La Nación
El río Fortalecillas 1 25 enero, 2021
EDITORIAL

El río Fortalecillas

Ha hecho bien el Concejo de Neiva en discutir temas tan sensibles como la problemática actual del río Fortalecillas, ‘moribundo’ por las deliberadas captaciones de agua de los habitantes de la zona rural de la ciudad.

Es en esta corporación en donde se debaten temas como estos porque permite ahondar en ellos, abordar a los actores y encontrar respuestas y soluciones.

Lo del río Fortalecillas es penoso porque el problema está diagnosticado: las captaciones irregulares de aguas superficiales por parte de beneficiarios que han obtenido permisos de la CAM, tienen ‘agonizando’ a este importante afluente. A esta problemática, que afecta de manera reiterada principalmente la cuenca baja del río, se suman las captaciones con obras hidráulicas sin aprobación que permitan controlar el caudal concesionado, la existencia de piscícolas sin permiso de vertimiento y predios con cambios de uso de suelo.

Y desde la Alcaldía lo saben. El secretario de Medio Ambiente de Neiva, Octavio Cabrera Cante, admitió que el bajo caudal del río Fortalecillas -principalmente en épocas de verano- se debe a que beneficiarios del afluente están excediendo las concesiones para captación de agua otorgadas por la CAM. Por su parte, Edisney Silva Argote, Subdirectora de Regulación y Calidad Ambiental de la CAM, confirmó que en visitas técnicas al río han identificado “algunos usuarios realizando mayor captación del caudal concesionado, predios con cambios de uso de suelo, usuarios piscícolas sin permiso de vertimiento, y usuarios que no contaban con obras hidráulicas aprobadas que permiten derivar y controlar el caudal concesionado”.

Es necesario, por un lado, que la CAM, como máxima autoridad ambiental del Huila, intensifique sus acciones sancionatorias, pero por el otro, que la ciudadanía tome conciencia sobre la protección del río Fortalecillas. Los pobladores de la región deben entender que si el afluente se conserva, habrá agua para el futuro.

 

“Es necesario, por un lado, que la CAM intensifique sus acciones sancionatorias, pero por el otro, que la ciudadanía tome conciencia sobre la protección del río Fortalecillas”