La Nación
El reto educativo de Petro 1 11 agosto, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

El reto educativo de Petro

Petro tiene un reto inmenso con la educación y siendo más preciso con los jóvenes de nuestro país. No hay que ser ciegos ante el estallido social que inició el 28 de abril del 2021, donde miles de jóvenes salieron a las calles de las principales ciudades con sentimiento de exclusión, sin oportunidades, sin esperanza. Según en el DANE para ese año 27,7% de los jóvenes para el periodo Diciembre – Febrero no estudiaban ni trabajaban, por ejemplo, en el Huila la tasa de desempleo en jóvenes para el 2020 llegaba al 46,1%; 681.208 huilenses entraron en pobreza monetaria, con salarios mensuales que no superan los $354.031 pesos y en pobreza extrema 270.952 personas con salarios que no llegan a los $161.069 pesos. Descontento que capitalizaron en las listas del Pacto Histórico tanto en las elecciones legislativas como en las presidenciales, logrando predominar en las grandes ciudades: Bogotá, Cali y en todas las capitales del sur del país Pasto, Popayán y las tradicionalmente Uribistas Villavicencio y Neiva, es decir hay que responderle a este segmento de la población con acciones concretas.

La Universidad del Rosario en el estudio “Qué sienten, piensan y quieren los jóvenes colombianos” el abordaje de la educación es lo que más les llama la atención en los temas de país, de tal manera mencionaré algunos aspectos.

El presidente electo propone educación gratuita progresiva en las universidades públicas en su plan de Gobierno, lo que considero debe ir acompañado de una actualización en la oferta académica, hay que propiciar que los jóvenes estudien lo que les apasiona, por ejemplo distintas universidades no cuenta con el pregrado en Medicina; una carrera de difícil acceso para adolescentes en condiciones socioeconómicas menos favorecidas o profesiones como ingeniería de software que cada vez toman más relevancia en un mundo digital por construir.

La palabra emprender, generar empresa, innovar debe hacer parte de esa actualización de los modelos educativos que cita Petro, dentro de sus propuestas para el sector, hay que garantizar que el sistema educativo otorgue fundamentos teóricos cercanos a cómo funciona el sistema actual para ser empresario en el país; que se aprendan a leer el país y las oportunidades de negocio. Por ejemplo si algún emprendedor me está leyendo es el momento de modelos de negocios sostenibles; seguramente esta será una de las mayores apuestas de este nuevo cuatrenio que viene.

En el mismo sentido, hago un llamado a valorar y a cuidar el tejido empresarial; sin el éxito de ellos no podríamos apalancar cada una de las políticas sociales que se requieren, me inquieta que exista una percepción negativa; que la opinión pública no vea con buenos ojos la libertad económica, las virtudes del libre comercio, los derechos de propiedad, la libertad individual, pues es ahí donde está el apalancamiento del desarrollo social. Exhorto a la academia, a sus centros de investigación, a los centros de pensamiento y al propio tejido económico sobre el nulo dialogo que existe sobre las potencialidades y beneficios en la sociedad del crecimiento empresarial y que incorpore a sectores sociales. Actualmente Fedesarrollo es el centro de pensamiento más destacado según el Índice Global Go To Think Tank 2020 realizado por University of Pennsylvania, sin embargo la generación de contenido sigue siendo de empresarios para empresarios, de elites para elites y no para la sociedad en general.

Por otro lado, una de las mayores apuesta que debe hacer este nuevo gobierno con los recursos de la paz, es cerrar brechas en educación, entre lo rural y urbano con enfoque en las zonas afectadas históricamente por la violencia, alejadas de los centros urbanos, excluidas y sin posibilidades de acceso, hace poco hablaba con Jóvenes del Caquetá y concluíamos que un joven con oportunidad de acceder al sistema educativo en estas regiones, es un joven que seguramente le retribuirá progreso a su región; y no es solo darle el cupo de acceso a una universidad, se requiere un seguimiento integral. Que apropósito con el saqueo de los recursos de la paz veo con preocupación la adjudicación de contratos millonarios con mayor prioridad a obras de infraestructura y en una menor medida a la integralidad del ser humano.

Celebro que el nuevo gobierno, apoye los modelos de educación con enfoque étnico y territorial. La etnoeducación es una estrategia dirigida a las entidades territoriales y sus comunidades indígenas y afrodescendientes, con el fin de desarrollar talento humano que explote de manera sostenible el capital endógeno de las zonas que estas comunidades habitan. Lo que implica llevar educación de calidad a estos territorios, que no se pierda el arraigo cultural, por el contrario, fortalecer el vínculo de los estudiantes con su entorno, implementando las practicas del buen vivir como son la equidad social, igualdad, redistribución, reciprocidad, sostenibilidad, libertad, democracia y participación, principios fundamentales que comparten nuestras comunidades étnicas.

No puedo hablar de educación, sin mencionar la lucha que se debe dar para prevenir la explotación sexual y comercial en las instituciones educativas; que con base en información reportada por el Ministerio de Educación sobre casos de presunto abuso asociadas a entornos escolares para el periodo enero de 2018 hasta febrero de 2022 se tienen 876 casos, de los cuales 65 han sido sancionados, 127 han sido archivados y 684 están en investigación. El próximo Ministro Alejandro Gaviria en sus programas, debe establecer estrategias integrales y pedagógicas en las Instituciones y garantizar la protección de sus derechos; implementar programas de prevención a través de las escuelas de padres y en concertación con los mismos, acciones articuladas en el marco de la corresponsabilidad y se recomienda incluir una ruta institucional de prevención y erradicación de este flagelo.

Igualmente el Estado debe garantizar la atención educativa pertinente y de calidad a los estudiantes, con trastornos específicos de aprendizaje y/o con trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad u otros trastornos comórbidos, y me refiero a los niños y niñas que coloquialmente llamamos niños problemas, no podemos seguir permitiendo que niños, jóvenes deserten de las aulas por la falta de una acompañamiento focalizada en el proceso de formación en educación básica o superior.

Por último, espero un Congreso y Gobierno que construya sobre la diferencia en los temas fundamentales del país, como es la educación, que no se opongan por oponerse y que actúen con responsabilidad sobre la base de la evidencia, el soporte técnico, el dialogo sincero, en la toma de decisiones. Olvidemos de esas prácticas del pasado en no hacer ni dejar hacer.