La Nación
Guarda 070, bajo lupa 1 20 enero, 2021
NEIVA

Guarda 070, bajo lupa

El guarda de tránsito que se fue a los puños con un motociclista en Neiva el fin de semana es el mismo que atacó con un ‘tambo’ a otro ciudadano en junio pasado. La Alcaldía, la Personería y la Procuraduría lo tienen en la mira. No para la ola de indignación.

 

Las violentas reacciones protagonizadas por el guarda de tránsito 070, Cristián Espitia, adscrito a la Secretaría de Movilidad de la Alcaldía de Neiva, y que quedaron grabadas en dos videos que se viralizaron en los últimos días, tienen ‘contra las cuerdas’ a este servidor público.

No sólo deberá responder por el caso del sábado pasado, cuando a plena luz del día se fue a los puños con un motociclista en pleno centro de la ciudad, sino que tendrá que poner la cara por el episodio ocurrido en inmediaciones de la sede del Instituto Colombiano Bienestar Familiar, en plena avenida Circunvalar.

Este último caso se registró en junio de este año, pero trascendió el lunes pasado. La escena no puede ser más violenta: el guarda 070, tras una discusión con un motociclista, desenfunda un ‘tambo’ y lo agrede de manera salvaje.

Si bien no es un arma de dotación oficial, el ‘tambo’ se ha convertido en un elemento de defensa personal que ahora están utilizando varios agentes de tránsito en la capital huilense. Su uso está abiertamente prohibido.

Ante el impacto de los videos y la consternación que ha generado entre los ciudadanos, la Oficina de Control Interno Disciplinario de la Alcaldía de Neiva, la Personería Municipal y la Procuraduría Provincial se aprestan a requerir formalmente al guarda de tránsito.

Es probable que al final, bajo el poder preferente que tiene la Procuraduría, sea este órgano de control el que siente en el banquillo de los acusados al señor Espitia, quien integra el cuerpo de guardas de tránsito desde comienzos de este año.

Por su conducta violenta, el servidor público se expone a que sea destituido e inhabilitado por varios años para ejercer funciones públicas.

Paradójicamente, la ‘lluvia’ de críticas que están recibiendo los guardas por presunto abuso de autoridad, se produce a dos meses de que recibieran una capacitación sobre derecho disciplinario. En esa oportunidad, el mismo jefe la Oficina de Control Interno Disciplinario de la Alcaldía, Cristián Zamora, reconoció que se habían recibido varias quejas de agentes de tránsito y que por eso “el señor Alcalde ha tomado la decisión de iniciar este ciclo de capacitaciones en el tema de derecho disciplinario y derechos humanos, donde le estamos diciendo a ellos cuáles son las faltas más recurrentes y cuáles son las consecuencias de esas faltas”.

En el boletín de prensa que divulgó en ese momento la Alcaldía reportó que los guardas “estuvieron muy participativos, haciendo preguntas y aceptando algunos errores que han cometido”.

 “No lo he amenazado”

En diálogo con LA NACIÓN, Antonio Núñez, el motociclista que se vio involucrado en el más reciente escándalo protagonizado por el agente 070, explicó que la confrontación se originó cuando intentó evadir un requerimiento de pare y éste lo derribó de la motocicleta en movimiento.

“Mientras conducía e iba hablando por celular el señor de tránsito me hace el pare, yo le hago el quite porque no tenía el SOAT, y él de un empujón me hace caer. Me levanto y le pego con el casco. Posteriormente, cuando iba a dejar la moto abandonada en la calle, el señor de tránsito me persigue gritándome gordo, gordo, nuevamente nos agredimos verbal y físicamente, yo le vuelvo a lanzar el casco y él me perfora la oreja con el taser. Tengo un dolor insoportable que no me aguanto ni el tapabocas”, narró el motociclista.

El ciudadano reconoció que la confrontación se hubiese podido evitar, pero lamentablemente al ir cometiendo una infracción no recapacitó y decidió evadir, por su parte, considera que el guarda 070 se extralimitó al hacerlo caer.

“Yo cometí un error, pero él no debió actuar de la forma que lo hizo al hacerme caer de la motocicleta. Qué tal me hubiese provocado un golpe en la cabeza de consecuencias graves. Hubiese podido realizarme el pare más adelante, ellos no tienen derecho a tocar a un motociclista cuando va en rodamiento”, explicó Núñez.

Antonio Núñez aclaró, que sus antecedentes judiciales no tienen nada que ver con los hechos del 21 de noviembre, y que en ningún momento ha amenazado al guarda de tránsito.

Medidas de control

Ante las frecuentes quejas que ha presentado la comunidad neivana sobre el comportamiento de los agentes de tránsito, las agresiones hacia los servidores públicos y los videos que han circulado en los últimos días, la Alcaldía de Neiva a través de la Secretaría de Movilidad tomó acciones, para que no se continúen presentando este tipo de situaciones que afectan la sana convivencia y generan el rechazo de la población.

Por esta razón se determinó apoyarse en la tecnología, con la adquisición de 100 cámaras de solapa, que tendrán que usar los agentes de tránsito con el fin de que se registren los procedimientos que ellos realizan en las vías. Se trata de tener evidencias en caso de que se presenten comportamientos atípicos por parte de los servidores públicos, pero también de una forma de vigilar el comportamiento de ellos, para mejorar la calidad de la atención del público.

“Estamos poniendo en marcha unas cámaras de solapa, las cuales adquirimos con el fin de que los guardas tengan que grabar el procedimiento que realizan, para poder hacer seguimiento tanto de un lado como del otro, para que quede muy claro lo que sucede” indicó el secretario de Movilidad Elberto Garavito Vargas.