La Nación
“El reto más apremiante es emplear” 1 21 septiembre, 2021
POLÍTICA

“El reto más apremiante es emplear”

En diálogo con LA NACIÓN la senadora María Fernanda Cabal se refiere a su aspiración presidencial. Promete democratizar el acceso al crédito y devolverle la seguridad al país. Afirma, que recuperar la credibilidad del uribismo es uno de los principales retos de quien sea elegido como candidato único por este partido.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Tras conocerse que el próximo 22 de noviembre el Centro Democrático anunciará el nombre de su candidato presidencial para la contienda electoral del 2022, la senadora de esta colectividad, María Fernanda Cabal, quien hace parte de la lista de precandidatos del uribismo, habló con LA NACIÓN sobre su aspiración y del ambiente en el partido de Gobierno de cara a la carrera por la Casa de Nariño.

Senadora ¿por qué quiere ser presidenta de Colombia?

Quiero poder compartir con el país todo el conocimiento que he recogido a lo largo de mi vida. Estuve en la academia, precisamente en la universidad de Los Andes dirigiendo varios programas financiados por entidades de Estados Unidos, también he sido empresaria y trasegado por las dificultades de hacer empresa en un país sobreregulado, que en el tema tributario no permite ni estimula la generación de riqueza a través del emprendimiento.

He estado en el sector público, en la Fiscalía General conociendo toda la criminalidad de una sociedad compleja como la colombiana. Después fundé la Fundación de Fedegán que es Fundagán para llegarle a los campesinos pobres. Además, el presidente Uribe me dio la oportunidad de estar en Cámara donde fui la lista más votada, y luego en Senado. Conozco las complejidades y desafíos, sé que este es un país que se puede desamarrar, pues está atrapado por monopolios e intereses. Quiero que me den la oportunidad para que Colombia crezca de la mano del sector productivo, desde el empresario más grande hasta el informal más pequeño.

¿Qué les está proponiendo a los colombianos?

Este país pide a gritos una reforma a la justicia, pero que no sea gaseosa. En primer lugar, todos tenemos que tener un juez, ser sujetos de investigación, pero aquí las altas cortes solo tienen una comisión de absoluciones que es un chiste. Este es un mal diseño institucional de la Constitución del 91, debe existir un tribunal de aforados, cambios. Por ejemplo, con todas las acciones vandálicas recientes, por qué terminó la justicia colombiana garantizándoles los derechos a los delincuentes y no a las víctimas.

En el tema económico tenemos unas ideas espectaculares porque hay cinco millones de excluidos del sistema bancario que les toca recurrir al “gota a gota”, lo que es una tragedia. Eso está reflejando un problema y es que hay una parte de la sociedad excluida de lo que considero un derecho a la dignidad humana, por esto hay que democratizar el acceso al crédito.

Senadora, ¿qué propone en materia de seguridad para ciudades grandes, pero también intermedias como Neiva?

El país tenía un número de pobres que había venido disminuyendo, vemos que este salto se da con la seguridad. A nadie se le puede olvidar el 2002, 30 mil muertos año y 3 mil secuestrados, pero gústeles o no, llegó un presidente que entendió en ese momento que sin seguridad no hay país. Cuando se devuelve la seguridad, vuelve la inversión extranjera y cuando hay platica del privado que produce, hay impuestos que se pueden usar en programas para los más pobres. Esta es la doctrina de las banderas originarias del uribismo.

El reto es que el coronavirus nos arroja 40% de pobreza y cuando empezamos a despegar vino esta estrategia macabra del paro, porque detrás se sabe que hubo financiación del narcotráfico. Con la destrucción de riqueza ya es una carga doble. Pero qué hay que hacer. Proteger al ciudadano, necesitamos más tecnología, aquí siempre se ha pensado en más fuerza pública, puede haber déficit de ésta, pero la tecnología resume la situación. Cuando hay cámaras de seguridad, drones e información que se está recogiendo en las regiones se actúa con más asertividad.

El reto más apremiante es emplear, sacar a la gente del desocupe que puede llevarla a una manifestación por instrumentalización

¿Cuáles medidas cree que son necesarias para ponerle freno a la corrupción?

Disminuir el tamaño del Estado, pues mientras el Estado sea gigante la corrupción será gigante. Todo está sobrecargado para el sector real de la economía, por esto todo termina corrompido, o paga el privado para que le agilicen un papel, o el funcionario está acostumbrado a que le paguen y no saca el papel. Menos Estado, uno no puede tener 16 altas consejerías y 18 ministerios, por favor, eso no es racional.

Senadora, ¿con qué respaldo del uribismo cuenta?, ¿cómo está el ambiente en el partido?, porque el senador Macías la criticado por algunas de sus opiniones en contra del Gobierno.

Mal haría yo en seguir como borrego a un Gobierno que ha diseñado unas políticas en las que estoy abiertamente en desacuerdo. Yo puedo poner en el banquillo a este Gobierno o a cualquiera, no tengo porqué quedarme callada. El senador Macías puede decir lo que quiera porque yo siento que él es un privilegiado de este Gobierno, (…) mi rabia es que siendo la marca más importante como partido terminamos hoy con unas dificultades muy grandes de credibilidad por dejarle a este gobierno las banderas originales del uribismo, así de sencillo.

¿Por qué dice que Macías es uno de los privilegiados de este Gobierno?

Porque es obvio, cuando uno sale como un perro rabioso a defender a su jefe sin ni siquiera tener un mínimo de discernimiento para aceptar una crítica, es obvio que es una persona que goza de la atención y el cariño especial del Gobierno. Hay algunos que no tenemos ese disfrute, nos perdimos la oportunidad, pero yo me siento honrada de tener el suficiente criterio y capacidad de análisis para decir lo que no me gusta y pone en peligro mi país.

De cara a las elecciones, ¿qué piensa hoy de la izquierda colombiana?

La izquierda es una vergüenza. Cuando la izquierda administra una ciudad ya nos anticipa lo que va a ser administrar un país. La izquierda democrática a veces juega a que como son impunes nadie los juzga, siempre son víctimas… hoy enseñan paz y derechos humanos, pero esa es parte de su loquera, entonces ve uno a esta izquierda muy aliada con la extrema izquierda y viene el peligro de que ganen unas elecciones con el dinero del narcotráfico.

¿Cuál es su mensaje para los huilenses senadora?

El Huila es un departamento que ha sido víctima de la violencia histórica de las guerrillas, pero es una región inmensamente productiva con un campo sensacional.