La Nación
¡El camino es la competitividad! 1 27 octubre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

¡El camino es la competitividad!

Alejandro Serna Serna

Ante algunos ciclos que se cierran, nuevos tiempos deben aflorar y me refiero en específico al desarrollo económico del municipio de Neiva, golpeado en los últimos años por el aumento de la miseria y de la pobreza, producto de la carencia de direccionamientos estratégicos en nuestro hábitat empresarial que giren en torno a la competitividad, la innovación y el emprendimiento.

Es hora de romper las escabrosas cifras que fueron constantes durante el último trimestre móvil (septiembre – noviembre de 2019), en donde Neiva llegó a 12,7 puntos porcentuales en la tasa de desocupación, un 1,4% más que en el mismo periodo de 2018 cuando fue 11,3 puntos porcentuales, ocupando el número nueve en las ciudades con mayor tasa de desocupación.

Hay que dejar en claro que: -Es el momento de prospectar a nuestro territorio, lejos de todo egoísmo y sectarismo, porque las banderas del desarrollo deben ser una lucha multicolor políticamente hablando, sin banderas exclusivas de partidos o movimientos políticos. Solo una debe ser la insignia, aquella que le apueste a una gran sinergia colectiva cuya identidad sea una Neiva competitiva-

Es momento de construir una “agenda política territorial unificada con el sector público, privado, gremial y académico”, que le apueste a la creación de todo un ecosistema participativo enfatizado en la sofisticación y diversificación, a la innovación y a la dinámica empresarial en Neiva.

Nuevas normativas deben emerger para que se le dé vida a la “Comisión Municipal de Competitividad” con funciones y tareas específicas, con temas que deben acompañar la gestión del Alcalde municipal y que no dan espera de deliberar, como:

  1. La revisión del Estatuto Tributario de Neiva, 2. La constitución del “Área Metropolitana del Valle de Neiva” con miras de fortificar la regionalización de los servicios públicos, a la par de fortalecer el turismo, la cultura de emprendimiento y la proyección de nuestra ciudad como capital agropolitana del departamento del Huila, 3. La deliberación del POT como instrumento de planificación urbana y sostenible. 4. El ajuste del nuevo Plan de Desarrollo municipal en sus metas de producto y de resultado, siendo estas medibles y cuantificables, acordes con los índices de competitividad de las ciudades capitales.

Requerimos que la academia participe con las “universidades para la competitividad”, donde el enfoque de los programas dé un viraje hacia las agendas productivas del municipio y a las famosas economías naranjas, en el marco de la educación para el trabajo, evaluando ¿para qué realmente somos buenos? y ¿qué es lo que necesitamos en nuestro territorio?

De lo contrario en Neiva seguiremos siendo un terreno árido empresarialmente, carente de oportunidades. De ahí que el camino es la competitividad pensado a largo plazo.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia