La Nación
El otro rostro de los falsos disidentes 1 24 febrero, 2021
INVESTIGACIÓN

El otro rostro de los falsos disidentes

Disfrazados como grupos residuales, sin importar que sean de las Farc, Eln, o Águilas Negras, delincuentes comunes siembran el terror en las zonas afectadas por el conflicto armado. Una banda de secuestro exprés, puso al descubierto la estrategia que usan.

 

RICARDO AREIZA

Unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Unas veces amparados en los intimidantes logos de las antiguas Farc, o cubiertos con las consignas en rojo y negro del Ejército de Liberación Nacional, y, en otros casos arropados con los siniestros mensajes de las ‘Águilas Negras’, los supuestos disidentes de nueva generación se transforman de la noche a la mañana para sembrar el mismo temor en los peores años del conflicto armado.

Aunque los nombres aparezcan contradictorios y no tengan estructuras ideológicas y menos, vocación de permanencia, los falsos disidentes, encontraron otra forma para delinquir a costas del temor de una población azotada por la guerra.

Y para impactar cogieron las zonas más castigadas por el conflicto armado, y la misma población para sacarle provecho al terror que produce el retorno de la guerra.

Aunque existen grupos residuales, posteriores a la firma de los acuerdos de paz, otros avivatos, replican sus modelos para enriquecerse.

Ocurrió con ‘Los Sureños’, una banda de secuestro exprés, desmantelada por el Gaula de la Policía. El funcionamiento puso en evidencia el otro rostro de delincuentes comunes, disfrazados de disidentes, para sembrar como ellos, el mismo pánico.

Las víctimas: campesinos, ganaderos y pequeños empresarios de Campoalegre, Hobo, Gigante y Guadalupe.

La campaña iniciaba con el envío de panfletos alusivos a las Farc, Eln y Águilas Negras, firmados por supuestos jefes que se identifican como el comandante ‘Orlando Porcelana’, ‘Fabián’, ‘Hernán Darío’ alias ‘El Paisa’, ‘Alonso  Malo’ y ‘Benjamín Frente 17’, pertenecientes a la estructura Teófilo Forero y Frente 3 o ‘comandante Ernesto’ del Eln.

Con posterioridad a la entrega de los panfletos, las víctimas recibieron llamadas amenazantes, los obligaban a cumplir citas en apartadas zonas, los retenían por algunas horas, mientras sus familiares conseguían el dinero para cubrir las exigencias.

El golpe

Una comerciante de Campoalegre, cansada del boleteo denunció las extorsiones el 5 de febrero de 2016. Desde entonces el Gaula le siguió los pasos. Finalmente, en mayo de 2018 le propinaron el primer golpe.

Una entrega ficticia en Campoalegre permitió la captura de la banda. Cuando se disponía a recibir 45 millones de pesos, producto de otra extorsión, fue capturada Marcela Muñoz y luego Luis Carlos Sánchez, titular de la cuenta en donde debía ser consignado el dinero exigido.

Cuatro de los responsables fueron capturados. La Fiscalía Tercera Especializada los acusó el 12 de septiembre de 2018. Tres de ellos, fueron condenados a altas penas, en primera y segunda instancia.

El proceso mostró la otra cara de las supuestas disidencias.

El otro rostro de los falsos disidentes 7 24 febrero, 2021
Martín Perdomo

Los victimarios

Martín Perdomo Cortés (‘El Mocho’) era el encargado de entregar los panfletos intimidatorios a nombre de las organizaciones guerrilleras.

El mismo hombre era el que citaba y luego conducía a las víctimas a zonas rurales de citas a zonas rurales de Campoalegre, Algeciras, Gigante y Acevedo, donde se entrevistarían con el supuesto comandante ‘Fabián’.

Una vez arriban a los lugares convenios las víctimas eran secuestradas para presionar a los familiares a la entrega del dinero solicitado.

‘El Mocho’ también era el encargado de retirar el dinero que le consignaban a través de una empresa de giros.

Lili Trujillo Lancheros, la comerciante, era la encargada de entregar información de potenciales víctimas. ‘Yamid’, era el supuesto comandante ‘Fabián’.

Luis Carlos Sánchez Villarraga se hacía pasar como ‘Ernesto’ o ‘Sebastián’.

Yohana Marcela y Edwin eran los recaudadores de dinero a través de las empresas de giros.

El otro rostro de los falsos disidentes 8 24 febrero, 2021
Plácido Ortiz

Las víctimas

En una ocasión en noviembre de 2016, le entregó un panfleto a nombre de las Farc a  un campesino de Algeciras. Acompañado de su hermano fue conducido hasta un sitio donde se encontraba el supuesto ‘comandante Fabián’.

El fingido ‘comandante’ le solicitó 500 millones de pesos. Uno de los hermanos fue retenido mientras el segundo fue dejado en libertad para que consiguiera el dinero.

Solo reunió 200 millones de pesos. El labriego fue citado a una vereda en Tres Esquinas en Gigante, donde hizo entrega del dinero al mismo sujeto que le entregó el panfleto.

La misma operación se repitió el 28 de diciembre de 2017 con otro campesino.

El agricultor fue abordado por Plácido Ortiz, otro miembro de la banda, quien se presentaba como integrante de las disidencias de las Farc. El hombre le entregó un sobre que contenía panfletos de esa organización.

Luego recibió llamadas amenazantes y le colocaron una cita en el cruce de Acevedo. Al sitio llegó ‘El Mocho’, quien conducía un taxi.

Las presiones

´La mujer entregó información de otros dos finqueros de Guadalupe a quienes citaron con la misma estrategia, les entregaron panfletos y comenzaron a presionarlos para que entregaran dinero.

“Esa misma noche y al día siguiente nos llama un sujeto que dice ser el comandante ‘Franklin’, nos pone en contacto con otro sujeto que nos guía a un lugar en la montaña donde se encuentran con el mencionado individuo que está junto a otras personas usando pasamontañas, exigiendo la entrega de 300 millones de pesos”, narró una de las víctimas.

Al campesino lo ubicaron en su finca La Pradera. Luego de entregarle los panfletos empezaron a realizarle llamadas extorsivas.

Uno de los agricultores acudió a la cita con su hermano el 27 de marzo de 2018, quedando retenido y cancelando por su liberación 27 millones de pesos.

La misma operación se repitió sucesivamente en los municipios de Campoalegre, Hobo, Gigante y Guadalupe.

El otro rostro de los falsos disidentes 9 24 febrero, 2021
Primero el panfleto y luego las presiones.

Así operaban

Según los investigadores de policía judicial Alexander Cruz Mora y William Rodríguez, el sujeto, citaban a sus víctimas a los sitios donde eran retenidos mientras conseguían el dinero

“Directamente hacía entrega de los panfletos a través de los cuales en algunas ocasiones las Farc, el Eln o las Águilas Negras, citaban a sus víctimas a zona rural del municipio de Gigante. Martín Perdomo sabía el lugar exacto y por tanto los acompañaba hasta el lugar del encuentro de las víctimas con los victimarios”.

El agricultor C.H.L.C. confirmó que también fue víctima de secuestro extorsivo por parte de la misma banda. Ocurrió el 27 de marzo de 2018 en la vereda Sartenejo en Guadalupe.  Lo citaron en el cruce hacia Acevedo y luego lo retuvieron en la vereda Buenos Aires.

“Dejaron ir a mi hermano para que consiguiera el dinero, puesto que llegamos a un acuerdo de pago de 30 millones de pesos. Solo cancelamos la suma de 27 millones”, recordó.

Lo mismo ocurrió con otra víctima, A.C.P. Inicialmente pidieron 500 millones de pesos, que luego rebajaron a 200 millones, obligándolo a permanecer en el lugar mientras su hermano conseguía el dinero.

La planta fue entregada el mismo día a alias ‘Fabián’ o ‘Sebastián’, quien lo cuidaba, pero éste no lo liberó, sino que pidió otros 30 millones de pesos que fueron recolectados y entregados para su liberación, afirmó el ganadero.

“Luego en el año 2017, dos muchachos me cogieron y me llevaron en una moto loma arriba, pidiéndome otros 500 millones de pesos, concretándose en 200 millones”.

“Después de eso me seguían llamando, diciendo que eran Las Águilas Negras”, relató.

L.A. R. B., otra de las víctimas, confirmó que fue interceptado en marzo de 2015 por dos hombres en moto que se atravesaron a su paso, exigiéndole una suma de 60 millones de pesos; luego, en varias ocasiones le siguieron haciendo exigencias dinerarias que ascendieron a 300 millones de pesos. Detrás de las amenazas  estaba alias ‘Fabián’, supuesto jefe disidente.

 

Desplazado

Ante las amenazas recurrentes decidió irse a vivir con su familia a Bogotá. Sin embargo, a pesar de su desplazamiento fue localizado y siguió siendo víctima del chantaje de los fingidos disidentes.

El 4 de mayo de 2017, la banda repitió la misma estrategia pero esta vez a nombre del  supuesto comandante ‘Ernesto’ del Ejército de Liberación Nacional (Eln).

El pequeño empresario B.C. relató que también vivió en carne propia la presión de las falsas disidencias. Esta vez, entró en escena, Plácido Ortiz, quien repitió el libreto al pie de la letra.

Como a los demás, le entregaron el panfleto extorsivo de las disidencias de las Farc. Luego lo citan a una reunión “para que les colabore con la causa”.

Cuando llegó a cumplir la cita, se encontró que el guía era nada menos que ‘El Mocho’ Martín Perdomo.

Otras diez personas declararon que fueron víctimas de las mismas personas que se hacían pasar como integrantes de las disidencias de las Farc, otras veces del Eln, y en otras ocasiones actuaban a nombre de las ‘Águilas Negras’, una organización de origen paramilitar.

En las interceptaciones telefónicas, las autoridades conocieron otro listado de víctimas potenciales, varias de ellas tuvieron medidas de protección.

Al final, las víctimas atormentadas se atrevieron a denunciar y la peligrosa banda de secuestro exprés fue desmantelada. Sin embargo, muchas más siguen actuando, sacándole provecho al terror de una amenaza.

 

Delincuentes

Según el Gaula, el grupo de delincuencia común comenzó a funcionar en el 2015 con el primer de secuestro.

El plagio se concretó el 28 de marzo de 2015, con el secuestro de Luis Alonso Rey Barbosa, quien pagó 30 millones de pesos por su liberación. Luego se dedicaron a cambiar de nombre de acuerdo con cada coyuntura para extorsionar a nombre de grupos armados.

“Se trata de un grupo organizado de delincuencia común existente en la región y que se dedica a estas actividades ilícitas, utilizando para ello sus nombres a fin de procurar hacerse más amenazantes y creíbles ante sus víctimas”, precisó el juez Tercero Penal del Circuito Especializado, quien profirió la primer sentencia.

“Estas personas se asociaron con ese propósito criminal, creando una estructura de delincuencia común que se hacía pasar por disidencias de las Farc, o integrantes del Eln o las Águilas Negras, para a su nombre extorsionar y secuestrar a ganaderos y comerciantes de esa región”, concluyeron también magistrados de la Sala Penal del Tribunal Superior de Neiva al confirmar el fallo en segunda instancia.

“De lo anterior se concluye de manera diáfana que se trata de una organización de delincuencia común, cuya existencia, finalidad y permanencia, se estableció probatoriamente”.

Además, la participación de los implicados en los delitos de concierto para delinquir agravado, en concurso con secuestro extorsivo agravado, secuestro simple y extorsión agravada”.

 

Las condenas

Martín Perdomo Cortés fue condenado en primera y segunda instancia a la pena de 344 meses de prisión 828 años y seis meses)  y una multa de 9.366,66 salarios mínimos mensuales acompañada de inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el término de 20 años, como coautor del delito de secuestro extorsivo, en concurso con extorsión agravada y concierto para delinquir agravado. Fue absuelto del delito de secuestro simple.

A Plácido Ortiz Trujillo a la pena de 96 meses de prisión (8 años de prisión) y multa de 2.700 salarios mínimos y a la comerciante Lili Trujillo Lancheros a la pena de 332 meses de prisión (27 años y seis meses) y multa de 5.366,66 salarios mínimos en calidad de coautora del delito de secuestro extorsivo agravado y autora de concierto para delinquir agravado; negándoles los mecanismos sustitutivos de la pena.

Yohana Marcela Muñoz Gutiérrez, compañera del supuesto ‘comandante ‘Ernesto’ fue absuelta del delito de concierto para delinquir agravado.