La Nación
Exitosa segunda versión de ¿Cuántos Cuentos Cuentas? 3 8 febrero, 2023

Exitosa segunda versión de ¿Cuántos Cuentos Cuentas?

Niños, jóvenes, docentes y bibliotecarios fueron los protagonistas del concurso departamental ¿Cuántos Cuentos Cuentas?, liderado por el Diario LA NACIÓN con el apoyo de la Gobernación del Huila a través de la Secretaría de Cultura y Turismo y la Secretaría de Educación; y con el patrocinio de Ruta al Sur, Electrohuila, la Biblioteca Departamental Olegario Rivera, Koe y la Fundación Escuela Tecnológica de Neiva Jesús Oviedo Pérez, FET.

En la segunda versión del concurso departamental ¿Cuántos Cuentos Cuentas?, que inició con las inscripciones de los bibliotecarios y las instituciones educativas del Huila, los docentes y bibliotecarios tuvieron una experiencia única, al poder recibir de manera virtual asesoría con los talleristas de la capacitación donde abordaron temas como estrategias didácticas, pedagogía, escritura creativa, lectura crítica y literatura huilense. Posteriormente, ese conocimiento adquirido fue transmitido a los estudiantes, niños y jóvenes que participaron en las categorías infantil y juvenil en cuento y textos narrativos.

Categoría Infantil

Primer premio: El cuento titulado “El gato mágico”, escrito por Juan Pablo Rojas Tovar.

Felino era un gato que no tenía nombre, porque había nacido sin padres humanos, y como era un gato huérfano, se la pasaba en la calle y vivía a su aire, de forma muy similar a sus parientes salvajes, orinaba donde quería, se relacionaba cuando quería, trepaba, saltaba y capturaba pequeñas presas como aves y roedores, así que este gato, aunque no disfrutaba de las comodidades de un buen hogar, no estaba triste, cada día maullaba de felicidad.

Un día, felino se dejó llevar por sus instintos y su mejor atributo lo hizo entrar en una gran aventura, su curiosidad lo llevó a pensar qué encontraría al final del camino, así que rápido, vigilante, atento y sagaz llegó a una tenebrosa casa, de forma certera saltó por la ventana y entró, aunque no era de noche, sus ojos se agudizaron porque frente a frente y por primera vez veía de cerca un humano, ahh, pero no era uno común y corriente, este era un mago, lo supo porque su sentido más agudo lo ayudó a escuchar unas palabras raras, irrepetibles que no eran groserías pero si parecían un hechizo.

El mago dijo: _ Con esta poción, me voy convertir en el mago más poderoso del mundo_ al principio no le vio mayor complicación, pero seguidamente, el mago empezó a reírse maléficamente, lo cual era un claro indicio de las malas intenciones de ese oscuro ser, y aunque es sabido que los gatos no son los animales más valientes, erizó su pelaje, arqueó la espalda y con dientes y garras se lanzó sobre el mago para que no bebiera el brebaje, llevado por la confusión, dejó caer la pócima y una gotas cayeron sobre los dos seres, gato y humano terminaron en el suelo rendidos por un profundo sueño.

Más tarde, gato se despertó, no había nadie, estaba completamente solo, tenía mucho miedo y suspiró, entonces de la boca le salieron unos brillitos y una silla se transformó en una plácida cama para gatos domésticos, sin pensarlo se acomodó y tuvo la sensación más placentera de su vida, solo había dos detalles que lo inquietaban: ¿dónde estaba el mago? Y

¿por qué llevaba puesta la ropa de ese hechicero?, quiso concentrarse, pero no pudo, esa cama lo envolvió como un hechizo poderoso y durmió, durmió y durmió, al despertar tuvo mucha hambre, lo raro era que le apetecían cosas que nunca había probado como café negro sin azúcar, tripas, pescuezos y patas de pollo fritas.

 

Entonces, supo que lo que realmente le había sucedido era que el alma del mago ahora vivía dentro de él, de modo, que, a partir de ese momento, el gato podía hablar, escribir, utilizar ropa y muchas otras cosas, pero lo que más le gustaba era que desde ese momento podía comer cada vez que quisiera, en ese momento, un soplo de su aliento con brillos salió nuevamente y un plato de pescado fresco apareció para satisfacer su hambre, estaba tan rico que se relamió los bigotes.

El afortunado minino, tuvo lo que el mago siempre había querido, pero, al contrario, _ la magia que yo haré será solo para el bien_ dijo el gato, empezó a practicar hechizos que leía en viejos libros que encontró en esa casucha y se volvió muy bueno, ayudó a los habitantes del pueblo para que tuvieran buenas cosechas y así pudieran adoptar gatos callejeros.

Pasaron años, y el gato nunca se olvidó de su promesa, al envejecer lo hizo lleno de amor junto a su esposa gata y sus hijos los cuales también aprendieron a ser bondadosos con el arte de la magia que se le había otorgado a su padre a quien llamaban el gato mágico.

Fin.

 

Segundo premio: Cuento titulado “La granja de Dago y sus animales”, presentado por Emiliano Tamayo Molano, del Colegio Juan Sábalo.

Coscorrito, era un caserío ubicado entre dos montañas, Dagoberto era un famoso granjero, todas las personas lo conocían por el amor y cuidados que les daba a sus animales, sus oficios en la granja empezaban a las 4:00 am cuando llevaba las vacas al ordeño, después las soltaba en un potrero para pastar.

Después pasaba al galpón, donde recogía los huevos y se los llevaba a su esposa Amparo, pues ella, era la encargada de venderlos en la galería los días martes y sábados que mercaba.

Sobre las 8:00 am llegaba a la casa a desayunar, descansaba un poco y se iba a poner las herraduras y ensillar las mulas, le gustaba alistar los costales para subir a la loma y recoger el café que sus trabajadores ya habían cosechado.

Ahora, ya es mediodía, hora de almorzar y reposar.

A las 2:00 pm siempre lo espera Anita, la señora encargada de comprar la carga de café en una cooperativa llamada Coocentral.

Amparo, su esposa, Rufino el trabajador de Dago y Anita comenzaron a notar que Dago, llegaba a diferentes horas y todo se le empezó a olvidar.

Rufino, le contó a Amparo que estaba preocupado porque las gallinas estaban desapareciendo, sospechaba que un coyote se las estaba comiendo y aunque Dago contaba las gallinas cada tarde a la siguiente mañana ya se le había olvidado, así que, ahora el problema de la memoria era más grande así que se reunieron todos para ver cómo podían ayudar a Dago.

Pero solo Emiliano, su bisnieto, pensó en contarle este problema a todos los animales de la granja.

Emiliano los llamó al corral y ahí les conto lo que le estaba pasando a su bisabuelo, de repente el gallo Rafael, se paró en una estaca y dijo yo cantaré todas las mañana cuando salga el sol para que el bisabuelo se dé cuenta que ya amaneció, las vacas bailaban de lado a lado pensando, hasta que una de ellas dijo, todas vamos a subir a la ventana del bisabuelo para que cuando nos escuche él sepa que ya es hora del ordeño, Rafael, el gallo, estará atento al ordeño, cuando ya estén en la última vaca cantará y les avisará a las gallinas que el bisabuelo ya va para allá a recoger los huevos.

Amparo bajaría al corral para avisarle a Dago la hora del almuerzo y Emiliano cuando salga del colegio será el encargado de recordarle al bisabuelo Dago que ya era hora de ir por el café y así fue con la ayuda de los animales y su familia el bisabuelo recordó su rutina.

 

Tercer premio: En el cuento titulado “Siempre juntas”, presentado por Dhanna Sofía Ortega Argote, de la Institución Educativa San Vicente -Sede Planadas.

En una playa vive una lagartija llamada Kima, tiene unos ojos verdes que refleja la ternura de las plantas, tiene la piel suave, azul como el mar, amarillo como el sol que da luz en la mañana. Kima le encanta jugar con su hermana adoptada Lucia. Un día cualquiera Kima y Lucia se alejaron de la playa hasta llegar al bosque, se encontraron con una bruja malvada llamada Marta que las hechizo convirtiéndolas en ballena y un delfín haciendo que perdiera la memoria.

Empezaron a vivir su vida como si nada hubiera pasado, cuando se les acerco un tiburón llamado Amón y les dijo: ¿sois nuevas aquí? Ellas respondieron ¿Qué dices? Siempre hemos vivido aquí. Amón dijo: No, apenas hoy las vi. Creo que la bruja Marta las a hechizado.

Kima y Lucia le dijeron: ayúdanos a atrapar a esa bruja por favor; claro dijo Amón con una sonrisa malvada, pues él quería llevar a Kima y Lucia donde la bruja para que las encerraran, porque él no quería que hubiese más peces en el mar.

Kima y Lucia sin saber el atroz plan de Amón lo siguieron hasta donde estaba Marta, Marta se podía convertir en cualquier animal, asi que ella los estaba vigilando.

Cuando la vieron le dijeron que por favor les quitara el hechizo, a lo que Marta respondió si encuentran una perla dorada lo hare, al poco tiempo notaron que Amón no eran quien ellas pensaban, él era quien había encontrado la perla que ellas necesitaban, asi que ingeniaron un plan para poderle quitar la perla, cuando se la quitaron se la llevaron a Marta y ella las devolvió a su cuerpo normal y Amón se hundió en su propia maldad.

 

Categoría Juvenil

  

Primer Premio: Cuento titulado “Solo muero esperando a que calles”, presentado por Luis Felipe Montero, de La Argentina, Huila.

-¿Te cuento algo? Últimamente me siento diferente, siento que la alegría que me otorgaban mis pasatiempos favoritos hoy se han transformado en todo lo contrario.

-¿Lo contrario? ¿te refieres a algo como la fatiga?

-Mmm… si, creo que es algo parecido a eso. ¿Sabes? Todavia recuerdo mi niñez como si hubiese sido ayer, tiempos hermosos en los que solo me preocupaba por divertirme con mis seres queridos y tiempo en el que mi subconsciente inocente era mi mejor amigo.

-¿A qué te refieres? ¿ya no somos amigos?

-¿No te lo he dicho antes? Desde hace ya varios años siento que solo estás ahí para juzgarme y criticar mi proceso, pasaste de ser la mejor compañía para un niño a una voz arrogante y prepotente que no me permite despegar de mi punto de partida por miedo a tus insultos.

-¿Qué, acaso no te estás escuchando a ti mismo? ¿Dónde está lo malo en lo que acabas de decir? Solo eres un mal agradecido, todo lo que he hecho,lo he hecho por ti, las decisiones estúpidas son para la gente estúpida, si puedes fracasar en el intento entonces…¿por qué querrias intentarlo?

-¿Lo ves? Tu pensamiento es erróneo, ¿no has pensado que fracasando se puede llegar aprender demasiado?

-¿Fracasar? Fracasar es solo una mentalidad, la mentalidad de los más débiles, eres más que eso, ¡somos más que eso!

-Solo quiero que calles un minuto, nada más, solo eso, solo puedo sentir asco hacia ti, ¡pero, oh, que dilema! Resulta que solo eres yo, me siento estancado en este mundo tan miserable donde las personas más debiles solo pueden esperar morir sin elgir el como quieren vivir, donde las personas con mayor poder solo se centran en engañar al rebaño cual lobo hambriento sigiloso, donde los medios de comunicación solo comunican falsedades atrayentes hacia las mentes debiles, como una imagen pública que solo publica mentiras ante una conciencia ingenua de una presencia cualquiera que solo busca respuestas a sus problemas.

-¿Cómo quieres que calle si ni siquiera tú sabes hacerlo? Solo juzgas las elecciones de las que no puedes escapar en un mundo donde no decidiste estár.

-¡Silencio! Solo quiero silencio, lo único que hago es cuestionarme a mi mismo, siempre me pregunté el por qué de mi propio rechazo, solo podia ver a las demás personas con sus rostros expresivos llenos de felicidad, pero… ¿y yo? ¿por qué yo no podia ser feliz también?

-Es muy facil responderte, ¿no te das cuenta? Si no puedes sentirte feliz es porque no te estás esforzando lo suficiente para ser feliz, tienes que trabajar duro para lograrlo, solo los débiles lo quieren todo sin hacer nada.

-¡No! Lo único que haces es equivocarte, pero la diferencia contigo es que no aprendes nada de tus errores.

-¿Es gracioso verdad? Solo me culpas a mi de tus desgracias, pero no te das cuenta de que solo soy tu, solo me aconsejo a mi mismo para verte en la cima, para que ambos estemos en la cima.

-Yo no quiero eso, yo nunca pedí llegara ninguna cima, y en este punto de mi vida solo siento que estoy callendo en un enorme agujero sin un fondo aparente.

-No te puedes desanimar ahora, no puedes caer en la miseria por un sentimiento tan estúpido como la tristeza.

-¿Tristeza eh? De nuevo te equivocas, ni siquiera sabes lo que nos pasa, yo nunca dije estár triste, de hecho, ni siquiera sé lo que siento, creo que hace ya mucho tiempo que dejé de sentir algo.

-Esos pensamientos nauseabundos ya desaparecerán, durmiendo un poco quitarás esa basura de tu memoria.

-Si, creo que te haré caso esta vez, de hecho, siempre lo he hecho, siempre te he obedecido ciegamente, es decir, solo miranos, esa es la razón por la que un joven de tan solo veintinueve años está tan agotado, cansado de todo, una persona que simplemente quiere descansar en paz, solo y sin interrupciones.

-Si quieres acabar con todo solo recuerda que yo nunca tuve la culpa de tus malos escenarios en esta vida, todo corre de acuerdo a tu cuenta.

-Si, escenarios, ¿no crees que esta es la última escena? Es decir, solo observa esto, estoy dedicando mi última caminata nocturna para dirigirme hacia el puente que en cuestión de segundos acabará con años de sufrimiento mental y desgaste emocional.

-¿No te parece estúpido lo que estás haciendo? Hay gente en el mundo con peores problemas que tú y siguen luchando día a día para salir del agujero en el que simplemente decidiste estancarte.

-¿No lo entiendes aún? No quiero que compares mi tormento, solo quiero que lo aceptes.

-Sabes que nunca lo haré, no aceptaré tu debilidad bajo ninguna circunstancia, no quiero que te conviertas en otro peón más con el que cualquiera puede jugar.

-¿Acaso eso importa ahora? Desde este borde solo puedo ver el agua que dará fin a mi dolor, la cima de la que tanto me has hablado se ha alejado tanto que ahora es invisible a mis ojos.

-Todavia tienes tiempo, no es tarde para bajar de este borde y regresar a aquella miserable caja a la que llamas hogar.

-No, lo último que querria en este momento seria tener que volver a encerrarme entre cuatro paredes para tener que torturarme a mi mismo, solo quiero pasar mis últimos minutos perdonándome y reconciliándome con aquel niño inocente que una vez quizo crecer, aquel niño que desconocia la realidad de este infierno al que ya tanta gente se ha acostumbrado.

-Ese niño soy yo y sigo creyendo en mi, en ti, en lo que podemos ser, en lo que podemos lograr, si acabamos con todo ahora, solo seria un enorme desperdicio para la gran cantidad de trabajo que cargo en mi espalda

-Por favor, te pido que comprendas esta sensación angustiante que no cesa y solo insiste en lastimarme.

-Está bien, cuéntame, que quieres lograr estando en este punto, donde lo único que piensas es tener que dar el paso que separa la vida de la muerte.

-Solo siento una brisa fría que avisa una enorme caída, una humedad en mis ojos que demuestran arrepentimiento y un vacio en mi pecho a la izquierda que se extiende por todo mi cuerpo, devorando todo lo que me importa, solo noto que ese vacío está destruyendo mis recuerdos y aniquilando mis sentimientos.

-¿Cómo hemos llegado aquí? ¿qué pasó con nosotros? ¿hacia dónde huyó esa mentalidad inocente que creía en devorar el mundo con su imprescindible presencia?

-No lo sé, pero nunca volví a ser el mismo desde que aquella mentalidad desapareció, solo desapareció sin dejar rastro u otro testigo que no fuese aquel niño.

¿Te sientes solo? ¿ por qué te sentirias así? Yo he estado aquí desde el día uno, solo para hacerme compañía y evitar justamente esos pensamientos que solo incitan a la flaqueza y decadencia hacia un futuro lamentable lleno de arrepentimientos.

-Siempre he sido yo solo, nunca nadie me hizo sentir aquella calida protección que me brindaba a mi mismo, ni siquiera tu, a pesar de que siempre estuviste ahí para cuidarme a mi, lo único que me preguntaba cuando me juzgaba era si algún dia podría volver a estar feliz conmigo mismo, si aquel sentimiento tan hermoso como la felicidad volvería a mi cuerpo para sujetarla fuertemente y apreciar su regreso como nunca antes lo he hecho, pero ya no importa tener sentimientos, de que sirve la felicidad si con los años me di cuenta de que lo único que me provocaba alegría era estar rodeado de gente a la que ni siquiera le importo, de qué sirve buscar algo que en ti ni siquiera existe, siempre me inundaba ese sentimiento de inquietud al llegar a aquel apartamento oscuro luego de una reunión familiar y darme cuenta de que aquellas risas que me otorgaban los demás no eran suficientes para complacer mi miserable existencia, me siento como un simple trazo en un inmenso lienzo en blanco que poco a poco se desvanecerá por los demás trazos que verteran sobre mi, al final nadie me podrá ver, solo verán la pequeña mancha con la que aporté para que aquel lienzo tomase la forma de un mundo mejor, solo queda cerrar los ojos y esperar a que aquel cuadro no desaparezca entre una gigantesca galeria abstracata a la que nadie quiere entrar.

 

Segundo Premio: Cuento titulado “Un mundo fantasioso”, presentado por Cleysy Nicol Anacona Torres, de Tarqui, Huila.

Se me hacía tarde para ir al colegio. No había desayunado ni siquiera, otra vez lo mismo.

Me sentía agitada y mi respiración se me entrecortaba. Mis zancadas eran paso a paso mucho más extensas. Llegué a la institución y como siempre me dirigí al aula de clase, me correspondía Lengua Castellana. Era tan encantadora esa clase. Cada libro que leíamos en conjunto me envolvía y transportaba a un mundo fantasioso.

Ubicados en nuestros escritorios nos dispusimos a leer Cien años de soledad, la fantástica obra de Gabriel García Márquez. Estábamos impacientes pues Meme había de conocer a Mauricio y estábamos intrigados por saber que sucedería.

Como de costumbre la profesora inició la lectura en voz alta y nosotros la seguíamos en nuestros textos. De pronto, empecé a sentirme sola en el recinto como si todos se hubiesen desaparecido, pero como estaba tan sumergida, ahogándome en aquellas mariposas amarillas que sofocaban a quienes la presenciaban, no le di importancia. La voz de la profesora empezó a apagarse lentamente hasta no escucharla más.

¡Vamos Santa Sofía de la Piedad! Necesitamos exterminar estas molestas hormigas, refunfuñaba una mujer pequeña, entrada en años.

De la nada me encontraba en un lugar diferente al salón de clases, sin embargo, me era familiar, estaba muy emocionada. Empecé a recorrer el lugar y la señora al darse cuenta de mi presencia se acercó frotando sus manos. Me preguntó que si yo era la dueña de un santo de yeso que habían dejado a guardar durante los inicios de la Compañía Bananera. Como me encontraba en un estado de perplejidad, me limité a negar con un movimiento de cabeza.

– ¿Qué estaba pasando? ¿Estaré soñando? La cabeza me daba vueltas, sentía náuseas. Necesitaba aire. Me dirigí a un patio que se veía al fondo y entonces lo entendí todo cuando ese enorme Castaño que allí estaba y sobresalía por encima de la casa, se robó mi atención. Era inquietante.

¡Claro! Era Úrsula, la esposa de José Arcadio Buendía, la bisabuela de Meme.

Un aroma dulce me sacó de la contemplación de aquel gigante natural. Lo busqué y éste me llevó a una cocina grande, allí estaba una mujer muy bella de apariencia genuina, podría ser Fernanda, con otras señoras rellenando figuras de animalitos con una mezcla suave y de color café, dulces que por los tiempos de la peste del insomnio serían de los más novedosos y deliciosos. A su alrededor todo estaba un poco desordenado, moldes, latones, pailas y bateas por aquí y por allá. Los caramelos se veían tan provocativos que no pude retener las ganas de darles un mordisco y tímidamente me acerqué y tomé uno. El lugar era caliente y las mujeres acaloradas cerca de los hornos se limpiaban con sus delantales las incesantes gotas de sudor.

A lo lejos se escuchaban unos aleteos. ¡claro! era Mauricio Babilonia quien aún se encontraba en la casa aprovechando que Fernanda estaba ocupada. Sentí intriga y me dispuse a ir a ver esas mariposas amarill…

 

Escuché un alarido, era la maestra quien me regañaba por no prestar atención a la lectura – ¡que equivocada estaba mi profe! -. Mis compañeros no paraban de burlarse. Sentí que se me iba el aire. Pero a mí no se me escapaba nada, siempre estaba atenta.

Ya se había esfumado la historia de lo que vendría para Meme y Mauricio, ¡ash! Quería seguir con aquel ardiente y rechazado amor.

Acabada la hora de lectura, me dispuse a guardar mi libro en la mochila con la emoción de continuar esta aventura extraordinaria en la siguiente clase.

Los libros “enloquecen” a las personas a través de sus deslumbrantes historias y las enviajan a nuevos mundos. Es algo que pocas personas experimentan. Sumergirse en vidas e historias ajenas es fascinante.

 

Tercer Premio: Cuento titulado “Logro desbloqueado”, presentado por Ángel Stiven Bravo Caicedo, de La Argentina, Huila.

Bajo la persiana de mi habitación intentando no dejar huella en el polvo que tiene la mesa de noche. Procuraré más tarde limpiar con un poco de alcohol toda la zona. Aprovecho que no tengo nada por hacer y tomo mi celular.

Justo en este momento llega nuevo mensaje al celular:

“Ve a esa dirección y pregunta por Jenni Rodríguez, no es necesario explicar las razones, ya sabes el objetivo”.

No me esperaba aquella notificación, desde hace mucho tiempo me estaba preparando para cumplir dicha misión, pues con esto subiría de nivel y recibiría un gran reconocimiento. Hice algunos estiramientos, relajé mi cuerpo mientras llegaba el momento. Decidí iniciar, así que rápidamente escogí del armario la ropa adecuada y la herramienta de trabajo predilecta, la cual metí en una caja de pizza recién desempacada.

Salí de la habitación cuando era de noche, caminaba tranquilamente, sin prisa, así nadie sospecharía de mí. Sigiloso avanzaba por la calle, nada más con la caja de pizza de las manos, procurando que no se moviera mucho. Tomé una ruta alterna para llegar a la zona de taxis, así que salté por encima de unas rejas, descendí por algunas escaleras que me llevaron hasta el viejo callejón junto a la avenida.

Estando en la zona de taxis tomé el primero que miré.

-Buenas noches, señor, ¿Cuál es la dirección, al lugar qué se dirige?, preguntó el conductor.

-Llévame al parque de la avenida número cinco.

El señor me miró con desconfianza, seguramente le llamó la atención el hecho de que yo no le diera una dirección específica y porque me veía como un repartidor de comida. Y por supuesto, ¿qué hacía en un taxi?

Por fortuna en esta ciudad no hay tanto tráfico, así que llegamos muy pronto al parque. Sólo me quedaban cinco minutos para llegar a mi destino final, con precaución, pues no me sorprendería que el taxista haya dado aviso a la Policía sobre mí.

Ingresé al conjunto residencial estudiado con anterioridad, logré pasar el filtro interpuesto por el celador, avancé por las escaleras hasta las casas de abajo. Fue fácil de reconocer la casa de Jenny, pues es la única de lugar con estilo moderno y ostentoso. Me dirigí a la puerta y toqué el timbre.

  • ¿Quién es, no es un poco tarde para hacer visitas? dijo alguien desde adentro.
  • Su pizza ha llegado, le respondí.
  • Yo le he pedido nada ¡fuera de aquí!
  • OK, al parecer me equivoqué de dirección, usted me puede decir ¿dónde está la casa de la señora Jenny Rodríguez?

Enseguida y un poco fastidiada, abrió la puerta una señora elegante sin duda alguna era quien estaba buscando.

Saqué de la caja mi arma, apunté directamente al tórax, su cuerpo ensangrentado cayó sobre el piso de mármol blanco y en cuestión de segundos la misión estaba completa, la famosa detective murió de múltiples disparos. Terminé la misión.

El ruido de los disparos alertó al celador y supongo que fue quien avisó a la Policía, en ese momento empecé a escuchar las patrullas a lo lejos. Ya sabía que en pocos minutos el conjunto estaría rodeado. Las personas salen muy alarmadas de todas las casas, agacho un poco la cabeza y bajo delicadamente mi gorra para que no logran ver mi cara totalmente, empiezo a alejarme del lugar del crimen e intento infiltrarme con las demás personas actuando un poco asustado como lo estaban todos, de manera que podía salir de ahí, siendo solo un simple repartidor de pizza.

La Policía llega y todas las personas salen del conjunto y yo también. Algunos agentes entran con precaución a todas las casas esperando encontrar al delincuente, me doy cuenta que estaban reuniendo todas las personas en un solo lugar para hacerles preguntas, era obvio que no podía estar ahí, yo seguía muy nervioso y era claro que iban a sospechar de mí. Vi que me estaban observando mucho a algunas personas, era la única persona que no pertenecía conjunto residencial. Tenía que irme ya del lugar.

Ahora vendría lo más difícil… Escapar sin ser atrapado por la Policía.

Tenía varias opciones: podría robar un auto y huir en él o esconderme en cualquier callejón… Estaba rodeado de policías sin escapatoria. Me vi obligado a tomar la idea de robar un carro, me escabullí entre los policías, logré tomar un carro de Policía, este precisamente tenía la puerta abierta y escapé rápidamente, todos los policías se alertaron y subieron a sus autos para empezar la persecución, me persiguieron por varias calles de la ciudad, iba a muy alta velocidad, ocasioné varios accidentes en el tráfico que me daban un poco de ventaja, los policías intentaban encerrarme pero yo tenía muchas habilidades con los autos y siempre escapaba. Tomé varios atajos y al final logré mucha ventaja sobre ellos, llegué a un puente alejado de la ciudad. -Me quedaré debajo hasta que todo se calme, aún sigo escuchando en las sirenas de la Policía.

Unos minutos después intento alejarme del carro de la Policía lo más pronto posible antes de qué lo localicen, pues esos carros tienen un sistema de rastreo muy eficaz, o eso era lo que había podido averiguar antes de hacer esta misión, aunque no estaba en mis planes robar un auto de Policía, pensé que iba a irme más fácil de ese lugar.

Mi celular logra obtener cobertura y me llega un nuevo mensaje:

“A 300 metros te está esperando una lancha en la playa, tienes que ir rápidamente”.

No tuve ningún tipo de sospechas porque el mensaje venía del mismo número que el mensaje anterior, desde ahí podía escuchar la playa así que me dirigí lo más rápido hasta allí.

Efectivamente la lancha estaba allí y debo decir que el conductor no lo conocí muy bien o tal vez estaba muy asustado, no me fijé en sus rasgos sólo quería salir de ahí.

Llegamos a una pequeña montaña quedaba también con la playa, donde había estado antes, me sentí un poco más tranquilo al llegar ahí, nos acercamos a la casa, estaba mi jefe, algunos socios y otras personas que en realidad no sabía quiénes eran.

Mi jefe se apartó un poco para hablar conmigo:

  • Muy bien acabaste con la vida de la persona que estaba fastidiando en los negocios, ¿seguro que nadie te reconoció?, me preguntó con intriga.
  • Creo que no Jefe, fui muy sigiloso, le respondí.
  • Perfecto muchacho cumpliste con la misión, y me dio un golpecito en la espalda.

Volvimos a acercarnos al grupo donde estaban todos, noto que las personas que estaban ahí que yo no lograba reconocer, me estaban observando y hablando muy bajo, quise comentarle a mi jefe, pero no quise molestarlo porque estaba hablando por teléfono.

Se acercaba la noche, y ya me quería ir a descansar además tenía que ir a visitar a mi hermana y a mi madre. Me estaba despidiendo de mi jefe y veo que los señores extraños al percatarse de qué ya me iba ir empezaron hacer llamadas, y a observar el lugar detalladamente. Mi jefe también lo notó, pero lo hizo un poco tarde porque en ese momento llegaron muchos autos y nos rodearon la casa. En ese momento no dirigimos al sótano donde teníamos una salida de emergencia. Le dije a mi jefe:

  • Yo sabía que sus hombres no eran de fiar, le hablé un poco fuerte.
  • Sospechaba un poco de ellos también sólo era la única forma de qué este negocio saliera bien, pero terminaron siendo policías infiltrados, dijo mi jefe muy enojado.

Seguíamos bajando las escaleras, en el sótano había una puerta que daba hacia la playa y donde estaban las lanchas, mi jefe salió rápidamente con Gustavo, su guardaespaldas, subieron a la lancha, pero los agentes lograron verlos y dispararon. Gustavo cayó el agua, mi jefe bajó de la lancha y logró cubrirse en una roca y me habló por el radio.

  • Tienes que venir aquí, podemos escabullirnos entre la roca, dile a los demás- dijo mi jefe muy agitado.
  • Los demás están muertos jefe, creo que sólo estamos los dos- dije sobresaltado.
  • Es la única solución, debes venir acá si quieres salir con vida- me dijo.

No tenía otra salida, quería salir de ahí, así que salí corriendo hasta las rocas, alcancé a recibir un disparo de alguien que venía atrás, era un agente que había bajado también por el sótano, a pesar del dolor seguí corriendo hacia las rocas, donde estaba mi jefe, él también estaba herido. Teníamos que avanzar e intentar adentrarnos hacia los árboles, sentíamos cada vez más cerca a los agentes, pero seguíamos avanzando…

De repente un grito estremecedor me hizo entrar en razón.

  • ¡Daniel! ¿Aún estás jugando?
  • Mamá sólo llevo 15 minutos…
  • Nada de eso, hace tres horas estás en ese aparato, ¿en qué mundo vives?, dijo mi mamá furiosa. Ponte hacer algo diferente ya mismo.

Fin

 

Los docentes y los bibliotecarios fundamentales en el concurso

Los siguientes fueron los parámetros tenidos en cuenta para la premiación de los bibliotecarios. Ganaron los bibliotecarios que hayan asistido a la mayoría de capacitaciones realizadas durante el 24 de octubre y al 11 de noviembre, y tenga más likes en los videos o fotos publicados en redes sociales.

Ganadores
Paula Andrea Díaz Cerón, bibliotecaria del municipio de La Argentina
Francy Jiovana Rojas González, bibliotecaria del municipio de Acevedo.
Eduardo Trujillo Narváez, bibliotecario del municipio de Tello.

Por otro lado, los siguientes fueron los parámetros tenidos en cuenta para otorgar el primer lugar en la categoría docentes:

Los docentes que hayan asistido a la mayoría de capacitaciones virtuales realizadas entre el 24 de octubre y el 11 de noviembre, y que haya inscrito el mayor número de textos narrativos y/o cuentos.

Ganadores

Alba Mery Benavides Medina, de la Institución Educativa Esteban Rojas Tovar del municipio de Tarqui.

Yaqueline Rodríguez Aponte, de la Institución Educativa Esteban Rojas Tovar del municipio de Tarqui.

Oliva Muñoz Rodríguez, de la Institución Educativa San Vicente del municipio de Isnos.

Cabe resaltar su desempeño durante el proceso, dedicación, esfuerzo y pasión por la docencia.

Exitosa segunda versión de ¿Cuántos Cuentos Cuentas? 9 8 febrero, 2023Exitosa segunda versión de ¿Cuántos Cuentos Cuentas? 10 8 febrero, 2023