La Nación
Emprendimiento, liderazgo y madres cabezas de familia     1 24 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Emprendimiento, liderazgo y madres cabezas de familia    

 

Juan David Huertas Ramos

 

En medio de la crisis que está provocando el Covid-19 en Colombia, Mastercard y USAID han creado “Start Path Empodera” (SPE).  

Esta iniciativa pretende potenciar las habilidades gerenciales de mujeres cuyos modelos de negocio son técnicamente viables y escalables. SPE es típicamente una aceleradora de negocios que trabaja con proyectos de emprendimiento en etapas tempranas de desarrollo.

Sin embargo, su alcance será limitadísimo (2 años y 40 negocios acelerados en total). Por ello, y teniendo en cuenta la coyuntura económica, el gobierno nacional debería poner en marcha la formulación de la política pública de educación económica y financiera para contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de todos los colombianos. Proceso en el cual, habilidades sociales como emprendimiento y liderazgo resultan vitales.

La principal razón del por qué se requiere dicha política es muy sencilla. Las decisiones personales afectan la economía y ésta condiciona, a su vez, las decisiones del individuo. Entonces, ¿por qué no educarnos como sociedad en algo de lo cual siempre haremos parte?

Pues el sistema económico es un “espacio” que puede generar tantas oportunidades como riesgos. La diferencia entre lo uno y lo otro es el nivel de información y conocimiento que tienen los individuos. Por ejemplo, las “oportunidades imperdibles” de inversión para unos, representan un riesgo de estafa para otros. Lo que para unos es una simple tasa de interés, para otros, será el impulsor de una decisión de endeudamiento o inversión.

Ahora bien, fomentar el liderazgo y el emprendimiento de las mujeres en Colombia es algo que debe considerarse en el diseño de la política pública de educación económica y financiera.

Pues, de acuerdo con el DANE, en 2019 el 38,4% de los hogares en el país estaban a cargo de mujeres. Por otro lado, la población femenina en Colombia es, a la fecha, 51,2%, de la cual, el 68,2% se encuentra en el rango 15-65 años de edad.

Adicionalmente, las mujeres en Colombia trabajan alrededor de 14 horas con 49 minutos diariamente.  Los hombres hacen lo propio por 12 horas 39 minutos. Mientras las mujeres destinan el 49% del tiempo trabajado a tareas no remuneradas, los hombres lo hacen en un 27%. Finalmente, en el periodo diciembre 2019-febrero 2020 la tasa de desempleo de las mujeres en Colombia fue 15,4% y 8,8% en el caso de los hombres.

Se podrían enumerar más estadísticas que soporten la importancia de fomentar el emprendimiento y liderazgo en las mujeres colombianas, y más específicamente en las madres cabeza de familia, sin embargo, el argumento central no es de orden estadístico, sino antropológico.

Es decir, las madres son los motores de los hogares en Colombia y si ellas desarrollan habilidades de liderazgo y emprendimiento, tendremos un país resiliente que afrontará de mejor manera la recuperación económica que nos espera. Detrás de cada madre cabeza de familia existe un hogar que bien podría  ser potencializado como unidad productiva antes que considerársele exclusivamente como un beneficiario más del asistencialismo crónico.