente y el Congreso no dan claras muestras de voluntad política para abordar los cambios que requiere el país, la única vía que queda será la de seguir el camino chileno: una nueva constituyente. (*Dir. Grupo Nuevas Visiones del Derecho – USCO).