La Nación
Justicia restaurativa y perdón a delincuentes 1 4 diciembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Justicia restaurativa y perdón a delincuentes

El Ministro de Justica lanzó una particular propuesta para combatir el hacinamiento en las cárceles del país. Se plantea la implementación de un modelo de justicia restaurativa que busca sacar del sistema penal a las personas que cometan un delito menor, agotando una serie de encuentros en los cuales, el agresor y la víctima se reúnan para llegar a un acuerdo.

El ejemplo que colocó el Ministro Osuna y que generó controversia, es el del hurto de celulares. Si un ladrón roba un aparato de este tipo y es capturado, debería devolverlo nuevo –según la propuesta- y pagar un semestre del servicio.

Se considera que se debe llegar a que la víctima y el victimario pacten un acuerdo y pueda existir una rebaja de pena por el delito cometido. De esa forma para los delitos menores, se buscaría descongestionar la justicia y cerrar rápidamente el proceso ahorrándole recursos al Estado, pues no todas las infracciones deberían resolverse desde la lógica de la prisión.

Si bien esta propuesta de justicia restaurativa ha funcionado muy bien en países con altos desarrollos sociales y bajos niveles de delitos (como Nueva Zelanda, por ejemplo), en Colombia genera cierto escepticismo. Para el caso de los robos de celulares –que es de alta ocurrencia-, se evidencia la debilidad del sistema policivo para perseguir y atrapar a estos malhechores.

Por ello, la mayoría de las víctimas que sufren el hurto de un celular, prefieren no denunciar, ya que lo consideran un procedimiento inútil y con bajas probabilidades de recuperación.

De otra parte, ¿Qué tan probable puede ser que un ladrón sea atrapado y luego asuma el costo de un celular nuevo como forma de reparación, y más todavía, el pago de seis meses del servicio, si estos delincuentes en su mayoría son de escasos recursos? El asunto se complica en los casos de redes mafiosas dedicadas a este ilícito.

Tal vez en países desarrollados, la justicia restaurativa para delitos menores ha funcionado pues el contexto es diferente. Pero en el caso colombiano donde la delincuencia está desbordada, la propuesta puede sonar irreal, e incluso ingenua.