La Nación
“Healing the Children me robó el corazón” 1 1 diciembre, 2020
HUILA

“Healing the Children me robó el corazón”

A los 83 años, falleció Carlos José Fajardo Rodríguez, el hombre que le dio vida a Healing the Children en el Huila logrando beneficiar a más de 4.600 niños. Su salud entró en un deterioro irreversible luego de contraer coronavirus.

 

Han sido más de 4.600 niños los que se beneficiaron con las jornadas de Healing the Children que el líder empresarial, con el apoyo de decenas de voluntarios, adelantó durante 26 años en la ciudad de Neiva.

Todo empezó en 1993, a raíz de una experiencia personal que tuvo en un viaje a Estados Unidos viendo a un niño especial que inspiraba la atención y cuidado de un grupo de americanos que viajaban por varios países del tercer mundo para ofrecer salud y bienestar a los más desprotegidos. Sintió que era un llamado de Dios para ayudar, labor que ejerció por el resto de su vida involucrando a todos los miembros de su familia y a un grupo de profesionales de la medicina que trabajaron año tras año por el mismo objetivo. Esta labor se convirtió para él en un motivo de vida.

Cuando regresó a Colombia, buscó como su gran aliado para esta misión a la Cámara de Comercio, al Hospital Universitario de Neiva, al Ejército y Policía Nacional, y a la Gobernación del Huila para su desarrollo.

Fue tal su amor y voluntad para ayudar a los niños de la región Surcolombiana que padecían enfermedades como labio leporino, paladar hendido, pie chapín, entre otras, que cada año pedía a Dios larga vida para seguir beneficiando a muchos más.

En una publicación de 2017, el médico Juan Pablo Liévano expresó que en una oportunidad le dijo al ingeniero civil Fajardo Rodríguez que él era el corazón de Healing the Children y su respuesta al instante fue “yo más bien diría que Healing the Children me robó el corazón”.

La última vez que se le vio a Carlos Fajardo fue a través de un video de Youtube en el que apareció acompañado de su esposa, Elvira Blanco, en mayo pasado, fecha en la que anunció que la jornada del 2020 debía ser postergada como consecuencia de la pandemia.

“Tenemos la esperanza de que quizás Dios permita que se haga en septiembre u octubre, para no tener que dejarla para el año entrante. David Hoffman, nuestro director y los demás médicos que vienen del extranjero y de Bogotá a ayudar a los niños, nos han expresado con mucho cariño que quieren volver para continuar ayudando”.

Al final del video de tres minutos y trece segundos, pidió a todas las personas que cumplieran con todos los protocolos de seguridad para enfrentar el virus.

“Queremos expresar un mensaje de esperanza de que pronto Dios permitirá que estemos nuevamente con los niños apoyándolos a ellos y a todas sus familias. Un abrazo para todos y a los voluntarios de salud, que mi Dios los cuide y ustedes se cuiden para que todos estemos bien para esa época”, fueron las últimas palabras de este gran gestor y líder que adoptó como su hijo el departamento del Huila y que falleció ayer como consecuencia del coronavirus.

Durante tres semanas, Carlos José Fajardo Rodríguez de 83 años de edad y que fungía como presidente del Consejo Gremial del Huila, permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario ‘Hernando Moncaleano Perdomo’ de Neiva en condición crítica, debido a una falla ventilatoria, secundaria a la neumonía por covid-19 y complicada por múltiples comorbilidades por lo que se encontraba recibiendo soporte ventilatorio y vasopresor.

Un hombre bondadoso y generoso

Decenas de personas lamentaron su fallecimiento rememorando el legado que deja en las miles de familias que ayudó. A su esposa Elvira y sus hijos Roberto y María Elvira los embarga un profundo dolor.

Ariel Rincón Machado, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio del Huila, recordó y exaltó la obra de quien fuere calificado como un hombre con una larga lista de valores.

“Carlos Fajardo me honró con su amistad, heredada de su gran amigo Ramiro Gutiérrez Perdomo, cuando a finales de los años 80 pude conocerlo cuando regresaba de Estados Unidos para volverse a radicar en su tierra, con el firme propósito de hacer empresa y servirle a la región. En 1993 nació Healing The Children en el Huila, jornada humanitaria que lleva 26 años y que continuará en el tiempo como el mejor homenaje al ingeniero Fajardo y también a Ramiro Gutiérrez, quienes aún con su partida seguirán transmitiendo su bondad y generosidad, ayudando a cientos de niños y niñas que no tienen ninguna posibilidad. La Cámara de Comercio, por supuesto, seguirá siendo ese apoyo fundamental. Las condiciones humanas del ingeniero Fajardo fueron excepcionales. Un hombre honesto, recto, pulcro, íntegro que nos dio muchas enseñanzas. Un amigo leal, sincero y oportuno, ejemplo de hombre de familia, excelente líder gremial y empresarial. Definitivamente deja un legado enorme en este Huila. Desde la Cámara de Comercio del Huila, y de manera personal, siempre gratitud con este gran ser humano”.

Sin duda alguna, aquellos niños que han hecho parte de esta maravillosa labor hoy tienen un ángel que los cuidará y acompañará por siempre.

 

 

es_COEspañol de Colombia