La Nación
“Exigir mis derechos, fue mi carta de despido” 3 29 julio, 2021
HUILA

“Exigir mis derechos, fue mi carta de despido”

La médica Wanda Sánchez Jiménez, trabajaba en el hospital San Antonio de Padua en el municipio de La Plata, desde hace un par de meses, pero por solicitar el derecho a la salud, a las garantías laborales y a la bioseguridad propia y de sus compañeros, fue despedida.

 

Astrid Hernández Ospina

Como injusta cataloga su despedida la joven médica Wanda Sánchez Jiménez, egresada de la Universidad Surcolombiana, y quien empezó su campo laboral como profesional de la salud, en el hospital del pueblo que la vio nacer.

La profesional recién graduada, desempeñaba impecablemente sus funciones como médica del área de urgencias, atención a pacientes con Covid-19 y cirugía en el Hospital San Antonio de Padua en La Plata, pero sorpresivamente, recibió una notificación de la cancelación de su contrato, sin justificación alguna; “mi problema fue que reclamé los desprendibles de pago de la EPS por medio de un derecho de petición y que en las reuniones era vocera de mis compañeros” indicó la afectada.

“No me quedé callada”

La médica argumenta, que todo sucedió cuando solicitó un servicio de urgencias al presentar una afectación en un brazo “yo me sentía mal, me dolía mucho un brazo, tenía una herida y lo único que hice fue ir por urgencias, pero la sorpresa fue, que no aparecía como cotizante en mi servicio médico, pues aún estaba como beneficiaria en mi núcleo familiar y la atención no se podía hacer”.

Sánchez Jiménez, quien prestaba sus servicios en el hospital huilense, estaba contratada por medio de una agremiación sindical, que a su vez presta los servicios en el centro médico; así las cosas, al momento del requerimiento médico, la joven llamó a los encargados de su contrato, exigiendo una respuesta que nunca encontró. A cambio de eso, fue despedida.

“Nosotros aquí trabajamos con una agremiación sindical que hace las veces de intermediario, yo inicié a mitad de febrero, es mi primer trabajo, estoy recién egresada, durante ese tiempo sostuve varias reuniones con la gerente de la agremiación solicitando los elementos necesarios de trabajo, de bioseguridad. Resulta que el 16 de abril solicité un ingresó en urgencias, pese a que me encontraba trabajando me sentía mal, y pedí los servicios, pero me encuentro con la sorpresa que aún estaba como beneficiaria, cuando debería ya estar como cotizante, pues ya llevaba 2 meses trabajando y en teoría debería ser cotizante. Ahí inició mi calvario”.

“Exigir mis derechos, fue mi carta de despido” 9 29 julio, 2021

Derecho de petición

La profesional esperando respuesta de la agremiación, envió un derecho de petición ante la negativa del mismo solicitando nuevamente los desprendibles de pago de la seguridad social y por qué no aparecía afiliada si ya llevaba dos meses laborando. “De tanto insistir, recibí respuesta donde me envían una afiliación realizada a mano, con fecha del 11 de marzo, cuando yo inicié a trabajar desde el 22 de febrero, hice la inducción la primera semana del mismo mes, y no entiendo, como me envían algo con fecha posterior a mi ingreso, si para iniciar mis labores debía tener todo al día, en teoría, ese formulario estaba hecho casi un mes después”.

Cuando la médica exigió los comprobantes, recibió a cambio los desprendibles de pago de nómina de la empresa, donde indicaba el descuento respectivo de la seguridad social, pero nunca una evidencia que demostrará su afiliación, desde el inicio de su contrato laboral.

LA NACIÓN conoció, que el contrato de la agremiación Proactiva, con el hospital es un contrato sindical, que se renueva cada mes, por lo tanto los contratos con el personal médico se renuevan al mismo tiempo. Sin embargo, pese al incidente de Wanda con la agremiación, su contrato fue cancelado sin explicación, sin determinación alguna y rumorado por terceros quienes al parecer tenían pleno conocimiento de la situación, mientras la afectada desconocía lo que estaba por venir.

Así las cosas, el 22 de abril del presente año, llegó una circular vía correo electrónico al personal contratado donde se les informó de la renovación del contrato, y demás tramites, sin embargo a la médica Wanda Sánchez Jiménez, la notificación extrañamente le llegó personalmente, con nombre propio, sin saber que era un despido ‘camuflado’.

“Exigir mis derechos, fue mi carta de despido” 10 29 julio, 2021

“Sigo sin recibir una explicación”

Ante la situación, los rumores del despedido de la profesional se hicieron cada vez más fuerte. Finalmente el 29 del mismo mes, compañeros de trabajo anunciaron la llegada de un mensaje vía  WhatsApp, donde rumoraron que quienes no aparecieran en el cuadro de turno ese día, no trabajaban más. “La sorpresa para mí, fue recibir el cuadro de turno y enterarme de esa forma que me habían despedido, literal me echaron sin justa causa, me echaron sin justificación y aún sigo sin recibir una explicación”.

De esta forma y teniendo en cuanta la premonitoria carta, la médica se quedó sin trabajo. Pese a que en el hospital existe la vacante de dos médicos que están sin contratar y se necesitan en el lugar, esta joven fue despedida aumentando así, a tres las vacantes en el lugar.

Siendo despedida sin previo aviso, todo parece indicar que su salida obedeció por no quedarse callada, por exigir además de sus desprendibles de pago, la seguridad para sus compañeros, de ser la vocera en reuniones del personal de la salud, de exigir elementos de bioseguridad, pólizas de garantía para la perdidas de equipos en el hospital, pero ante todo, velar por los derechos de quienes a diario se enfrentan con la peor pandemia de la historia; la desigualdad.

Finalmente, ahora en su casa y desempleada, está joven recién graduada espera un pronunciamiento oficial que justifique su salida, pues según la afectada nunca recibió la notificación de su despedido, nunca fue alertada de la cancelación de los servicios, nunca recibió un llamado de atención y peor aún, nunca se quedó callada ante posibles injusticias y eso literalmente le cortó su vida en el hospital.

En el hospital San Antonio de Padua, actualmente se encuentran aislados dos médicos, luego de tener contacto con un caso positivo de Covid-19 en el municipio de La Plata.