La Nación
En Colombia fabrican ropa blindada para niños de EEUU 1 1 diciembre, 2020
Super Domingo

En Colombia fabrican ropa blindada para niños de EEUU

La más reciente matanza ocurrida en la escuela de Newtown (Estados Unidos), en la que murieron 20 niños y seis adultos llevaron a que un colombiano esté impulsando la fabricación de ropa blindada para los pequeños estudiantes, con el fin de que sea comercializada en Norteamérica. La más reciente matanza ocurrida en la escuela de Newtown (Estados Unidos), en la que murieron 20 niños y seis adultos llevaron a que un colombiano esté impulsando la fabricación de ropa blindada para los pequeños estudiantes, con el fin de que sea comercializada en Norteamérica. La Nación, AFP Desde hace 20 años, el colombiano Miguel Caballero diseña y fabrica trajes blindados para gobernantes y personalidades alrededor del mundo, pero a partir de 2013 pretende sacar una línea infantil, inexistente hasta ahora, para vender en Estados Unidos. En su fábrica, a las afueras de Bogotá, muestra los primeros diseños: camiseta blindada para uso como ropa interior, chaleco de emergencia y mochila integrada a chaleco. Para este exitoso empresario, que comenzó su negocio a los 22 años de edad y hoy vende alrededor de 50.000 prendas anuales con precios de 2.000 dólares y más por cada pieza, el mercado estadounidense ha resultado esquivo. Pero desde mediados de diciembre, tras la masacre en la escuela de Newtown (Estados Unidos), en la que murieron 20 niños y seis adultos, Caballero asegura que comenzó a recibir solicitudes “de padres de familia muy angustiados”. “Nosotros contestábamos que nunca habíamos hecho prendas para niños, pero seguían llegando correos”, señala. Así, en una semana se diseñó el producto y se sometió a pruebas balísticas. Ahora, su fábrica está lista para una primera producción de 1.800 prendas, siempre que le sean solicitadas. Las prendas ‘Puffer Kids’ es un chaleco deportivo, para niño y niña, acolchado y con cuello ‘nehru’; mientras que ‘T-Shirt Kids’ es una camiseta interior que se ajusta al cuerpo con sus fibras de alta tecnología, lo que permite ser usada bajo cualquier prenda. Y el ‘Safety Vest’ fue especialmente diseñado para dotación en escuelas y colegios como medida preventiva en situaciones de peligro que incluyan armas de fuego. “Si las escuelas son las que tienen el problema y los riesgos de mayores incidentes están ahí, pues las escuelas pueden tener dotación de chalecos de protección”, aseguró Caballero. Y agregó que la prenda, que siempre será roja, debe estar disponible para los alumnos al momento de la orden de un profesor, con el fin de que puedan utilizarla “para bajar el riesgo” en un ataque. Dilema “La matanza en la escuela de Newtown causó un impacto muy fuerte por la corta edad (entre 6 y 7 años) de los niños que fueron víctimas”, explica Carolina Ballesteros, jefe de investigación y desarrollo de la fábrica Miguel Caballero. “Aunque es cierto que ya había habido tiroteos en otros centros educativos, nunca antes había ocurrido en una escuela primaria”, añade Ballesteros. Ante el dilema de cómo decirle a un niño que ir a clases puede ser tan peligroso que debe llevar un chaleco antibalas, Caballero responde que su producto no pretende ser de uso cotidiano, sino una prenda de emergencia que los maestros entreguen en caso de necesidad. “Lo más probable es que al regreso a clases en enero haya escuadrones especializados de policía, vigilantes armados y otras medidas complementarias”, entre las que piensa podría enmarcarse su producto. La línea infantil está concebida para niños entre 8 y 16 años de edad, con precios de entre 200 y 400 dólares, dependiendo de la pieza y de la talla. La fábrica de Miguel Caballero emplea a 235 personas. El 95 por ciento de su producción es exportada a 23 países en Medio Oriente y América Latina. “Hacemos uniformes para las fuerzas del orden y trajes para personalidades en muchos países. Tres familias reales en Medio Oriente son nuestros clientes. Le hicimos un kimono blindado al actor estadounidense Steven Seagal. Tenemos una experiencia que es incontestable”, dice orgulloso. foto 1 La línea infantil está concebida para niños entre 8 y 16 años de edad, con precios de entre 200 y 400 dólares, dependiendo de la pieza y de la talla. foto 2 Caballero destaca que su producto no pretende ser de uso cotidiano, sino una prenda de emergencia que los maestros entreguen en caso de necesidad. foto 3 Camiseta blindada para uso como ropa interior, chaleco de emergencia y mochila integrada a chaleco hacen parte de los modelos que ofrece este emprendedor colombiano. foto 4 La matanza en la escuela de Newtown llevó a que Caballero impulsara dicha iniciativa.

es_COEspañol de Colombia