La Nación
El hacinamiento carcelario 1 28 noviembre, 2022
EDITORIAL

El hacinamiento carcelario

Urge de parte de las autoridades conjurar la crisis carcelaria que vive el departamento del Huila por cuenta del hacinamiento no sólo en los penales como tal sino en los centros transitorios de reclusión.

Las escenas de los últimos días que muestran a decenas y decenas de detenidos prácticamente ‘enjaulados’ en Neiva son aterradoras y evidencian la gravedad de la problemática. Ha sido la propia Personería Municipal la que ha advertido sobre las críticas condiciones del nuevo espacio de detención transitorio en la ciudad, en donde antiguamente funcionaban las bodegas de una multinacional de lácteos y las cuales fueron “adecuadas” para albergar a los capturados.

Nos estamos refiriendo a la situación, en el solo caso de la capital del Huila, de al menos, 150 detenidos que permanecen bajo paupérrimas condiciones humanitarias. Desde el momento del traslado el personero de Neiva, Kleiver Oviedo Farfán, alertó sobre las deficiencias del lugar: “La estructura es bastante precaria, tiene condiciones difíciles de salubridad…es un lugar bastante vulnerable”. El representante del Ministerio Público ha sido claro además en que “los metros cuadrados son menores, pasamos de 230 a 210, esto sumado a que las instalaciones no fueron adecuadas para albergar privados de la libertad”.

Mientras esto sucede, el ministro de Justicia y del Derecho, Néstor Iván Osuna Patiño, ha prometido que “llevaremos los derechos humanos al mundo carcelario y hacer que estos establecimientos no sean un escenario de negación de la personalidad humana y de los derechos humanos más básicos, sino de resocialización, reparación y creación de segundas oportunidades”. E insistió además en el compromiso que tiene el Gobierno de “encontrar soluciones ciertas y eficaces, no mágicas”.

Frente a la magnitud de la problemática, las medidas en que esté pensando el nuevo Gobierno deben ser inmediatas y palpables.