La Nación
ALDETALLE

El drama de los trabajadores de la Clínica Esimed

El drama de los trabajadores de la Clínica Esimed 1 15 agosto, 2020

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

un verdadero calvario es lo que están viviendo los empleados de la Clínica Esimed de Neiva, luego que la Secretaría de Salud del Huila ordenara un cierre temporal por 60 días, que la semana anterior prorrogó porque las directivas no han hecho nada para remediar las falencias que condujeron al cierre de la entidad.

La Secretaría de Salud, en ejercicio de su autoridad sanitaria del departamento aplicó la medida de cierre temporal de hasta 60 días, al considerar que la Clínica Esimed presentó incumplimiento a varios aspectos del Sistema Obligatorio de la Garantía de la Calidad de Atención en Salud, según informó en su momento Gloria Esperanza Araújo Coronado, secretaria de Salud del Huila.

A pesar de que la clínica estaba cerrada los empleados siguieron asistiendo normalmente, pero el primero de octubre les dijeron que se quedaran en las casas, que iban a realizar unos trabajos y que tan pronto como se superaran todos los inconvenientes les avisaban para volver a la clínica.

Sin embargo, la última noticia que recibieron fue que la semana anterior la Secretaría de Salud del Huila prorrogó la sanción de cierre porque la clínica no ha cumplido con los requerimientos que produjeron el cierre.

Hoy unos 300 empleados directos y cerca de 300 indirectos están a la espera que la empresa se pronuncie y les diga a ciencia cierta qué va a suceder con sus empleos.

A los empleados se suma una larga lista de proveedores, que al igual que los funcionarios todos los días llegan a las instalaciones de Esimed para averiguar en qué va el proceso. Pero nadie da razón. Lo último que se conoció, fue que a los funcionarios les prohibieron el ingreso, solo pueden llegar y mirar las instalaciones desde afuera.

La presidenta del Sindicato de Trabajadores, Sintrasuludcoop, Marha Cuellar, le dijo a LA NACIÓN, que están cesantes unos 600 empleados entre directos e indirectos que utiliza la Clínica Esimed para su funcionamiento y la atención diaria de unos 2.000 pacientes.

“Son 270 camas que están fuera de servicio, tres quirófanos y unos 600 empleados entre médicos, personal administrativo, enfermeras, de servicios generales. Es mucha la gente que está dependiendo de la clínica y ahora no sabemos qué pueda pasar”, dijo la dirigente sindical.

Señaló que algunas personas, como los especialistas desde hace tres meses no reciben sueldo. “Unos empleados estábamos recibiendo sueldo parcial desde hace seis meses, pero desde hace dos meses no nos volvieron a pagar, es decir llevamos dos meses sin recibir salario”.

MÁS CIERRES 

Al cierre de la Clínica Esimed sede Neiva, que fue por orden de la Secretaría de Salud del Huila, se suma ahora el traslado de pacientes del Centro de Atención Familiar Integral, Cafi, que también pertenece a Esimed y está ubicado en el barrio Quirinal de Neiva.

“Ahí lo que pasó fue que trasladaron los pacientes de régimen contributivo a la Corporación Mi IPS y a Salud Vital, quedamos atendiendo solo régimen subsidiado en las áreas de psicología, medicina interna, nutrición, ginecobstetricia y pediatría”, resaltó Marha Cuellar.

La dirigente sindical aseguró que los cierres parece que estuvieran ya programados, “todo coincide, cuando vienen cerrando clínicas por todo el país aquí nos suspenden por dos meses y las directivas no hacen nada por corregir lo que está mal. Si bien es cierto que hay algunas falencias, uno se pone a mirar y hay otras entidades que tienen más problemas y están funcionando”.

Los cerca de 600 empleados de la Clínica Esimed están a la espera que las directivas de la entidad se pronuncien, les digan que va a pasar con sus puestos, y los más importante, que les cancelen los salarios que les adeudan.

No se explican como ven en las noticias que fueron capturados funcionarios que estaban encargados de la liquidación de la antigua Salucoop, que fue la primera empresa con la que ellos empezaron a trabajar. Deducen que lo que querían desde un principio era acabar con la empresa, pero lo que no aceptan es que en ese propósito de acabar con la empresa ellos están llevando la peor parte.

“No entendemos como si se comprometieron a invertir en infraestructura no han colocado un solo peso para las clínicas. Todo el mundo incluidos los directivos hablan solo de los usuarios, pero nadie piensa en los trabajadores, que nos comprometimos con la empresa porque sabemos que los usuarios nos necesitan”, denunció Cuellar.

 Viviendo del rebusque

Los empleados de Esimed al ver que las cosas con la empresa estaban empeorando decidieron buscar otra alternativa. Hoy varios enfermeros están haciendo mototaxi para poder levantar el sustento de sus familias.

“Otras compañeras están haciendo tamales para vender, cada uno mira lo que más le sirve porque ya llevamos dos meses que no nos pagan. Y ahora no sabemos cuándo vamos a retornar a trabajar”, aseveró Marha Cuellar.

De los funcionarios de Esimed, los que han corrido con más suerte han logrado encontrar trabajo en otra clínica. Pero el panorama en general es triste, porque ven que el problema de la salud no se puede solucionar de un día para otro, sin embargo, guardan la esperanza que la empresa logre remediar la situación por la que está pasando y volver a trabajar en lo que más les gusta: estar pendientes de los enfermos que llegan a la clínica.