La Nación
Falta de oportunidades para mujeres y población rural 1 17 mayo, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Falta de oportunidades para mujeres y población rural

Yefer Vega

 

El empleo y la equidad en nuestro país todavía tienen mucho terreno por mejorar en lo que se refiere a las mujeres y a la población rural. Según los últimos informes del DANE, en este mes de marzo bajó 2,6 la tasa de desempleo se ubicó en 12,1% con respecto a la del año pasado que fue de 14,7% y aunque las mujeres recuperaron 998.000 puestos de trabajo, aún queda mucho que hacer para superar las diferencias. En la pandemia fueron las mujeres las que tuvieron una carga mayor con las labores domésticas y de cuidado. No obstante, tras los niños y adolescentes, poder regresar a clases muchas de ellas también pudieron regresar a trabajar.

Sin embargo, con respecto a los hombres la situación de las mujeres sigue siendo desigual, en marzo la tasa de desempleo fue 9,6 y para ellas de 15,6, lo que muestra una diferencia de seis puntos y una brecha entre los dos géneros que está aún lejos de cerrarse. De acuerdo con el sexo, la reducción de la población desocupada en marzo de 2022 a nivel nacional fue mayor en los hombres (- 278.00), en comparación con las mujeres (-202.000).

En el 2021 la pobreza multidimensional (IPM) en todo el país fue del 16 % comparado con el 2020 que fue de 18,1%, 971.000 personas salieron de esta. En centros poblados y rural disperso de 31,1% y en las cabeceras 11,5%. En el 2021, el porcentaje de personas en situación de pobreza multidimensional en centros poblados y rural disperso fue 2,7 veces el de las cabeceras. Se puede observar que IPM es mayor en las zonas rurales que en las urbanas, en el campo aún existen muchas privaciones y las brechas se están ampliando. Será tarea fundamental para el próximo gobierno que se mejore la calidad de vida de los habitantes del campo y que se superen variables tan importantes como el bajo nivel educativo, el trabajo infantil y el rezago escolar.

Precisamente, el IPM mide 5 dimensiones y 15 indicadores que reflejan las carencias de las personas pobres en relación con: las condiciones educativas (analfabetismo y bajo logro educativo), las condiciones de niñez y juventud (inasistencia y rezago escolar, barreras de acceso  cuidado de la primera infancia, trabajo infantil), el trabajo (informal, desempleo de larga duración), la salud (sin aseguramiento, barreras de acceso) y las condiciones de vivienda y servicios públicos (sin acceso a fuente de agua mejorada, inadecuada eliminación de excretas, material inadecuado de pisos y paredes, hacinamiento crítico).

De acuerdo con la medición de la pobreza multidimensional hecha por el DANE, la Región Central a la que pertenece el Huila, registró una variación de -3,2 puntos, pasó de 17,9% en el 2020 a 14,7 en el 2021. En esta región el porcentaje de hogares privados por indicador, y cuya variable tuvo mayor porcentaje fue el trabajo informal con 75,2% en el 2021 y 76% en el 2020; seguida por el indicador de bajo logro educativo con un 49,5% en el 2021 y el 48,8% para el 2020. Como en todo el país, el indicador que más disminuyó en nuestra región fue la inasistencia escolar, que pasó de 14,8% en el 2020 a 4,5% en el 2021, presentando una variación de -10,3%.

Respecto a los hogares en el Huila que tienen conexión a internet, en el 2020 el 44,2% de los hogares tenían conexión a internet y para el 2021 esta cifra aumentó al 51,5%. De estos hogares que tienen conexión a internet, en las cabeceras en el 2020 la cifra era de 54,8% y en el 2021 pasó a 60,9%; y en los centros poblados y rural disperso los hogares con conexión a internet fueron en proporción en el 2020, 26,2% y en el 2021, 36,1%. Definitivamente, se puede entrever en nuestro departamento, una gran brecha urbano- rural de 24,8%, en lo referente a la diferencia entre la tenencia de internet en las cabeceras y los centros poblados y rural disperso. Y podría seguir enumerando cifras en muchos más indicadores, pero lo dejaré para una próxima oportunidad.

Para terminar, quiero resaltar dos hallazgos muy importantes a nivel nacional, en los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida EVC 2020-2021, y los reportes del Indicador de Pobreza Multidimensional IPM, realizados por el DIAN recientemente. En el 2021, las personas que pertenecían a un hogar cuya jefatura era femenina presentan mayores niveles de pobreza multidimensional que las personas que pertenecían a un hogar con jefatura masculina. En el 2021, los hombres presentan mayores niveles de pobreza multidimensional en el total nacional y las mujeres en los centros poblados y rural disperso.

Por todo los expuesto anteriormente, y sustentado con cifras reales, las mujeres y los campesinos, aún deberán superar las brechas existentes, se requieren más empleos, equidad y el aumento de la capacidad adquisitiva de los hogares. Esta debe ser una prioridad para el próximo Gobierno y para el departamento del HUILA.