La Nación
Hechos judiciales que claman justicia 1 29 julio, 2021
HUILA

Hechos judiciales que claman justicia

La agenda judicial del último mes en el Huila, ha estado marcada por acontecimientos que tienen en jaque la labor de las autoridades. La celeridad en las investigaciones y el esclarecimiento de los hechos están en el limbo.

 

Desde la masacre de nueve personas, la extraña desaparición de un reconocido caballista, el vil atentado a una líder social en Neiva, el brutal crimen de una niña y los homicidios selectivos; son hechos judiciales que han marcado la agenda en el departamento del Huila. Las autoridades, incluso delegadas de otros departamentos, hacen sus mayores esfuerzos en esclarecer lo sucedido; sin embargo, de momento todo es incierto y pese a la ‘pronta intervención’, la situación sigue en el limbo.

  • Masacre en Algeciras

El 31 de mayo del presente año, nueve personas fueron asesinadas por sujetos fuertemente armados, que ingresaron a la finca de propiedad de Álvaro Barrera, padre de un exguerrillero de las Farc, que luego de haberse desmovilizado en el 2016 por los acuerdos de paz, trabaja como escolta de la UNP. Las víctimas eran recolectores de café que laboraban en el predio.

El violento ataque ocurrió en la vereda Quebradón Sur, epicentro de múltiples asesinatos y casos a la fecha sin resolver. La investigación de esta masacre que se convierte en una de las más sangrientas de los últimos años en Algeciras, fue asumida por la Fiscalía 9 de la Unidad Especial de Investigación de Bogotá, y pese a que el caso fue intervenido por delegados de la capital del país, de momento todo es incierto y no hay pistas de los asesinos. La guerra que se vive en la región es un secreto a voces que no es desconocido para las autoridades que se encargan de velar por la seguridad de la región.

  • Sin rastro del caballista laboyano

11 días completó desaparecido el caballista laboyano Arbey Vargas Trilleras; pese a que el vehículo y el celular del empresario ya fueron encontrados, de su paradero no se sabe nada. La hipótesis de un secuestro toma cada vez más fuerza; sin embargo ninguna autoridad oficial la ha confirmado.

Las pistas que esperan las autoridades para que la investigación tome otro rumbo, aún no han llegado; del paradero del presidente de Asocala, nada se sabe, y pese a que siguen tras el rastro, todo ha sido bajo supuestos y sin obtener respuesta.

El hombre de 46 años desapareció extrañamente y hasta la fecha se desconoce si aún permanece con vida, pues no hay una prueba de supervivencia que así lo confirme. Pese a que en este caso  no solo están Gaula Militar y Gaula Policía, las autoridades confirmaron que llegó un equipo interdisciplinario desde la ciudad de Bogotá, que se sumó a las labores de ubicación, además de un oficial de la Policía Nacional, experto en estos casos que está de lleno en el rastreo. La familia teme lo peor, mientras las autoridades intentan dar resultados.

  • Derly Pastrana Yara

La líder social Derly Pastrana Yara, completa hoy cuatro días en cuidados intensivos, tras un ataque sicarial del que fue víctima en su vivienda en el barrio Cuarto Centenario, en el sur de Neiva, cuando hombres armados le dispararon ocho veces. La mujer, quien lucha para mantenerse con vida, ha intentado ser silenciada por ‘manos ‘oscuras’, en más de 4 oportunidades, tiene registrados 12 hechos de violencia y varios desplazamientos, y pese a que actualmente contaba con un esquema seguridad, la muerte parece no quererla dejar en paz.

Respecto a los móviles, a la fecha ninguna autoridad judicial se ha pronunciado, nadie ha entregado declaraciones y tampoco hipótesis de lo acontecido.

Extraoficialmente se habla que el hecho obedece a retaliaciones personales dada su actividad como líder social y representante de víctimas de las Farc, y aunque las autoridades no descartan que miembros de este extinto grupo sean los responsables, a la fecha ni siquiera han logrado verificar cámaras de seguridad, donde se evidencia la presencia de los sicarios en el barrio, tampoco hay hipótesis claras y el miedo continúa.

  • Macabro crimen en El Pital

La investigación del sangriento homicidio de la pequeña Darly Natalia Anaya, sucedido el pasado 14 de junio, fue asumido por las autoridades en el departamento del Huila; ninguna unidad especial de crímenes contra menores de edad asumió el caso y pese a que el cuerpo de la pequeña tuvo que ser trasladado a Medicina Legal en Neiva; el dictamen forense que confirma o descarta si la menor fue abusada, aún no ha sido revelado. Los detalles del cruel homicidio, han dejado perpleja a las autoridades, que están tras la pista del asesino. Los videos de las cámaras de seguridad de la vivienda donde ocurrió el hecho ya fueron analizados por las autoridades, pero al parecer el homicida conocía muy bien de la existencia de los equipos electrónicos, pues al parecer el análisis no ha arrojado ninguna pista clave en el proceso. La menor ya fue sepultada en su pueblo natal, mientras la recompensa por el paradero del responsable sigue vigente y su familia exige celeridad y justicia.

  • Doble homicidio en Algeciras

La ola de violencia y sangre parece no dar tregua en Algeciras, la noche del jueves, dos jóvenes fueron asesinados por sujetos hasta el momento desconocidos, quienes los interceptaron y les dispararon en repetidas oportunidades.

Las víctimas de 24 y 23 años de edad, fueron asesinadas mientras según versiones de las autoridades, se encontraban en zona boscosa del barrio Siete de Agosto, consumiendo sustancias alucinógenas.

Con un corto comunicado, las autoridades, anunciaron el inicio de la investigación, sin dar más detalles del crimen que no deja de preocupar a la comunidad, que ante el creciente número de muertes violentas, sienten reinar el miedo y la zozobra por las calles de la Despensa Agrícola del Huila.

  • Padre e hijo desmembrados

Con la hipótesis de un posible atraco por parte de una persona de nacionalidad venezolana que convivía con las víctimas; permanecen las autoridades investigando el horroroso hecho que dejó sin vida a padre e hijo en zona rural de Campoalegre; ambos fueron encontrados desmembrados y dentro de un costal; el hecho estremeció a la comunidad. Frente a este cruel doble asesinato, poco se sabe, los análisis de las autoridades no han permitido identificar al responsable a que existen algunas evidencias. Finalmente, este hecho sucedido el pasado 31 de mayo y que tuvo un impacto social, parece haber pasado al olvido.

En todos los mencionados casos, las investigaciones no avanzan y permanecen en la etapa de recolección de evidencias y análisis. Son hechos judiciales que aguardan justicia y que hasta el momento no han dado resultados contundentes.