La Nación
El estilito Macías 1 28 junio, 2022
ACTUALIDAD

El estilito Macías

Por: Semana

El jueves de la semana pasada, a pocas horas de que terminaran las sesiones extraordinarias del Senado, los senadores Angélica Lozano e Iván Marulanda denunciaron que la reforma tributaria se estaba aprobando de manera abrupta. Pupitrazos, declaratorias de suficiente ilustración sin debate y micrófonos apagados antes de tiempo caracterizaron los últimos debates del proyecto más importante para el gobierno.

El encargado de moderar la discusión, el senador Ernesto Macías, desde que ganó la presidencia del Congreso ha dado de qué hablar. Los pronósticos sobre el futuro de su gestión comenzaron el 7 de agosto, cuando pronunció un discurso polarizador totalmente distinto al de su jefe, el presidente Iván Duque. Mientras este habló en favor de convocar un gran pacto nacional, Macías insistía en usar el espejo retrovisor.

Actuó en forma igualmente controvertida durante todo el periodo de sesiones. Y aunque la oposición se encargó de visibilizar su comportamiento, hubo momentos en que hasta los uribistas le pidieron moderarse. Protagonizó la primera controversia después del discurso al decir, justo antes de que Duque convocara a los partidos a Palacio para respaldar iniciativas contra la corrupción, que la consulta sobre ese tema había sido “bulla” y que sus contenidos no le convenían al país.

A los pocos días propuso ampliar el periodo del presidente dos años más para homologar su tiempo en el poder con el de alcaldes y gobernadores. Para contrarrestar la mala percepción que generó esa iniciativa, el presidente y la vicepresidente tuvieron que salir a desmentirlo: “los colombianos nos eligieron para trabajar por el país durante los próximos 4 años. Cualquier alteración en los periodos de gobierno actuales lesionan la institucionalidad y desconocen los términos del mandato democrático”, dijo Marta Lucía Ramírez.

Macías tuvo una tercera crisis ante los medios cuando, delante de las cámaras, le apagó el micrófono a la líder del movimiento estudiantil Jennifer Pedraza, con un comentario percibido como sexista. “Termine niña, le quedan 30 segundos”, le dijo esa noche. En redes se armó un revuelo tal, que al día siguiente Macías tuvo que disculparse.

PREDECIBLE

A las crisis mediáticas también le sucedieron cuestionamientos políticos. Cuando Jorge Enrique Robledo planteó hacer un debate al ministro Alberto Carrasquilla por los bonos de agua, Macías se negó. Insistió en su negativa porque los debates de moción de censura deben versar sobre actuaciones de los ministros en ejercicio y que la relación de Carrasquilla con los bonos era cosa del pasado. Finalmente hizo el debate, pero le dio el mismo tiempo de intervención a los citantes y al Centro Democrático. Por la negativa a aceptar la citación inicial de Robledo, el Consejo de Estado le abrió una investigación.

En el debate sobre Odebrecht contra el fiscal Néstor Humberto Martínez, la moderación de Macías tampoco salió bien librada. Entrada la noche, después de que Paloma Valencia sacó el video en el que uno de los citantes, Gustavo Petro, recibe dinero en efectivo, el presidente del Senado levantó la sesión y no les dio derecho de réplica. “Desconoció el derecho a la oposición”, asegura el senador Antonio Sanguino, de la Alianza Verde.

Resulta predecible que un presidente del Senado del mismo partido de gobierno trabaje en pro de los intereses del Ejecutivo. Más aún cuando es tan cercano al presidente, como algunos asesores dicen que es Duque. De hecho, apenas posesionado, este lo condecoró con la Cruz de Boyacá, el reconocimiento más importante del país.

La presidencia de Macías durará un semestre más y, para sacar adelante las reformas, hoy a media marcha, deberá ser más conciliador. El ambiente político no está fácil para el gobierno y recomponerlo también requiere las buenas maneras de quienes representan al Ejecutivo en el Congreso.