La Nación
“Farc desapareció, pero hay un rezago; siguen cobrando vacunas 1 26 noviembre, 2020
CAQUETÁ Entrevista

“Farc desapareció, pero hay un rezago; siguen cobrando vacunas

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

San Vicente del Caguán es uno de los municipios más pujantes, económicamente hablando, del Caquetá. Sin embargo, haber sido zona de distensión o zona de despeje para facilitar los diálogos entre la entonces guerrilla de las Farc y el Gobierno de Andrés Pastrana, creó sobre sus habitantes un estigma, del que no se han podido desprender. 17 años después, las cosas no han cambiado mucho. La región está azotada por la violencia, hay serias deficiencias sociales y la inversión estatal no ha llegado.

El alcalde electo de San Vicente del Caguán, Julián Alfredo Perdomo, dice estar convencido que a su municipio le hace falta inversión social. Reconoce los graves problemas de inseguridad que enfrenta la región y habla de sus propósitos.

 

¿Cómo fue elegido?

Nosotros iniciamos a hacer política desde hace diez años; tengo una fundación del adulto mayor; hace ocho años aspiramos a la Asamblea Departamental, obtuvimos 1.800 votos; y hace cuatro años aspiramos a la Alcaldía de San Vicente del Caguán. El municipio ha tenido cambios drásticos: hace ocho años aspiró Domingo Emilio Pérez, que era de izquierda, con tendencia leninista y marxista; San Vicente le votó a la izquierda, y hace cuatro años le votó a la ultraderecha, a Humberto Sánchez, y ahora encontró que la mejor decisión era una persona de centro, Julián Perdomo. Mi familia es fundadora de San Vicente del Caguán; desde el año 1914 llegó a la región. Somos de estirpe huilense. Las primeras personas que fundaron San Vicente llegaban desde Algeciras, Huila. No soy una persona política. La vocación de servicio y la humildad le ganó a la maquinaria del municipio. Derrotamos a Humberto Sánchez, al egocentrismo de San Vicente del Caguán.

 

¿Cuáles son sus propósitos?

Nuestros proyectos serán de impacto social que van a quedar plasmados en el Plan de Desarrollo, como el acueducto para San Vicente del Caguán. En nuestro municipio no existe un acueducto; estamos tomando agua del río Caguán, agua contaminada. Y es sectorizada: llega a un barrio por tres horas y luego, se deja de prestar el servicio para irse a otro sector. Tenemos proyectos como el gas domiciliarios, el Sena Amazónico, el Terminal de Transportes, mejoramientos de vivienda y la carretera San Vicente-Balsillas-Neiva. La salud es otro tema importante para San Vicente del Caguán, somos cerca de 73 mil habitantes, tenemos 80 barrios y 389 veredas. Queremos un hospital de mediana complejidad. Hemos hablado también del mejoramiento de las vías. San Vicente es el municipio con más vías terciarias en el país con 3.500 kilómetros de malla vial terciaria y nuestro propósito es darle un kit de maquinaria.

 

Históricamente, San Vicente del Caguán ha sido azotado por la violencia, ¿Qué planes tiene en materia de seguridad?

Yo le apuesto a la paz. Desafortunadamente, hubo una zona de distensión, a nosotros nos la impusieron, no nos consultaron. Creemos que a San Vicente del Caguán le hace falta mucha inversión social y en cuanto a temas de seguridad, la delincuencia se ha apoderado del municipio. Han herido a personas por robarle su teléfono celular. Estamos preocupados, pero también desde nuestra Administración vamos a atacar a las ‘ollas’, al microtráfico de estupefacientes que tanto daño le ha hecho al municipio. El grupo de las Farc desapareció, pero hay un rezago. También estamos preocupados por ese tema, ya que siguen cobrando ‘vacunas’ y están reclutando niños. Nosotros no estamos de acuerdo con el reclutamiento de menores de edad. Se está presentando un fenómeno de que los niños del campo están migrando al pueblo; los padres los están sacando.

 

Tras la firma del acuerdo de paz con las Farc, se habló mucho de las inversiones de la paz, ¿A San Vicente del Caguán llegó la plata del posconflicto?

Nosotros estamos esperando que con el posconflicto llegaran muchísimos recursos que le apostaran a políticas públicas. Para que haya paz, tiene que haber inversión social, pero desafortunadamente no ha llegado la inversión social que los sanvicentunos esperábamos. Somos conscientes que hay que presentar proyectos. San Vicente del Caguán está en municipios Pdet –Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial–. Y lo que nos han manifestado es que hay que presentar proyectos.

 

Usted habló de la vía San Vicente-Balsillas-Neiva, ¿Cuándo se logrará?

Esta vía está contemplada en el Plan Nacional de Desarrollo, pero ha faltado voluntad política. San Vicente del Caguán es la segunda ciudad en importancia de la Amazonía. Al Gobierno Nacional le ha faltado más inversión, le ha faltado resarcir a los sanvicentunos por toda esa estigmatización que dejó la zona de distensión. San Vicente del Caguán es municipio ganadero por excelencia; más del millón de cabezas de ganado, más de 500 mil litros de leche diarios, más de 400 toneladas de queso cada ocho días y salen, aproximadamente, 400 viajes de ganado durante el día. Necesitamos es la voluntad política del Gobierno Nacional para San Vicente del Caguán.

 

¿Y qué tantas expectativas tiene del presidente Iván Duque?

El Gobierno Duque ya lleva año y medio. Tuve la oportunidad de dialogar con el presidente Duque y le hablaba de la importancia que tiene San Vicente del Caguán. El Presidente es consciente de la dinámica del municipio, quiere invertir en San Vicente y me prometió que el año entrante nos va a visitar. Queremos que el Presidente dimensione la importancia comercial que tiene San Vicente del Caguán.

es_COEspañol de Colombia