La Nación
INVESTIGACIÓN

Escandaloso fraude en Inderhuila

Escandaloso fraude en Inderhuila 1 20 septiembre, 2020

Una nueva defraudación de fondos públicos quedó al descubierto en la entidad oficial. Una auditoría interna detectó en forma preliminar los primeros 55 hallazgos de transferencias bancarias con soportes falsos hechos a empleados y a particulares.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

 

Varias inconsistencias en los equipos dados de baja, sin justificación ni soportes, terminaron destapando un nuevo escándalo de corrupción en el Instituto Departamental de Deportes del Huila (Inderhuila).

Lo que parecían aparentes omisiones administrativas terminaron destapando una nueva defraudación de recursos públicos, desviados a cuentas particulares, con falsos soportes.

“En la revisoría de los movimientos bancarios descubrimos que la gran mayoría, por no decir casi todos los soportes de los extractos bancarios  como, comprobantes de egreso, notas débito, habían sido falsificados”, explicó, el actual director de la entidad, Jorge García Quiroga.

“Cuando llegamos a ocupar el cargo en enero de este año lo primero que hicimos fue solicitar un informe financiero sobre el estado de la entidad. Cuando se hizo una auditoría interna encontramos algunas inconsistencias en el rubro de planta y equipos. No había una relación de los bienes dados de baja, no habían soportes, lo que nos pareció extraño”, afirmó García Quiroga.

Por eso ordenó una auditoría interna para conocer las condiciones en las que recibía la entidad. El informe terminó en marzo pasado, antes de la cuarentena obligatoria.

La auditoría preliminar detectó los primeros 55 hallazgos al realizar la valoración de extractos bancarios físicos con extractos directamente descargados de la plataforma de la entidad financiera.

“Cotejando los extractos bancarios que reposan en las carpetas archivadas en las diferentes conciliaciones bancarias de enero del año 2016 a diciembre 31 del año 2019, se detectaron de manera preliminar presuntas irregularidades en el manejo de los recursos públicos desde la tesorería del Inderhuila, por valor aproximado de $67.1 millones de pesos”, precisó el documento en poder de LA NACIÓN.

 

Primeros hallazgos

“La información en el sistema no coincidía con los documentos  físicos que reposaban en el instituto.
En este análisis detectamos faltantes por 67,1 millones de pesos, que no cuentan con los soportes respectivos”, confirmó, el dirigente deportivo quien formuló las respectivas denuncias para el esclarecimiento total de los hechos irregulares encontrados.

Los recursos eran girados a personas que no tenían ninguna relación con la entidad, pero también a varios empleados, cuyos nombres se mantienen en reserva.

Cotejado el extracto bancario del mes de agosto de 2017 que reposa en el archivo, por citar un solo ejemplo,  presenta una diferencia con el generado y descargado de la plataforma de Davivienda en la cuenta No. 076-200120566 Convenio 005 de 2017 de la Gobernación del Huila.

Una sola transferencia al parecer fraudulenta se hizo el 25 de agosto de 2017, por valor de $925.000. La transacción no aparece reflejada en el extracto que reposa en la conciliación la cual fue transferida a la cuenta personal del tesorero de la entidad, ex candidato al concejo y actual secretario de Hacienda de Rivera (Huila).

Pero no solo el tesorero se benefició. También aparecen numerosos giros a otros funcionarios y a terceros, sin ningún vínculo con la entidad, realizados entre 2016 y 2019.

“Revisado los libros auxiliares del sistema HAS no se evidencia registro alguno de esta transacción”, reportó la auditoría interna.

Escandaloso fraude en Inderhuila 2 20 septiembre, 2020
Por lo menos en 55 oportunidades se realizaron pagos dobles o giros sin soportes a funcionarios y particulares.

Modus operandi

Como ha ocurrido en Baraya, Aipe y Paicol, los funcionarios de contabilidad creaban los comprobantes de egresos ficticios a nombre de proveedores o contratistas reales, pero las transferencias se desviaban a las cuentas de terceros, que no tenían ninguna relación legal, contractual o de otra índole con el Inderhuila o terminaban en las cuentas personales de los funcionarios de la entidad.

Los responsables utilizaban las claves personales del software contable sin afectación presupuestal, lo que hacía imposible detectarlos a primera vista.

Los giros, según la auditoría, no representaban derechos, bienes u obligaciones reales para la entidad; esto no se encontró justificación para esta erogación.

Las transferencias bancarias, como ha ocurrido en otros casos, se realizaban a personas sin ningún tipo de vínculo con el Inderhuila, con comprobantes contables realizados con información falsa al tercer beneficiario creado en el sistema de información contable HAS SQL.

Las transacciones bancarias sin soporte el cual relaciona las inconsistencias entre contabilidad y extractos bancarios, producto las conciliaciones realizadas periódicamente

Las anomalías aparecieron cuando se hizo la comparación de los extractos bancarios con los comprobantes de egreso generados desde el software HAS SQL y órdenes de pago.

En los documentos aparecían erogaciones de recursos públicos, sin justificación, es decir, sin la existencia de una fuente de obligación (contratos, relación laboral o de cualquier a índole).

 

Sin soportes

“Una vez descubrimos estos hechos, en marzo pasado, reportamos los hallazgos a las autoridades respectivas. Solo que la crisis sanitaria y luego la cuarentena frenó los procesos internos que veníamos adelantando”, explicó el dirigente deportivo.

“La cifra inicial es de 67,1 millones de pesos. En la auditoría interna encontramos esa cifra que no coincide con los soportes.  Sin embargo los montos definitivos lo determinarán los organismos de control que ya están haciendo la investigación”, precisó.

“Adulteraron los documentos contables por eso era difícil que se reflejaran a simple vista, pero obviamente afectaron varios rubros”.

 

¿Quién responde?

Por ahora, están solo los hallazgos. La Fiscalía tiene la denuncia. El contralor departamental, Amaury Flórez asumió también la investigación fiscal.

“No podemos determinar quién o quienes puedan ser los responsables. Los hechos ocurrieron en la parte contable y las denuncias ya están en la Contraloría y en la Fiscalía. La investigación determinará quienes son los responsables, así como el monto de los dineros ilegalmente transferidos”, precisó el director del Inder.

 

Otras anomalías

Las irregularidades en el Inderhuila, no son las primeras. Con antelación ya se han adelantado investigaciones por las Las olimpiadas comunales que nunca se realizaron pero sagradamente la entidad sufragó todos los gastos por la organización de las justas. Por este concepto canceló el año pasado 13,30 millones de pesos como si el certamen se hubiera ejecutado.

Adicionalmente, el Inderhuila contrató un estudio técnico sobre las diferentes ligas deportivas acreditadas en el Huila. Nunca se hizo. El contratista solo se limitó a revisar un listado en Excel elaborado por la propia entidad y por eso recibió 13,30 millones de pesos.

Recientemente, la Contraloría imputó responsabilidad fiscal a directivos del Inderhuila por supuestas anomalías en la ejecución de un contrato de apoyo para realizar un campeonato regional de lucha en la categoría infantil, cadete y junior.

La Liga recibió los dineros, pero no los ejecutó en su totalidad.

La entidad deportiva debía asumir la alimentación, transporte, juzgamiento, logística, hidratación, premiación, implementación deportiva y  entrega de uniformes para los deportistas participantes. Sin embargo, no todos los gastos se ejecutaron para los fines previstos.

Las cuentas de cobro no estaban debidamente soportadas con los contratos de prestación de servicios y suministros, ni presentaban la totalidad de los soportes de los pagos efectuados. Tampoco  se confirmó la existencia de soportes que prueben la destinación de la totalidad de los recursos entregados en virtud del convenio de apoyo.

Otras investigaciones reportan faltantes de dineros públicos y cuantiosos sobrecostos en la adquisición de la implementación deportiva, denunciados por los propios deportistas.

 

La misma historia

El nuevo escándalo tampoco es el primero que ocurre con el manejo de las cuentas bancarias y giros fraudulentos realizados a funcionarios o a particulares.

En Baraya, el ex secretario de Hacienda, John Edison Torrejano Sandoval, creaba los comprobantes de egresos a nombre de proveedores o contratistas reales, debidamente inscritos y registrados, pero las transferencias se desviaban a las cuentas de terceros, que no tenían ninguna relación legal, contractual con la administración municipal.

El ex funcionario utilizaba las claves personales en el software contable HAS SQL, así como el token de seguridad entregado para el uso exclusivo por parte de las entidades financieras.

La defraudación, según la Contraloría,  ascendió a 749, 85 millones de pesos. La Procuraduría la estimó en 732 millones y la Fiscalía la cuantificó en más de 900 millones de pesos.

Torrejano fue capturado el 22 de octubre de 2019 en Villavieja y los principales beneficiarios.

Fraude en Aipe

El otro escandaloso fraude se descubrió en enero de 2019 en el hospital San Carlos de Aipe.

Con la misma maniobra, el subgerente financiero Edilberto Macías Villarraga, la auxiliar de cartera y el almacenista general, entre otros empleados,  se apropiaron de 1.621 millones de pesos, a través de giros fraudulentos, dobles pagos y mayores valores pagados a los legalmente devengados.

Al revisar los pagos efectuados por concepto de nómina y demás prestaciones laborales correspondientes a las vigencias 2017 y 2018, detectó pagos dobles, o montos superiores a los devengados por los funcionarios de planta. Los dineros fueron girados mediante cheques, transferencias bancarias o autorizaciones de pago a través de una cooperativa.

El desfalco se perpetró durante seis años a través de la cuenta oficial destinada para el pago de nómina.

La misma situación se repitió en Paicol. La defraudación alcanza los 810 millones de pesos. La modalidad la misa;  pagos  sin respaldo presupuestal, sin contrato ni soporte legal. Igualmente pagos dobles.

El primer hallazgo del 2015, da cuenta de transacciones electrónicas sin afectación presupuestal y contable sin soportes para pago por a favor del beneficiario por 337 millones de pesos.

 

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia