La Nación
EDITORIAL

El ‘elefante blanco’ en Oporapa

El ‘elefante blanco’ en Oporapa 1 10 agosto, 2020

La Procuraduría ha decidido llamar a cuentas a los presuntos responsables del ‘elefante blanco’ en que se convirtió la ampliación del colegio San José del municipio de Oporapa, una obra que debió haberse entregado hace ocho años.

El proyecto contemplaba la construcción de 14 aulas, dos baterías de baño, un aula polivalente y un restaurante escolar en un  área a construir de 3.264 metros cuadrados. Hoy es un elefante blanco. El avance de la obra, según el Departamento Nacional de Planeación fue apenas del 28.65% y lo poco que se ejecutó  son  irrelevantes, no son funcionales y se encuentra en total abandono. La Procuraduría Provincial de Garzón le formuló cargos al ex alcalde Yamit Sterling Sánchez y también vinculó al proceso disciplinario al primer interventor, Alex Alberto Calvache Mena.

Hay que decir que la obra fue proyectada desde el 2011, se logró la financiación  por el alcalde Jaime Calderón Losada. Sin embargo, le correspondía ejecutarla a su sucesor, Yamit Sterling, en cuyas manos naufragó. Pablo John Trujillo,  quien intentó salvarlo, no pudo. En su administración se produjo el cierre unilateral del convenio de financiación, se ordenó la liquidación y la devolución del anticipo por incumplimiento. La entonces directora Nacional de Regalías, Amparo García Montaña, le suspendió  la fuente de financiación y lo dejó herido de muerte.

Lo que se descubrió no fue de poca monta: en los estudios previos  aparecían obras que no fueron previstas en el contrato, se contempló una menor cantidad de obras y los planos presentaban serias inconsistencias. El proyecto no tenía estudio de suelos y presentaba fallas estructurales, advertidas desde el inicio,  que impidieron  la terminación. Las deficiencias estructurales originaron múltiples retrasos en la ejecución del cronograma y finalmente provocaron la suspensión de las obras.

Aunque ya han transcurrido ocho años de los hechos, los organismos de control están llamados a evitar que este tipo de ‘chambonadas’ queden en la impunidad.

“Lo que se descubrió no fue de poca monta: en los estudios previos  aparecían obras que no fueron previstas en el contrato, se contempló una menor cantidad de obras y los planos presentaban serias inconsistencias”