La Nación
En firme condena contra miliciano por desaparición de joven empresario 1 17 junio, 2021
JUDICIAL

En firme condena contra miliciano por desaparición de joven empresario

El Tribunal Superior de Neiva confirmó la sentencia contra el miliciano de las Farc, Faiver Tovar Cárdenas. El subversivo fue condenado a 26 años y 8 meses de prisión, por la desaparición forzada del empresario Mauricio Polanco Rivas, en Algeciras.

 

Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

 

“Las declaraciones aludidas guardan afinidad o relación entre ellas sin que exista contradicción, por eso merecen serios motivos de credibilidad, y eficacia…”, señalaron los magistrados que confirmaron la condena contra Faiver Tovar Cárdenas, comprometido en la desaparición del joven empresario Mauricio Polanco Rivas, en el municipio de Algeciras en abril de 2011.

La decisión fue adoptada por los togados de la Sala Cuarta de Decisión Penal del Tribunal Superior de Neiva, al resolver la apelación del abogado defensor del procesado contra el fallo de primera instancia del Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, emitido el 30 de julio de 2018.

“Participó de manera consciente en la ejecución de dicha conducta ilícita…”, dijo el togado en la sentencia al encontrar a Tovar Cárdenas como coautor responsable del delito de desaparición forzada.

Las declaraciones de los desmovilizados de la extinta columna guerrillera ‘Teófilo Forero Castro’, Numar Ballén Hernández, alias ‘Cotrino’ y Carlos Eduardo Romero, sumados a los de la mamá de la víctima y un psicólogo amigo, fueron fundamentales para la condena de Tovar Cárdenas.

“La prueba testimonial de la Fiscalía resulta clara y coherente, por lo que merece credibilidad, en cuanto las circunstancias que rodearon la desaparición de Mauricio Polanco…han demostrado el comportamiento mantenido por Faiver, ante el no regreso de Mauricio…”, explicó el juez de primera instancia.

El joven empresario logró una cita con los entonces comandantes de la ‘Teófilo Forero’ en Algeciras, para pedir permiso de instalar una empresa de lácteos en la región, el 17 de abril de 2011.

La mamá de la víctima en el juicio oral declaró que Tovar Cárdenas fue varias veces a su casa a hablar con su hijo. Además, la mujer fue con un amigo psicólogo a la casa del procesado en la vereda Lagunilla en Algeciras, a reclamar la motocicleta de su hijo, que fue entregada por el mismo miliciano.

No obstante, el abogado defensor de Tovar Cárdenas en la apelación trató de desacreditar el testimonio de la mujer, al señalar que tenía problemas visuales, como para identificar a su prohijado.

Sin embargo, los magistrados manifestaron que resultan “inauditas” las alegaciones del defensor que pretende desconocer algún contacto personal o telefónico de su cliente con la mamá de la víctima. “Esa proximidad espacial con los denunciantes que confiesa el encartado, indica que los deponentes contaron con el tiempo suficiente para fijarlo en sus mentes y después reconocerlo con facilidad y seguridad…”.

La defensa además trató de desvirtuar la presencia del psicólogo en la casa de Tovar Cárdenas para recoger la motocicleta. “Su presencia en la aludida escuela la valida el mismo encartado al referenciar que el psicólogo arribó con la denunciante…”, manifestó el magistrado.

 

La desaparición

La víctima al parecer conocía a Tovar. “Mauricio había ido tres veces a la casa de él (Faiver) y lo invitaba para que fuera hablar con ellos (Farc)”, manifestó en el juicio oral, la mamá del joven empresario.

Tovar Cárdenas, según las investigaciones, era la persona que se encargó de engañar al empresario con la promesa de hablar con los jefes guerrilleros para el permiso de instalar la empresa en la localidad algecireña. “Faiver Tovar logró ganarse la confianza de su víctima, por medio de las varias reuniones sostenidas que culminaron en la cita final para llevarlo a entrevistarse con los comandantes guerrilleros…”, manifestó el juez en la sentencia.

El joven, quien supuestamente se iba a entrevistar con alias ‘Cotrino’, cuñado de Faiver; alias ‘Corcho’ y alias ‘Ossama’, para explicarles el proyecto de la empresa de lácteos, llamó desde su celular a la mamá para decirle que ya había llegado a Algeciras y desde entonces no supo más de él.

Pasaron tres días y la mujer viendo que su hijo no aparecía, llamó a Tovar Cárdenas, quien le contestó “señora, no se preocupe por su hijo Mauricio que él no se demora en venir, tranquilícese que a él nada le va a pasar…”.

La mujer, quien viajó en compañía de un psicólogo amigo hasta la vereda Lagunilla, a reclamar la motocicleta de su hijo, le advirtió a Tovar Cárdenas que iba a denunciar la desaparición de su hijo, recibiendo como respuesta una advertencia del miliciano. “Faiver le manifestó que, si se atrevía a poner la denuncia entonces que la justicia le respondiera por Mauricio, “nosotros ya no tenemos nada que hacer ahí…”, señala el fallo.

 

“Lo ejecutaron”

La presencia del joven Mauricio Polanco en los campamentos de la columna guerrillera, fue confirmado por los desmovilizados alias ‘Cotrino’ y Romero, quienes lo vieron en compañía de Faiver Tovar.

“Mauricio una vez le dijo a ‘Genaro’ que iba a colocar una empresa de lácteos en Algeciras…los dos tenían el número celular de cada uno y cuando Mauricio necesitaba llevar alguna información, él le decía vaya a tal parte o pregunte por tal vereda…”, manifestó en el juicio oral Ballén, alias ‘Cotrino’.

Agregó que vio a Mauricio por el sector de Santana Ramos, capturado por la guerrilla en el 2011, al mando alias ‘Corroncho’. “Él (Mauricio) le dijo a Faiver que lo ayudara que lo tenían involucrado con unos cuentos, ante lo cual le respondió que si debía algo se le complicaba la cosa, pero si no debía nada saldría bien…”.

Alias ‘Cotrino’, manifestó que después verlo capturado supo que por orden de alias ‘El Paisa’ lo ajusticiaron o “asesinaron en la vereda Plumeros que queda por el lado de Santana Ramos, entre los meses de abril y junio de 2011”.

El presunto asesinato de Polanco Rivas, también fue relatado por el desmovilizado Romero, en una entrevista a la Fiscalía. “Faiver Tovar era miliciano urbano, lo vio en una ocasión en un campamento con Mauricio, un domingo, luego escuchó unos disparos y días después vio a salir ‘Yerbitas’, (Faiver), pero no al muchacho…”, se lee en el fallo.

Agregó en la entrevista, que Mauricio llegó a la vereda Quebradón Sur un domingo a las diez u once de la mañana con alias ‘Yerbitas’, “se quedaron en un campamento y al otro día como a las dos de la tarde habló con alias ‘Corcho’, quien le dijo que había que matar a ese ‘man’ (Mauricio)…”.