La Nación
Familia de indígena víctima de covid-19 ha sufrido señalamientos 1 26 enero, 2022
HUILA

Familia de indígena víctima de covid-19 ha sufrido señalamientos

En Isnos, al menos 40 personas están a la espera del reporte dada su cercanía con el hombre, del Pueblo indígena Yanakuna. Comunidades han elevado una alerta ante una potencial crisis humanitaria.

 

El primer indígena del país víctima mortal del coronavirus residía en la vereda Ciénaga Grande, en Isnos, en el sur del Huila. El hombre, pertenecía al Pueblo Yanakuna y según conocidos, padecía de cáncer.

De acuerdo con reportes oficiales, fue llevado al centro médico el 11 de abril donde llegó con dificultad respiratoria y, lamentablemente, dos días después se produjo su deceso. La confirmación del diagnóstico se hizo público el 19, más de una semana después de haber acudido al hospital.

Y el caso y las especificaciones del hecho fueron dados a conocer ayer, por parte de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). ¿Por qué? la gerente de la ESE San José de Isnos, Mildred Cifuentes, sostuvo que el hombre no pertenecía a la población indígena, indicó que la información era errada, basándose en el censo del Resguardo San José.

Sin embargo, la Gobernadora del Cabildo, Lina Yorely Macías, aclaró que el hombre y su familia sí hacen parte de la comunidad, pero no estaba adscrito al resguardo. “El suegro de él, al igual que uno de sus hijos, sí están dentro de la organización. No sé exactamente hace cuánto que vivía en el municipio, pero sí hace parte del pueblo”.

Se conoció que por la enfermedad que padecía, en los últimos 15 días recibió varias visitas, esta sería la línea de contagio, puesto que el hombre no salía de casa debido precisamente a su patología.

Su estado de salud comenzó a empeorar el domingo 12 de abril y en la madrugada del lunes 13, abandonó su lucha contra el covid-19, que ahora tiene en la incertidumbre a su familia, quienes, además, enfrentan los señalamientos por parte de sus vecinos.

“Ha ocasionado una problemática social difícil de lidiar, sobre todo en el sector donde están, porque por el temor de ser contagiados les han cerrado las vías de acceso. Ellos me han dicho que se sienten discriminados”, dijo la Gobernadora.

 De acuerdo con Leonardo Homen Quinayas, coordinador del área de salud del Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU), una vez conocieron el reporte, trazaron el círculo epidemiológico, identificando 120 personas que estuvieron en contacto con la víctima, de los cuales 40 son indígenas.

“Se ha venido siguiendo el protocolo para que esas familias se queden aisladas en sus casas, mientras llegan los resultados”, anotó.

En el resguardo de Homen Quinayas, en Pitalito, han comenzado a escasear los elementos básicos de protección como guantes y tapabocas, mismo panorama que hay en los diferentes cabildos del Huila, hasta donde ha sido dispendioso para las autoridades acceder con ayudas.

Preocupados

Las comunidades indígenas del Huila habían intensificado las medidas de aislamiento. Los pueblos Nasa, Misak, Yanakunas, Pijaos Y Embera Chami, han sido cuidadosos con quiénes entran y salen de sus territorios, a modo de retén, se han instalado en los accesos a los resguardos y han limitado la movilidad, pero con la situación, los ánimos dentro de los cabildos están alterados, las medidas, ahora, amenazan con no surtir efecto.

Del resguardo San José, ubicado en la vereda Las Delicias, hacen parte aproximadamente 500 personas, quienes están asentados en ocho veredas de Isnos. Señaló la Gobernadora que se han cumplido con los protocolos establecidos por parte del Gobierno Nacional, medidas a las que se han agregado mandatos especiales propios de las creencias ancestrales. Y que “hasta el momento no tenemos sintomatología en ninguna persona de la comunidad, estamos a la espera de los resultados para emprender las acciones que sean necesarias”.

Entre tanto, por la coyuntura, la comunidad ha tenido dificultades para acceder a productos de la canasta familiar como granos y de aseo. “Aunque tenemos finca, algunas veredas no cuentan con alimentos y eso ha ocasionado que muchos deban violar la cuarentena para irse a buscar comida. Es complejo y hasta el momento no hemos tenido ayudas de ninguna entidad para llegar a esas familias que requieren”, informó la Gobernadora.

La alerta

La ONIC, alertó que hay 249.673 familias indígenas en alto riesgo de contagio de covid-19, siete personas contagiadas y 535.113 ad portas de una crisis humanitaria en Colombia.

También solicitó al Gobierno Nacional Garantizar la destinación de al menos el 5% de las pruebas anunciadas por el Ministerio de Salud a realizarse a partir de la llegada, el 21 de abril, de los insumos y reactivos que permitan ampliar la meta de pruebas aplicadas en el país.

Como también, atención y acciones especiales frente al recrudecimiento del conflicto armado en los territorios de los pueblos indígenas y afro, “por tanto se insta nuevamente a que el Gobierno Nacional implemente efectivamente el Capítulo Étnico del Acuerdo Final de Paz y se posibiliten los diálogos de paz con actores armados ilegales”.