La Nación
ECONOMÍA

El Pato por fin verá la luz

El Pato por fin verá la luz 1 27 mayo, 2020

Un proyecto impulsado desde la Comisión de Paz del Senado que busca llevarle por primera vez energía eléctrica a 619 familias campesinas de El Pato – Balsillas, ya está andando. El pasado fin de semana se socializó el tema con la comunidad. La obra la ejecutará Eletrohuila y tendrá una inversión de más de $6.000 millones.

 

Dos poblaciones que sufrieron por décadas los embates de la violencia y que actualmente tienen muchos rezagos a nivel social, recibirán una parte de lo que le adeuda la sociedad y el estado colombiano. Por primera vez, más de 600 familias habitantes de El Pato – Balsillas en Caquetá y Guayabal en San Vicente del Caguán, se beneficiarán con energía eléctrica.

Fruto del acuerdo de paz

En la comisión de paz del Senado, los congresistas Guillermo García Realpe del Partido Liberal y Victoria Sandino del Partido Farc impulsaron un proyecto que hoy permitirá a estas familias campesinas contar con redes de transmisión eléctrica y por primera vez poder tener como lo tienen muchas familias en el país, electrodomésticos que ayuden a mejorar su calidad.

El pasado fin de semana, los congresistas junto al Gerente de la Electrificadora del Huila, Hernando Ruiz López viajaron a la zona para socializar con las comunidades este importante proyecto.

Cabe recordar que El Pato es una región agrícola muy rica del Huila, dividida en tres partes, el Pato alto, medio y bajo Pato, donde nacen los ríos Pato, Balsillas, Caguán y Guayas, entre otros. Está situada a siete horas por tierra desde Neiva en la zona de Algeciras, y sus parajes vieron pasar por más de 50 años la crudeza de la violencia.

Cuando se crearon las FARC, a mediados de 1966, el Pato fue con Marquetalia y Guayabero una de las tres repúblicas independientes donde se inició un activo adoctrinamiento de las comunidades campesinas. Allí, en el bajo Pato, Tirofijo tuvo su primer puesto de mando.

El proyecto

La construcción de redes de transmisión eléctrica en límites de Huila y Caquetá la ejecutará Electrohuila, con una inversión de $6.870 millones, impactando a 619 familias rurales. Consiste en construir redes de conducción de energía para media y baja tensión, con una extensión de 101 kilómetros, desde la vereda Pueblitos hasta Las Morras, cruzando las veredas Rovira, La Abeja, El Roble, el corregimiento Guayabal, vereda EL Oso (sector San Luis), La Libertad, Linderos, Chorreras, Los Andes, Lucitania y la unidad piscícola Miravalle.

“Hace tres años inició a gestarse este ambicioso proyecto de electrificación para hacer justicia social a una zona olvidada de Colombia, que desde hace años reclamaba el servicio público, un derecho constitucional de las personas. Hoy, nos alegra informar a ustedes, sobre el mismo terreno, que ya no es una ilusión, sino una realidad”, señaló el gerente de Electrohuila, Hernando Ruiz López.

Y es que este proyecto se viene haciendo realidad desde hace varios meses cuando se arrancó a trabajar en el estudio, diseño, factibilidad, presupuesto y construcción del proyecto, aprobado luego por el Ministerio de Minas y Energía y que recibió la asignación de recursos del Fondo de Apoyo Financiero para la Energización de las Zonas Rurales Interconectadas, Faer.

“Posteriormente se firmó el convenio de ejecución entre el Ministerio y Electohuila, que procedió a contratar la ejecución de la obra, que se espera esté terminada antes de finalizar el año”, señaló Ruiz López.

Justicia social para El Pato

Para los campesinos de la región tener acceso a la energía eléctrica significa optimizar sus condiciones de vida, acceder a la modernidad y desestimar el uso de leña y carbón.

Maximino Espinosa, representante de las comunidades, manifestó que “estamos muy agradecidos con Electrohuila y todos quienes tienen relación con la obra. Con electricidad podremos acceder a neveras, ventiladores, electrodomésticos y garantizar proyectos productivos”.

El senador García destacó la importancia de asegurar inversiones en un área que “durante años sufrió el embate de la violencia. La paz se consolida con inversión social”. Dijo además que en su visita pudo constatar que los campesinos logran adelantar su producción agrícola en condiciones precarias.

Por su lado la senadora Victoria Sandino destacó que esta obra se hace realidad, gracias al acuerdo de paz, “gracias al Acuerdo de Paz, nos encontramos en la zona de reserva campesina El Pato Balsillas, Caquetá, con Guillermo García Realpe, socializando con la comunidad el proyecto de energía que beneficiará a 619 familias”, expresó Sandino a través de Twitter.

La reunión terminó con la buena noticia que ya se avanza en el estudio y diseño de la segunda fase, que contará con la construcción de una subestación eléctrica.

 

 

Comenta!