La Nación
Incoherente e irresponsable 1 21 enero, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Incoherente e irresponsable

Francisco José García Lara

Irresponsable Gustavo Petro, quien lidera las encuestas para la presidencia de la república, cuando hace propuestas como suspender en Colombia la extracción petrolera de un día para otro, sin siquiera mencionar como se sustituiría tan importante ingreso; o emitir dinero para financiar programas sociales, desconociendo que eso no es potestad del presidente.

Las dos ideas son ejemplos claros de demagogia, que solo sirven para ilusionar a la galería, principalmente a sus obsecuentes seguidores que no analizan, o lo que es peor, no les interesa analizar, permitiendo que su candidato dispare ideas sin que nadie lo cuestione o contradiga.

En cualquier país medianamente civilizado, los candidatos deben tener una robusta estructura ideológica y una propuesta de gobierno sólida, por aquí eso no es necesario, basta que cualquiera se lance y diga lo que quiera, ojalá expresando lo que muchos quieren oír, sin importar la viabilidad de lo que se propone.

Pero además Petro ha demostrado ser incoherente, cuando ejerció como alcalde de Bogotá, fiel a su postura, tampoco sustentada, de considerar que no debe existir intervención privada en la prestación de algunos servicios públicos, decidió de un plumazo pasarle los contratos de recolección de basura a una empresa filial del acueducto de Bogotá. Los resultados fueron desechos regados por la ciudad, compra de camiones que no sirvieron, perdida de cuantiosos recursos y la aceptación final de la prestación por privados.

De la misma manera, contradiciendo su posición de tener únicamente aseguradores públicos en salud, poco se esforzó para que capital salud, la EPS cuya propiedad es el 89% del distrito de Bogotá y a la que están afiliados los pobres de la ciudad, prestara un buen servicio, ni mucho menos realizó mayores gestiones para mejorar su situación financiera.

El sentido común haría pensar que quien desea ser presidente debe comenzar por ser un ciudadano destacado en los cargos que ocupa, Petro fue un muy buen senador denunciando la connivencia del gobierno de Uribe con los paramilitares, pero como alcalde de Bogotá fue un verdadero desastre, con un resultado, administrativamente hablando, catastrófico.

En resumen, Petro como candidato ha sido irresponsable en sus propuestas, como alcalde fue incoherente en su actuar, y de llegar a ocupar el solio de Bolívar, nada indica que vaya a cambiar en su comportamiento.

A no ser, por supuesto, que este convencido que va a perder y entonces tendrá como excusa que no pudo ejecutar lo que propuso, sirviéndole para hacer oposición con ideas basadas en diagnósticos acertados, pero con propuestas que distan mucho de ser serias y estructuradas.

garcia.francisco@javeriana.edu.co