La Nación
El verdadero significado de un derecho 1 29 noviembre, 2021
OPINIÓN COLUMNISTAS

El verdadero significado de un derecho

Sergio Salamanca

A lo largo de la última semana ha tenido gran protagonismo en redes sociales y en medios de comunicación, la presunta comisión de plagio por parte de la congresista Jennifer Arias. Protagonismo que ha sido alimentado, en gran parte, por las dinámicas políticas que existen en el país. Ahora bien, al margen de cualquier consideración política o académica, considero que en el caso de la congresista Arias existe una verdadera vulneración a su derecho al debido proceso, el cual está siendo pasado por alto, debido a la efervescencia del momento.

Resumiendo, muy rápidamente la historia y evolución del Derecho, podemos decir que el derecho al debido proceso es precisamente un reflejo de aquellas épocas en las que solo bastaba un chisme para condenar a alguien a todo tipo de pena. En el caso colombiano tenemos el más vivo recuerdo de esto, en las famosas “ventanas de las denuncias”; presentes en la gran mayoría de iglesias de época colonial. Ventanas en las que solo bastaba mencionar que alguien estaba cometiendo actos de herejía, para que prácticamente estuviera condenado.

Pues bien, traído al presente, ese derecho al debido proceso es precisamente el que nos permite defendernos en los diferentes procedimientos que tienen lugar al interior del ordenamiento jurídico colombiano, con independencia de la naturaleza. Dicho de otro modo, imaginen los procesos fiscales, disciplinarios, penales, civiles, laborales y académicos sin un debido proceso. Imaginar un proceso en el que no se le da la posibilidad de defenderse al investigado, hace que den escalofríos y nos devuelve precisamente, a épocas medievales.

En el caso de la Congresista Arias y analizando los diferentes elementos publicados en redes sociales y en la página web de la universidad, considero que no se respetó su derecho al debido proceso, en la medida que, sin habérsele dado la oportunidad de contradecir o de participar en el proceso de indagación, la universidad emitió un comunicado aseverando que efectivamente hubo plagio. Guardando las proporciones, esto equivaldría a que la Fiscalía salga a decir, antes de que se emita fallo por parte de un juez, que una persona efectivamente cometió un delito. Al no tener competencia para juzgar el caso, considero que la universidad no debió haberse pronunciado de fondo sobre el asunto, siendo el llamado para esto, el respectivo juez, luego de haber escuchado a las partes involucradas y de haber analizado el acervo probatorio.