La Nación
Indignación por asesinato de menores a manos de militar 1 1 diciembre, 2020
ALDETALLE

Indignación por asesinato de menores a manos de militar

Un nuevo escándalo sacude al Ejército Nacional tras el asesinato de dos menores de 14 y 16 años de edad en un puesto de control militar, en zona rural del municipio de San Agustín en el sur del Huila. Desde Neiva el ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo anunció “un reentrenamiento especial en todos los batallones” mientras familiares de las víctimas claman justicia.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Los cuerpos de los jóvenes Joselino Irua Delgado de 14 años y Emerson Alejandro Dussán Puentes de 16 años de edad yacían ensangrentados en una vía a pocos pasos de un puesto de control militar instalado en  El Palmar, zona rural del municipio de San Agustín (Huila), tras ser baleados por un uniformado del Ejército. Con la mirada perdida y los labios opacos se les fue escapando la vida.

La impactante escena acaecida pasadas las 8 de la noche del domingo fue registrada por un habitante del lugar, quien mientras grababa un vídeo de los que serían los últimos parpadeos del par de jóvenes, denunciaba lo sucedido, “estos muchachos llegaron heridos aquí porque les acaba de disparar la misma ley, la autoridad (…) está toda la comunidad presente, los que se dieron cuenta cómo cayeron heridos, son menores de edad, están graves pero todavía conscientes”, relató el angustiado hombre en medio de la consternación de pobladores del sector.

Pese a que los menores de edad fueron trasladados por la Policía Nacional a centros médicos para ser atendidos, nada se pudo hacer, la muerte nuevamente se atravesó en el futuro. En el hospital de San Agustín falleció el menor de 14 años, mientras el de 16 murió en el hospital de Pitalito. Ambos perdieron la vida minutos después de los hechos, a causa de impactos de bala de fusil.

El asesinato de los dos adolescentes a manos del Ejército Nacional en zona rural del municipio arqueológico del Huila, ha generado total repudio en el departamento. Tras los hechos, la institución castrense, señaló que, en efecto, un soldado sería el responsable.

Los hechos

En la mañana de ayer el Ejercito informó mediante un comunicado que “en la noche del domingo y en hechos que ya son materia de investigación, al parecer, por el resultado de la reacción de uno de nuestros soldados, orgánico del Batallón de Infantería N.° 27 Magdalena, dos menores de edad resultaron heridos, siendo de inmediato trasladados a un centro asistencial donde lamentablemente fallecen”.

El Ejercito señaló que “el uniformado, quien sería el presunto responsable, fue puesto a disposición de la autoridad competente para adelantar las investigaciones de rigor que permitan es esclarecimiento del doloroso hecho”.

En ese sentido, añadió que “se adelantará el proceso disciplinario pertinente y las actividades de verificación que correspondan para tomar las decisiones administrativas a las que haya lugar”.

La comunidad, por su parte, explicó que los menores se transportaban en una moto cerca del puesto de control que el Batallón de Infantería No. 27 instaló en la zona para llevar a cabo labores de registro y control. A su paso por el lugar, los menores habrían sido requeridos por los uniformados, sin embargo, hicieron caso omiso de la orden de pare y, en su reacción, un militar les disparó.

En diálogo con LA NACIÓN, Cristina Irua Delgado, hermana del menor de 14 años que conducía la motocicleta cuando fue impactado, repudió el hecho y exigió justicia. “Un joven como mi hermano murió sin hacer nada malo, ellos eran inocentes”, lamentó.

La joven además resaltó que su hermano “era un menor de edad que trabajaba en labores del campo para poder sostenerse, porque nosotros (la familia) fuimos desplazados cuando yo era pequeña, entonces a todos nos ha tocado trabajar”.

Contó que Joselino, amante de los deportes, solo estudió hasta grado quinto de primaria puesto que “no teníamos cómo brindarle las cosas del estudio, luego empezó a trabajar y ayudar para el mercadito porque somos una familia del campo. ¡Por qué me le tenían que disparar!”.

Mindefensa en Neiva

Ante la gravedad de los hechos el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo y la cúpula militar se trasladaron hasta Neiva en la tarde de ayer donde adelantaron una reunión de seguridad para tratar el tema. En la capital del Huila el alto funcionario confirmó que “el evento ocurrió durante el desarrollo de una actividad de apoyo en seguridad a la autoridad civil y coordinada con Policía, para garantizar las medidas de convivencia, seguridad ciudadana y bioseguridad en prevención al covid-19 en el marco del Decreto 144 de 2020, en el que se prorrogan las medidas de aislamiento selectivo en la jurisdicción de San Agustín”.

“Esa noche del domingo, las personas de la vereda se encontraban reunidas desatendiendo las medidas restrictivas de reuniones sociales y consumiendo bebidas alcohólicas en torno a actividades de esparcimiento en las cantinas ubicadas en el centro poblado de la vereda El Palmar. Este tipo de encuentros sociales están prohibidos. Al llegar las autoridades para ejercer presencia policial y militar, la comunidad reaccionó saliendo del área en desbandada para tratar de evadir los controles”, agregó.

Desde el Ministerio se aseguró que entre las personas que estaban departiendo en el caserío se encontraban los menores Urua Delgado y Dussán Puentes quienes, al llegar los uniformados, “salieron en una motocicleta a alta velocidad para eludir a las autoridades, desatendiendo la señal de pare”.

“Desafortunadamente por la decisión individual de un soldado del Ejército Nacional que accionó su arma de dotación le causó graves heridas a los menores de edad, quienes inicialmente fueron evacuados por la Policía Nacional para ser atendidos en el hospital de San Agustín. Allí fallece el menor de 14 años, el otro joven fue remitido al hospital de Pitalito en donde posteriormente fallece”, indicó la cartera confirmando que el soldado implicado en los hechos ya fue separado de sus funciones y puesto a disposición de las autoridades.

Finalmente, anunció que se ordenará un reentrenamiento especial en todos los batallones de instrucción del Ejército Nacional para fortalecer las tareas de control territorial, empleo y uso de las armas en el marco de los derechos humanos.

El comandante del Ejército Nacional, general Eduardo Zapateiro, aseguró que el uniformado “presuntamente” involucrado en los hechos, recientemente había estado trabajando en el Catatumbo, lo cual, posiblemente habría generado su reacción desmedida. “Hoy, ante los colombianos, el comandante del Ejército se compromete a instruir y reentrenar a todos los hombres que cumplen misiones con tareas y propósitos diferenciales, para que nuestros soldados puedan actuar de la manera correcta cumpliendo los protocolos, siempre salvaguardando los derechos humanos”, dijo.

El alcalde de San Agustín, Luis Fernando Llanos, rechazó los hechos acontecidos. “Así no se controla una situación, es un hecho muy lamentable. Las familias de los dos menores son gente de escasos recursos, campesinos trabajadores, gente bien”.

Por su parte, la personera municipal, Mónica Moreno Ramos, indicó que “desde el Ministerio Público se las ha pedido a todas las autoridades el pronto esclarecimiento de los hechos. Los familiares de los menores se encuentran en un estado de shock por lo cual se les ha brindado acompañamiento”.

El día de hoy a las 2 de la tarde se tiene programada una marcha por la paz y los derechos humanos en el municipio de San Agustín en rechazo al asesinato de los dos jóvenes campesinos.

 

es_COEspañol de Colombia