La Nación
Esbozos de una errática política exterior (II) 1 2 diciembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Esbozos de una errática política exterior (II)

Continuando con mi columna del pasado 19 de agosto, gracias a las decisiones y declaraciones del canciller Leyva Durán nos seguimos ratificando en la tesis principal y es que la política exterior, en este gobierno, no está siendo liderada ni gestionada conforme al verdadero interés nacional.

En entrevista concedida a Daniel Coronell, el canciller Leyva decidió aclarar, entre otras cosas, la decisión de ausentarse en la sesión de la OEA, el pasado 13 de agosto, por razones estrictamente humanitarias. Así, Leyva ratificó que adelantaba gestiones ante el gobierno de Managua para liberar 21 presos políticos.

Pero a leguas se ve que fracasada la gestión, Leyva decide arremeter contra Ortega calificando lo que viene sucediendo en ese país como una barbaridad. Y de manera vehemente, convocó a más países para que se sumen a la lista de los 53 Estados que firmarán en Ginebra una moción contra el gobierno sandinista por la violación masiva de Derechos Humanos.

No se equivoca el canciller al decir que Ortega es un violador, por excelencia, de DD.HH´s pero resulta un desacierto total afirmar que la condena contra el dictador nicaragüense no se hace pensando en el diferendo fronterizo sino pensando en la gestión humanitaria adelantada por el mismo Leyva.

Cuando lo estratégico sería presionar multilateralmente en foros como la OEA y la ONU mientras se agita en la opinión pública internacional la condena contra Ortega por violación de DD.HH´s con el fin de debilitarlo frente a la Corte Internacional de Justicia, todo esto de cara a la diligencia judicial el próximo mes de noviembre.

Ahora, otro error es que después condenar a Ortega en los términos en que lo hace el canciller Leyva, no tenga reparo alguno en alabar la gestión de acercamiento que se viene adelantando con  la dictadura venezolana para reestablecer las relaciones diplomáticas que permitan a Maduro fungir como garante en el proceso con el ELN.

Es más, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, en entrevista para noticias Caracol, dijo literalmente: “creo que puede ser igualmente provechoso para que el ELN asuma plenamente los compromisos en la negociación porque está de por medio también la actividad de un presidente de un país vecino que en esa medida se compromete igualmente con el proceso de paz en Colombia”.

Tanto lo ilógico en las declaraciones de Leyva como las cantinflescas y simplistas palabras de Velásquez prueban que los asuntos estratégicos del país están siendo manejados en contravía de la razón de Estado, del interés nacional y del sentido común.

Todo lo anterior se ratificó con el lamentable debut de Petro en la ONU donde no logró enlazar la agenda de su gobierno con las demandas que tiene actualmente el mundo, pues, prefirió enviar un mensaje oscuro con un tono poco diplomático en torno a un tema tan delicado como es la guerra anti-drogas.