La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

El delicado oficio de elegir bien

El delicado oficio de elegir bien 1 10 abril, 2020

Marco Fidel Rocha

Quienes son designados como miembros de Juntas Directivas o miembros de Consejos Directivos, deben poseer unas cualidades especiales que garanticen el éxito de la organización. Para nuestro caso, en la designación de Rector de la USCO­, para el estudio de las hojas de vida de los 16 candidatos debe uno dedicarle tiempo, preparación, pero en especial pensar en el futuro de la institución más preciada que tiene el departamento del Huila y la cual, a través del tiempo, nos ha llenado de grandes satisfacciones por las metas alcanzadas en muchos de sus programas y tomar conciencia que en la actualidad estamos atravesando una seria crisis en lo académico y en lo administrativo.

La responsabilidad de los miembros del Consejo Superior de la USCO, es un gran desafío, puesto que a ellos se les ha entregado una de las instituciones más queridas y más preciadas por la ciudadanía huilense. A Colombia le hemos entregado destacados profesionales que han llevado nuestro nombre a alturas dignas de mención en lo nacional y en lo internacional. Los miembros del Consejo Superior deben tener un perfil especial para manejar una institución transparente, académica, científica, y con gran proyección a su entorno, al país y al resto del mundo. Su visión debe ser de 360 grados, no basta tener buenas intenciones, es necesario prepararse para entender que este delicado cargo que tiene que ver con la formación del recurso humano, no es cuestión de poca monta. Los tiempos modernos obligan a estos miembros a ser unas personas creativas, preparadas y con visión del futuro para orientar todas las políticas en un mundo con altas exigencias.

El manejo del presupuesto que supera muchos de los presupuestos de entidades públicas y privadas y que se origina en la economía de los ciudadanos del Huila y del país, requiere de una preparación sobre las prioridades tanto en los gastos de funcionamiento como de inversión y saber medir los riesgos a que está expuesta la USCO. El tema de la modernidad acompasado con el futuro que cada vez es más sorpresivo y velóz, requiere estar al día en los nuevos desafíos que demanda la globalización y el desarrollo científico y tecnológico. Todo lo anterior para garantizarle a los estudiantes una formación ejemplar, con valores y altos niveles académicos y científicos.

Le corresponde al Consejo Superior de la USCO definir todas las políticas a seguir con un sano equilibrio que garantice la buena marcha de la institución. Pero, sobre todo, este colegiado debe estar alejado de presiones y de usurpación de principios para garantizar que la institución se debe a la comunidad y esto nos obliga y nos exige a actuar con transparencia e independencia.

En mi caso, quisiera hacer un recuento de la preparación que tuve que hacer, y me imagino que todos mis colegas del Consejo Superior hicieron un esfuerzo similar para estudiar las 16 hojas de vida de los aspirantes a la Rectoría de la universidad. Esto significó leer, investigar y estudiar cada uno de los documentos presentados por los aspirantes a tan digno cargo, ello me demandó 3 días de dedicación de tiempo completo acompañado del conocimiento que tengo de algunos de los aspirantes, en términos de sus ejecutorias como directivos en otras instituciones de educación superior y del desarrollo de actividades investigativas y académicas.

Por todo lo anterior, elaboré un cuadro con 11 variables entre ellas: la formación básica en educación superior, la posición de la universidad en el ranking nacional,  liderazgo, competencias blandas, comportamientos éticos, igual ejercicio hice con los títulos de postgrado a nivel de especialización, maestría y doctorado tomando en cuenta la universidad que otorgó sus títulos, su duración, el trabajo de investigación realizado y la calidad de la misma frente a otras instituciones tanto nacionales como internacionales. Igualmente estudié los últimos cargos ocupados, sus resultados, éxitos y fracasos; sumé a estas variables la sustentación de su proyecto de universidad para los cuatro años y el futuro de la misma, la seguridad en la exposición, la comunicación, los logros, el potencial de liderazgo, las relaciones interpersonales, la visión del futuro, el afecto por la USCO y el sueño de universidad que desea.

Sumado todo lo anterior, me permitió obtener mi propia evaluación con los siguientes resultados:

-Un candidato con el 100% de calificación.

-Un candidato con el 95% de calificación.

-Un candidato con el 93% de calificación.

-Un candidato con el 90% de calificación.

-Un candidato con el 74% de calificación.

-Un candidato con el 69% de calificación.

-Un candidato con el 67% de calificación.

-Un candidato con el 58% de calificación.

-Un candidato con el 51% de calificación.

-Dos candidatos con el 48% de calificación.

-Tres candidatos con el 40% de calificación.

-Dos candidatos con el 34% de calificación.

Ninguno de los tres candidatos que califiqué con los mejores puntajes salió elegido y si por el contrario para sorpresa de quien hizo un estudio serio y sin fanatismo, sino siempre buscando el mejor candidato para el momento que se está viviendo y con ello llegar a la normalidad institucional en el menor tiempo posible con candidatos transparentes, sin compromisos, consientes de que la USCO se hizo para servir a la comunidad y no para que unos pocos se sirvan de ella.

Comenta!

Zona de Suscriptores