La Nación
El lado oscuro del alumbrado público en Neiva 1 13 mayo, 2021
INVESTIGACIÓN

El lado oscuro del alumbrado público en Neiva

El socio privado para operar el servicio de alumbrado público está definido. El nuevo esquema, sorpresivamente, cambió las reglas de juego; mejoró las prerrogativas para el inversionista y las condiciones del negocio. Primicia.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

 

Contrario a lo que se esperaba, el nuevo modelo de alumbrado público para Neiva, no solo está amarrado para beneficiar a un grupo empresarial, sino que en esencia, mutaron los componentes del jugoso negocio y cambiaron las reglas de juego, debatidas y aprobadas por el Concejo de Neiva.

Según voceros de la veeduría ciudadana, consultados por LA NACIÓN “toda la segmentación empresarial, se enfocó presuntamente para orientar la convocatoria a solo tres grupos empresariales, reconocidos por sus tradicionales concesiones y ahora los únicos socios de empresas mixtas del sector”.

El empresario antioqueño William Vélez Sierra, se quedaría con el contrato de alumbrado público de Neiva, según los análisis de expertos sobre la polémica contratación.

El empresario paisa, presidente del Grupo Ethuss, sería el socio privado, y quien estaría detrás del negocio, que podrá resultar más ‘enredado’ que la leonina concesión otorgada a la empresa Diselecsa, según lo anticiparon a los organismos de control, miembros de la veeduría ciudadana.

El segundo conglomerado, será American Lighting del polémico empresario costeño Alfonso ‘El Turco’ Hilsaca, socio en la empresa de alumbrado de Pitalito y antiguo operador en Palermo.

La otra competidora del mercado  será Energizando, socio del proyecto  alumbrado de Rionegro (Antioquia). Sin embargo, el socio tiene ya nombre propio.

Las sorpresas

La primera gran sorpresa: El proceso de selección del socio estratégico, en un negocio que puede alcanzar el medio billón de pesos en los 15 años de duración de la empresa que se encargará del manejo, se realizó por una convocatoria pública, y no por licitación pública, como se contempló inicialmente.

Además, en el modelo de negocio propuesto, curiosamente, la administración cambió las reglas de juego, definidas por el Concejo de Neiva, extralimitó las facultades y modificó las condiciones para la selección de un socio privado para la operación del servicio de alumbrado público durante 15 años.

El plazo, sin embargo, podrá ampliarse indefinidamente; se cambiaron las condiciones de remuneración, se le adjudicó ‘de facto’, el suministro de luminarias y se le otorgan facultades para contratar y pagar a su propio interventor.

Y para rematar, en el estudio del mercado relevante, clave para determinar las reglas de juego del ‘negociazo’, las grandes empresas del sector eléctrico fueron excluidas. Ni siquiera la Electrificadora del Huila y otras empresas con incidencia regional fueron tenidas en cuenta para la estructuración de la oferta.

Ad portas de la adjudicación del inversionista privado, LA NACIÓN, anticipa en primicia el lado oscuro de este negocio que puede superar los 500 mil millones de pesos en los 15 años de duración.

 Agenda exprés

A pesar de la complejidad y los altos costos financieros que demanda el proyecto, el plazo para presentar observaciones duró 24 horas en la fase de pliegos definitivos. Y día y medio en fase de proyecto de pliego. Nada más.

Según el cronograma inicial el proceso se abrió formalmente el 24 de febrero cuando se subieron los pliegos. El borrador se publicó el 2 de marzo y sorpresivamente se recibieron observaciones desde el 3 de marzo a las ocho de la mañana hasta el 5 de marzo a las cinco de la tarde, solo dos días.

Por estar fuera del Servicio Electrónico de Contratación Pública (Secop), el proceso no es de libre concurrencia, lo que de entrada le resta transparencia.

Inexplicablemente, el pliego definitivo se publicó el 16 de marzo a las 8:15 a.m. y  se cerró a las 6:00 p.m. es decir, el plazo para formular las observaciones fue solo de 9 horas y 45 minutos, nada más. Increíble.

Las respuestas a las observaciones, debieron salir el 18 de marzo, pero se hizo en fecha posterior y de manea incompleta.

Indicadores

En el primer bloque aparecen siete documentos del borrador y otro bloque del 8 al 24 con documentos propios del pliego de condiciones definitivo.

En el primer bloque aparece un análisis del sector (punto 3.7) y en el segundo bloque otro análisis del sector, lo que resultó inusual para los expertos del sector.

Este documento junto con los estudios previos, son la clave para poder preseleccionar a los posibles oferentes y determinar reglas de juego y las condiciones para los proponentes. Sin embargo, tiene sorpresas.

Los dos documentos aunque versan sobre el mismo tema son similares e inexplicablemente no coinciden en temas fundamentales.

Sorpresivamente, para examinar las condiciones financieras de los posibles oferentes, no fueron incluidas las grandes empresas.

Las evaluadas

En el primer documento se seleccionan 11 firmas del sector, la mayoría empresas concesionarios del servicio de alumbrado, no empresas relacionadas con el sector eléctrico.

Entre ellas aparecen Energía y alumbrado de Pereira, la Empresa de Energía del Quindío y Luces de Santander.

Además, AGM Desarrollos, una empresa del sector de los servicios;

American Lighting SAS una de las grandes interesadas y una de las probables aspirantes a quedarse con el negocio de propiedad del polémico empresario costeño Alfonso ‘El Turco’ Hilsaca, socio de la empresa creada en Pitalito, y para más señas el operador del alumbrado público en Palermo, contratado contra viento y marea, durante la pasada administración de Víctor Ernesto Polanía. Este será uno de los finalistas.

Además, aparecen Diseño y Construcciones Discon Ltda, una empresa del mercado; Dolmen S.A (otro concesionario); Ecosodio SAS, otra empresa concesionaria de la costa;  Electrificadora de Santander; la Empresa de Energía del Quindío; la Empresa de Energía y Alumbrado de Pereira.

Además el otro gran conglomerado; Iluminación de Villavicencio SAS, Luces de Santander, empresas del magnate paisa William Vélez, presidente del Grupo Ethuss, el opcionado para convertirse en el socio privado y la firma Ingeniería de Servicios S.A (Incer SA).

 

El lado oscuro del alumbrado público en Neiva 7 13 mayo, 2021
Alfonso ‘El Turco’ Hilsaca, el competidor
El lado oscuro del alumbrado público en Neiva 8 13 mayo, 2021
William Vélez Sierra, el socio privado

 

 

Excluidas

Contrario a lo anunciado, la evaluación financiera fue incompleta y excluyente.

En este primer estudio del mercado solo tomaron el índice de liquidez de estas empresas, le hallaron la media, la mediana y la desviación estándar como parámetros de evaluación y concluyeron que de las tres la más alta y la media, y por ende, el índice de liquidez que pedirán será de 2.39. No tuvieron en cuenta el capital de trabajo ni el patrimonio neto.

Sorpresivamente en este estudio, que no tiene firma responsable, tampoco tuvieron en cuenta a las grandes empresas del sector. Sin explicación alguna fueron excluidas  empresas como EPM (4° en el ranking de empresas del país), Enel-Emgesa (11° en el ranking), ISA Codensa, Energía de Bogotá; Celsia (43° en el ranking de empresas del país y la promotora de la primera planta de energía solar), Epsa.

Pero además, Electrohuila, Enertolima, Vatia, Inkia, Invenergy, con alto reconocimiento nacional e internacional. Increíble.

Las grandes empresas del sector eléctrico nunca fueron evaluadas en éste análisis del sector, por ende tampoco tuvieron en cuenta a las empresas que tienen incidencia en la región, que es obligatorio en un análisis del sector, definitivo para escoger al socio estratégico.

“Como mínimo debieron tener en cuenta a la Electrificadora del Huila, la Electrificadora del Tolima, los comercializadores más grandes de energía de las represas de Betania y Prado”, explicó un experto de la Veeduría.

“Ninguna de esas  grandes empresas, sorpresivamente, fueron tenidas en cuenta, lo que significa, que el análisis del sector, resultó precario, y, por lo menos deja mucho que desear sobre la calidad de la evaluación financiera”, acotó.

“También llama la atención que con estas mismas empresas evalúan el índice de endeudamiento y realizan el mismo procedimiento. Si hubiese sido el mismo análisis con que hicieron el índice de liquidez, que tomaron el valor más alto, en este caso el más alto sería ‘Mediana’ pero es tal el descaro, así lo dicen, que el índice que tomarán es el 49.65%”,  precisó.

Sin embargo, escogieron igual o menor a 72.1% que corresponde el valor referenciado a la empresa Luces de Santander de William Vélez, el seguro socio estratégico.

El lado oscuro del alumbrado público en Neiva 9 13 mayo, 2021
Las empresas evaluadas.

 

Socio privado

Con este estudio claramente direccionado se favorecen las empresas que más han tenido inversión en los dos últimos años en el mercado eléctrico nacional: América Ligthing (socio en Pitalito) y todo el Grupo Ethuss (iluminación de Villavicencio, Eléctricas de Medellín y Megaproyectos de Iluminaciones de Colombia S.A.S) del mismo conglomerado empresarial grupo Ethus de William Vélez,

 

 Falencias

En ninguna de las 11 empresas tuvieron en cuenta el capital de trabajo y el patrimonio y el patrimonio neto. El monto serán los 48.662 millones de pesos que valdrían las obras  según lo indicó el desconocido consultor que elaboró los estudios de la convocatoria.

El documento de análisis del sector solo tuvo en cuenta el índice de endeudamiento y la capacidad de liquidez de las empresas y sobre eso destinaron los valores. ¿Qué pasó con el capital de trabajo y el patrimonio bruto?

Sencillamente que el municipio o quien hizo el documento, solo tuvo en cuenta los 48.662 millones que había definido el consultor en los estudios técnicos elaborados en el 2020.

“Esto quiere decir que el análisis del sector fue hecho con unas empresas que no tienen posibilidad a excepción de dos de estás que pueden presentarse. Las demás no tienen ninguna posibilidad”, precisó el experto que pidió reserva.

“Sin embargo esos valores lo que determinan es que la pluralidad dentro de los diferentes oferentes que posiblemente podrían presentarse al proceso, nunca existió”, subrayó.

Mañana: los ‘micos’ del alumbrado público.