La Nación
Filosofía Hygge 1 16 abril, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Filosofía Hygge

 

Una mirada hacia la familia                     

 

Consuelo Serrato de Plazas

 

En palabras de la escritora Lola Mayenco: «La felicidad está en saber apreciar la grandeza de las cosas más pequeñas».

Hygge es un concepto de origen danés que alude a sensación de «bienestar». Su filosofía ofrece la posibilidad de valorar las cosas simples de la vida. Por ese motivo se constituye en formidable aliado de momentos gratificantes y sentimientos positivos.  Ese, precisamente, es el secreto de la felicidad danesa, rendir tributo a lo cotidiano. Curiosamente lo que para muchos resulta intrascendente.

Pero en concreto ¿qué es lo que despierta esa sensación de equilibrio y bienestar en el alma de los daneses?

Para el escritor Meik Wiking, destacado exponente en temas de la felicidad, un aspecto a resaltar es la confianza y percepción que tienen los ciudadanos frente al sistema, aunado a la eficacia de la seguridad social y atención médica. Lo anterior, complementado con «el arte de crear ambientes agradables y de aprender a disfrutar de las cosas más sencillas», actitud que hace parte de la identidad danesa. De su ADN.

Por otro lado, en sondeo de opinión respecto de lo que constituye para los daneses fuente representativa de bienestar y satisfacción plena, respondieron: «Una taza de chocolate caliente o té. Unas galletas y una conversación más profunda de lo habitual. Relajarme en el sofá. Prender una vela en casa. Ver una película o leer un libro». De lo cual se infiere que lo que marca la diferencia es simplemente la actitud que se adopte ante la vida. No en vano el Informe Mundial de la Felicidad ubica a Dinamarca en el ranking de los 10 países más felices a nivel global.

Invierte en tu felicidad. Valora y agradece las cosas sencillas que  la vida te ofrece en el día a día. Y recuerda: «Si la vista de los cielos azules te llena de alegría, si una brizna de hierba que brota en los campos tiene poder para moverte, si las cosas simples de la naturaleza tienen un mensaje que entiendes, regocíjate, porque tu alma está viva». Oportuna reflexión de la italiana Eleonora Duse.