La Nación
Huila, a un paso de nuevas emergencias 7 1 febrero, 2023
ACTUALIDAD

Huila, a un paso de nuevas emergencias

Aunque se ha trazado un protocolo de respuesta y hay obras ejecutadas y otras en marcha, estamos a un paso de enfrentar nuevas calamidades por cuenta del retorno de la temporada de lluvias.

Los pronósticos del Ideam no dan pie a engaños: en el Huila va a llover con intensidad entre octubre y noviembre, como históricamente ha ocurrido en el pasado. La síntesis es: lluvias moderadas en octubre y más fuertes en noviembre. En octubre, “en el Alto Magdalena, las lluvias se incrementan en forma notoria”, mientras que al mes siguiente, “las lluvias serán frecuentes y abundantes y se incrementan en forma notoria con respecto al mes anterior, alcanzando los máximos del año”.
Por si faltara, “las lluvias de mayor intensidad podrían estar acompañadas de tormentas eléctricas y en algunos casos de vendavales o vientos locales, propios de la temporada” (Ideam, Predicción climática y alertas, Publicación No. 223).

En realidad, nada nuevo si tenemos en cuenta que se trata de un comportamiento casi invariable en el segundo período de lluvias del año. Sin embargo, para el Huila, como para otras regiones de montaña en Colombia, el pronóstico es en verdad preocupante. Estos fenómenos meteorológicos se asocian a verdaderas emergencias, algunas de las cuales no alcanzan a ser integralmente atendidas cuando se produce el arribo de una nueva temporada de lluvias.

Balance
Solo en el primer periodo lluvioso de comienzos de este año hubo 6.266 personas damnificadas en al menos 16 municipios, 18 viviendas fueron totalmente destruidas y otras 681 fueron averiadas; 81 vías, once puentes vehiculares y otros 18 peatonales fueron afectados, mientras que 21 acueductos sufrieron daños y más de 340 mil hectáreas de cultivos fueron inundadas o arrasadas por crecientes. De esa masiva emergencia, aunque ya ha habido respuestas, es poco lo que se ha podido avanzar, en medio, además, de la intrincada maraña de trámites oficiales que se “come” tiempos valiosos para la ejecución oportuna de obras.

El consolidado del Comité Departamental de Conocimiento del Riesgo de Desastres da una idea de la magnitud de los fenómenos ocurridos, e incluso anticipa la posibilidad de nuevas emergencias: “afectación de sistemas productivos a razón de incremento de niveles de humedad, causales de proliferación de enfermedades, vectores y plagas en cultivos y animales” (sector agropecuario); “destrucción total o parcial” de sistemas de acueducto, “inestabilidad y deslizamientos de rellenos sanitarios; deterioro de la calidad del agua” (agua y saneamiento); “daños en la infraestructura pública y privada a causa de impactos de las lluvias y movimientos en masa” (infraestructura, vías, viviendas), y “afectación de la infraestructura” (sector educativo).

De acuerdo con el mismo Comité, once municipios (la mayoría del centro y sur del Huila) tienen potenciales sitios críticos por efectos de lluvias y deslizamientos, y 23 municipios tienen una amenaza alta por fenómenos asociados directamente con el agua (lluvias torrenciales, crecientes, avalanchas, inundaciones, deslizamientos). No es que los restantes municipios no tengan amenaza: los riesgos son menos inminentes. Por ejemplo, por su carácter montañoso, casi todo el territorio departamental presenta sitios críticos por deslizamientos.

Respuestas
Pese a estas complejas circunstancias, se ha diseñado ya un protocolo de respuesta frente a la posibilidad de nuevas emergencias. Isabel Hernández, Coordinadora del Consejo para la Gestión del Riesgo de Desastres de Huila, dijo que hoy existe un mayor nivel de preparación en el departamento, y un conocimiento técnico más detallado de los fenómenos naturales, asociados muchas veces a la intervención humana, que pueden provocar desastres.

Admitió, no obstante, que no es fácil el proceso de atención. Ocurrida una emergencia, hay una ayuda inmediata a los damnificados, consistentes en mercados, kits de cocina y aseo, colchones y cobijas, así como tejas de zinc, mallas para gaviones, ladrillo, rollos de manguera (para restituir redes de acueducto en zonas rurales) y tanques de almacenamiento de agua. En la primera temporada de lluvias de este año, se invirtieron en esas ayudas casi 417 millones de pesos.

Pero los procesos de restitución de vías, puentes y otras obras de infraestructura, así como de atención a las consecuencias de fenómenos como fallas geológicas, implican procesos mucho más lentos, que involucran meses y, en algunos casos, hasta años.

Inminentes emergencias
En días recientes, LA NACIÓN constató de manera directa la crítica situación que aún enfrentan comunidades en Santa María, golpeados por una emergencia meses atrás, mientras que, desde Algeciras, comunidades insisten en que no han sido resueltos los problemas viales por la destrucción de puentes que dejó la intensa temporada de lluvias de hace tres años. “La gente y los carros están pasando por el río Quebradón, a riesgo de que este crezca y los arrastre”, refirió el líder cívico Ignacio Moreno.

En el caso de Santa María, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo contrató la construcción de un puente peatonal, mientras que el alcalde Néstor Ariel Polanía gestiona ante el Instituto Nacional de Vías la construcción de un puente vehicular.

La situación es aún más complicada en algunas zonas del municipio de Colombia, en el norte del Huila, donde no ha parado de llover desde antes de mitad de año. El alcalde Arbey Vargas explicó que “en tiempo de invierno es bien preocupante. En Las Lajas, El Diamante, La Legiosa, El Dorado, San Pedro y Playón ya llevamos más de seis meses donde no ha escampado. La preocupación es además sobre el río Ambicá, que siempre nos causa daños a los cultivadores, y lo más preocupante es el puente El Milagro. En tiempo de lluvia nos da mucho qué hacer”.

En Guadalupe, la deforestación de la cuenca de la quebrada La Viciosa está poniendo en apuros a varias comunidades y se teme una nueva emergencia, como refirió el alcalde Charles Barrera: “La Viciosa está acabando las fincas en la parte rural y ya se acerca a la zona urbana. Los campesinos se dedicaron al maracuyá y se agotaron los bosques y guaduales, y eso hace que la quebrada aumente y se salga del caudal”.

En Timaná, persisten los riesgos por la actividad de una falla geológica en la vereda Tobo, que borró del mapa fincas enteras. Aunque no ha llovido con intensidad recientemente, el alcalde Wilson Díaz no está menos preocupado: “la falla ha estado un poco calmada, pero en la medida en que las lluvias se intensifiquen se incrementa el nivel de riesgo y el movimiento de esa falla, cuyo detonante son las lluvias”.

La problemática ciertamente está ahí, invariable. Aunque un comportamiento del clima como lo tuvieron ayer Neiva y el norte del Huila (Neiva alcanzó una sensación térmica de 40 grados) hace presumir que habrá tiempo seco, el pronóstico del Ideam es puntual: un departamento muy lluvioso en esta temporada, con una amenaza por deslizamientos de tierra “de moderada a alta en áreas inestables de la región y localmente muy alta”.

Hace exactamente un año, once personas murieron y aún tres siguen desaparecidas, cuando una creciente de la quebrada La Chorrera afectó una zona rural del municipio de Isnos. Hoy habrá en la población un oficio religioso para recordar a las víctimas e invocar protección

Sin embargo, aunque las autoridades estén mejor preparadas, un comportamiento climático que ya se conoce, con condiciones extremas en zonas de alta pendiente y montañas, zonas erosionadas que facilitan estos eventos, y muchas veces la falta de preparación de la comunidad, se convierten en detonantes de nuevas emergencias.

Fuentes hídricas más críticas
Según el Consejo para la Gestión del Riesgo de Desastres de Huila, las emergencias ocasionadas en 74 fuentes hídricas críticas han afectado 73 sitios de 27 municipios.
Río / quebrada Municipios en su área
Río Suaza Acevedo, Suaza, Guadalupe
Río Baché Santa María, Palermo, Aipe
Quebrada La Yaguilga El Agrado, El Pital
Río Villavieja Tello, Villavieja
Quebrada La Guandinosa Gigante
Quebrada La Nutria Baraya
Río Neiva Campoalegre
Río Guarapas Pitalito
Río Timaná Timaná
Quebrada La Chorrera Isnos

¿Qué se ha hecho?
Según el Gobierno seccional, estas son algunas de las obras ejecutadas o en desarrollo para atender emergencias pasadas y prevenir nuevos riesgos.

• 37 obras de mitigación y reducción de riesgos en 19 municipios.

• 11 obras de prevención y mitigación (muros, gaviones y canales) en Saladoblanco, La Argentina, San Agustín e Isnos.

• Seis obras de rehabilitación y reconstrucción (puentes y vías) en La Plata, Tesalia, Timaná, Tello, Baraya y Saladoblanco.

• Dragado, rectificación de cauce, aumento de la capacidad hidráulica y construcción de jarillones en Rivera (Río Frío y quebradas Arenoso, El Piñal y La Rivera), Algeciras (río Quebradón), Villavieja (río Cabrera), Gigante (quebrada La Guandinosa) y El Pital (quebrada Seca).

• Este mes será entregado un puente peatonal de 36 metros en la vereda Baché (Santa María), con recursos del gobierno del Huila y la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, y mano de obra de la comunidad.

• Recuperación de un tramo de la vía Garzón-Gigante (Río Loro).

• Estudios para determinar la amenaza, vulnerabilidad y riesgo en La Plata (quebrada El Zapatero), Rivera (Termales) y Neiva (Vegalarga).

Llamados de la Contraloría
La Contraloría General de la República adelanta una evaluación en tiempo real del avance de los proyectos para aliviar el impacto de las consecuencias de intensas lluvias y fenómenos climáticos asociados.

En el Huila, la entidad evaluó que la obra ejecutada mediante convenio del Instituto Nacional de Vías, la Agencia Nacional de Infraestructura y la Unidad Nacional del Riesgo para la Gestión de Desastres para la reparación de un tramo de carretera entre Neiva y Garzón. Allí, desde comienzos de este año, se puso en evidencia el retraso en la ejecución de las obras. La Contraloría confirmó que “estos continuos retrasos han generado que el 50% de las obras se prorroguen”. En este caso, se adicionaron cinco meses más a los seis meses inicialmente previstos, por lo que formuló dos llamados de advertencia.

Fotos

Huila, a un paso de nuevas emergencias 13 1 febrero, 2023
Exponiéndose eventualmente a ser arrastrado por una creciente, un campero avanza en zona rural de Santa María.
Foto Sergio Reyes

Huila, a un paso de nuevas emergencias 14 1 febrero, 2023
Ante la demora en la respuesta a sus necesidades, en zonas como Algeciras las comunidades levantan rudimentarios puentes.
Foto Fernando Polo

Huila, a un paso de nuevas emergencias 15 1 febrero, 2023

Municipios afectados por la primera temporada de lluvias de este año, y las causas de las afectaciones.
Fuente: Comités Municipales de Gestión del Riesgo y Central de Comunicaciones del Departamento.
Huila, a un paso de nuevas emergencias 16 1 febrero, 2023

Huila, a un paso de nuevas emergencias 17 1 febrero, 2023   
Huila, a un paso de nuevas emergencias 18 1 febrero, 2023
Algunas de las obras ejecutadas para mitigar la ola de lluvias, y que incluyen el reencauzamiento de la quebrada La Viciosa, en Guadalupe.
Fotos suministradas