La Nación
INVESTIGACIÓN

La Contralora, sus funcionarios y sus polémicos contratos

La Contralora, sus funcionarios y sus polémicos contratos 1 30 marzo, 2020

La Contralora, sus funcionarios y sus polémicos contratos 2 30 marzo, 2020¿Puede la Contralora de Neiva Alba Segura investigar el gobierno del Alcalde Pedro Hernán Suárez si ella, como sus más altos funcionarios, tiene parientes contratados con el Municipio?
LA NACIÓN revela los nexos contractuales entre los empleados de la Contraloría y sus investigados. El Procurador General, el Fiscal y la Auditora General conocen del tema.

¿Puede la contralora de Neiva Alba Segura realizar un verdadero control político al gobierno del alcalde Pedro Hernán Suárez si ella, como sus máximos colaboradores -que fallan procesos fiscales-, tienen a esposos, sobrinos y otros familiares contratados en la Alcaldía? Ese es el interrogante por resolver después de que LA NACIÓN conociera un listado de contratos que tienen familiares de altos funcionarios de la Contraloría Municipal con la Alcaldía de Neiva, es decir, el investigado contratando con familiares del investigador, lo que dejaría mal parada a la Contralora Segura ante los organismos de control.

En una carta enviada el 30 de abril de 2014 por la Asociación de Servidores Públicos de los Órganos de Control (Asdeccol), a la Auditora General de la República, Laura Emilse Marulanda; al Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, y al Fiscal General Eduardo Montealegre, se confirma la relación contractual entre los empleados del organismo fiscal con la Alcaldía de Neiva.

El primer contrato es el de Paola Andrea Ruiz Sanmiguel (esposa del sobrino de la Contralora Alba Segura, César Benito García Segura). La mujer está trabajando en la Oficina de Desarrollo Económico de la Alcaldía. Uno de sus contratos (el de 2013) tuvo como objeto “apoyar a la coordinación del programa de productividad, competitividad e innovación en termas de reubicación, uso y aprovechamiento del espacio público”. Y el monto total fue de 38 millones de pesos durante once meses que empezaron el 21 de enero de 2013 cuando firmó el contrato y se ‘atornilló’ en el cargo hasta el 31 de diciembre del año pasado. Es decir, por cada mes, la contratista, pariente de la Contralora, ganó 3 millones 500 mil pesos.

En el año 2002 -cuando empezó el alcalde Pedro Suárez su gobierno-, Paola Andrea Ruiz Sanmiguel, también fue beneficiada. Apoyó la coordinación del programa de productividad, competitividad e innovación en temas de recolección de información en gremios, asociaciones, federaciones, y todos los organismos que directa o indirectamente intervienen en temas del desarrollo económico de Neiva. Se ganó 13 millones 500 mil pesos en cinco meses, es decir, 2 millones 700 mil pesos mensuales, según consta en el contrato que tiene en su poder LA NACIÓN y que está firmado por el entonces Secretario General Gilberto Casallas. Este año, la pariente de la Contralora Alba Segura sigue desempeñándose en la Secretaría de Desarrollo Económico. Tiene un contrato y gana casi cuatro millones de pesos mensuales desarrollando las mismas funciones de los dos años anteriores.

Otra funcionaria
Sonia Constanza Gutiérrez Andrade es la Directora Técnica de Fiscalización de la Contraloría de Neiva, uno de los cargos más importantes del organismo de control porque falla las primeras instancias de los procesos fiscales de la Alcaldía. No obstante, su esposo Carlos Alberto Parada Santana (cédula: 73.567.237), ha sido contratista de la Alcaldía desde que empezó Pedro Suárez y de paso su esposa en la Contraloría.

En el 2013, por ejemplo, realizó la coordinación del programa de emprendimiento, productividad, competitividad e innovación. Se ganó 35 millones de pesos en diez meses, es decir, 3.5 millones de pesos porque estuvo como contratista desde enero de 2013 hasta el 31 de noviembre del mismo año, según el contrato firmado por el jefe de la Oficina de Contratación Carlos Fernando Puentes.

Lo curioso es que al contrato de Parada Santana, esposo de la segunda al mando en la Contraloría Municipal, le hicieron un adicional, al parecer porque ganaba poco. Le adicionaron 2 millones 800 mil pesos, le sumaron otro mes de trabajo, es decir, hasta diciembre de 2013.

Carlos Alberto Parada Santana ya había sido beneficiado en el año 2012 con un contrato de prestación de servicios profesionales 279 del mismo año, donde coordinó el programa de emprendimiento, productividad y competitividad e innovación. Se ganó 23 millones de pesos en siete meses: le pagaron 3 millones 300 mil pesos mensuales.

LA NACIÓN conoció que este año Carlos Alberto sigue en la Secretaría de Desarrollo Económico de Neiva, se gana por encima de los cuatro millones de pesos mensuales y continúa dirigiendo a los coordinadores de emprendimiento y competitividad, mientras su esposa tiene la misión de investigar, entre otros, a su jefe.

Otro funcionario
César Augusto Acosta Ricaurte es director Técnico de Participación Ciudadana de la Contraloría de Neiva y su esposa Yurani Ibarra Ramírez (cédula 53.082.158), también es beneficiaria con contratos en la Alcaldía.

LA NACIÓN conoció que Ibarra Ramírez tuvo un contrato con la Secretaría de Salud Municipal de 17 millones 850 mil pesos durante siete meses, es decir, 2 millones 500 mil pesos mensuales en el año 2013.

Desarrolló actividades de apoyo profesional en la formulación de los proyectos de salud pública del Plan de Salud Territorial a cargo de la Secretaría de Salud Municipal, según consta en el contrato firmado por Sandra Marcela Muñoz y la contratista.

En 2014, la esposa del Director Técnico de Participación Ciudadana se benefició de otro contrato. Lo firmó el 18 de enero de este año con la Secretaría de Salud Municipal. Y el objeto es la prestación de servicios profesionales en forma autónoma e independiente por parte del contratista para el desarrollo de actividades de apoyo profesional en la formulación, actualización y seguimiento de los proyectos derivados del cumplimiento del Plan de Salud Territorial. Y está contratada desde febrero hasta 31 de diciembre de 2014, es decir, once meses. Ganará 29 millones 150 mil pesos, algo más de 2 millones 700 mil pesos mensuales.

Uno más
Silvia Leonor Osorio Galindo ha pasado por casi todos los cargos de la Contraloría de Neiva y actualmente desempeña como Secretaria General.
LA NACIÓN conoció que su hermana Margoth Tamaño Galindo (hermana por parte de madre), tiene un contrato (560 de 2014) con la Alcaldía de la ciudad por 12 millones de pesos que le serán pagados durante ocho meses. La mujer deberá prestar el servicio de apoyo en el área cultural para la atención integral en la biblioteca pública municipal Huellas de Neiva hasta septiembre de 2014, según el contrato firmado por Carlos Fernando Puentes Ramírez, jefe de la Oficina Asesora de Contratación de la Alcaldía.

¿Sabrá el Alcalde Pedro Hernán Suárez que en su Administración le están dando contratos a quien por ley debe vigilarlo fiscalmente? ¿Alba Segura conocerá que no solo ella tiene parientes trabajando en la Alcaldía sino sus más altos funcionarios? ¿Tendrá la Contralora de Neiva las manos atadas para investigar al Alcalde y sus secretarios si sus jefes están ‘mermelados’ en el Municipio?

Cecilia Quimbayo, presidenta del sindicato Asdecol y quien reportó lo sucedido a la Fiscalía, Procuraduría y Auditoría, dijo “que es muy preocupante por las funciones constitucionales que ejercen estos servidores del Estado, es muy grave, porque los ciudadanos no tienen garantías para que ese ejercicio de control fiscal que debe garantizar la Contraloría se realice de manera transparente, objetiva, idónea, queda en tela de juicio su trabajo como funcionarios públicos”.

Y recordó que hay un régimen de inhabilidades “y nosotros como funcionarios públicos sabemos, y más como ente de control, que cuando uno ejerce control fiscal no puede tener familiares ni mucho menos contratar con el que uno audita. Queda muy mal visto”.

“No hay impedimento, no he recomendado a nadie”

Eso respondió la contralora de Neiva Alba Segura a lo denunciado por LA NACIÓN.

La Contralora, sus funcionarios y sus polémicos contratos 3 30 marzo, 2020
-¿Qué opinión le merece lo revelado?
Habría que entrar a mirar dentro del contexto de la Ley qué impedimentos hay. Considero que el mismo ente que controlamos debería determinar si existe una inhabilidad o no hay inhabilidad por parte de la persona que está contratando y los funcionarios que están laborando en la entidad. Hasta ahora no he observado ninguna falta de cumplimiento por parte de los directivos de la Contraloría hacia las responsabilidades que les corresponde. Estamos tramitando los respectivos procesos de responsabilidad fiscal, auditorías, atendiendo quejas, denuncias, siempre dentro del marco de la Ley y con resultados, el 23 de mayo presentaremos nuestro informe de gestión donde están nuestros hallazgos y resultados de los procesos de responsabilidad que adelantamos.

¿Usted es familiar de Paola Andrea Ruiz?
No soy familiar.

Pero es la esposa de su sobrino…
Es la esposa de mi sobrino, y ahí sí hay que preguntarle al señor Alcalde o a la persona que la contrató por qué la contrató, no tengo ninguna injerencia, siempre la labor de la auditoría la maneja el líder del proceso auditor, quien es el que relaciona los contratos o la muestra que se va a evaluar. La Directora de Responsabilidad Fiscal entrará a determinar si la muestra en cantidad es viable o no.

Entonces, ¿usted no recomendó a la esposa de su sobrino?
No señor, no recomiendo a nadie, conozco a mucha gente en el Huila, llevo más de treinta años trabajando en el Estado, prestando servicio a mi departamento, mi gestión profesional ha sido al servicio de la comunidad. Nunca he recomendado a nadie. Siempre he actuado de forma transparente. Pregúnteles a las personas que nombraron a esos contratistas por qué lo hicieron.

¿Sabía que su Directora de Fiscalización tiene al esposo como contratista desde 2012 hasta la fecha en Desarrollo Económico?
Creo que sí tengo conocimiento de que tiene algún contrato con el Municipio.

¿Y es bien visto?
Entiendo que no hay inhabilidad, no encuentro ninguna inhabilidad y la Ley no le encuentra inhabilidad.

¿Su Directora de Fiscalización sí puede investigar al Secretario de Desarrollo Económico si le tiene contratado al esposo?
Por ejemplo: cuando existe alguna inhabilidad el funcionario se declara impedido y entra el jefe inmediato a determinar si es viable ese impedimento o no. A mí me ha sucedido, yo encontré unos procesos de responsabilidad fiscal en los cuales me ha tocado declararme impedida y la Procuraduría determina y varios impedimentos me los han aceptado y asignan las investigaciones a otros funcionarios.

¿Sabía que su Secretaria General y su Director Técnico de Participación Ciudadana tienen a la hermana y esposa con contratos en la Alcaldía?
No, no tengo conocimiento, realmente no.

¿No le preocupa que este tema esté en manos del Procurador General, Fiscal, Auditoría?
Es importante que lo analicen los otros órganos de control para determinar si existen inhabilidades por parte de los contratistas.

No puedo despedirla sin preguntarle algo que me inquieta: ¿usted le pegó a su aseadora, como ella lo denunció?
No le he pegado a nadie. No me merece respuesta eso. He sido una persona que no ha estado solamente en esta institución. La gente me conoce y conocen a esa señora cómo es. No le he pegado, he tenido una relación normal dentro de las funciones, no sé por qué motivos ha salido con ese comentario y no sé por qué lo da a conocer hasta ahora y no en el momento de los hechos y por qué no lo puso en conocimiento de la Justicia.

¿Usted es cascarrabias, malgeniada?
Soy exigente, me exijo yo misma y por eso estoy donde estoy. Yo le doy a la gente lo que merece, soy una persona humana que exijo pero igualmente consiento porque cuando uno viene a trabajar tiene que cumplir con sus funciones…