La Nación
La decadencia del matrimonio 1 18 agosto, 2022
NEIVA

La decadencia del matrimonio

Carolina Argüello Cruz/LN

comunidad@lanacion.com.co

 

La Superintendencia de Notariado y Registro expuso un informe detallado de la disminución de los matrimonios civiles en todo el país.

En Neiva, la celebración de este compromiso viene decayendo paulatinamente desde el año 2016. Según el informe, en la ciudad se han disminuido las uniones civiles en un 76%.

Los departamentos donde las parejas deciden casarse en mayor proporción, según los registros del primer semestre de 2018 son: Cundinamarca (5660), Valle (3546), Antioquia (3457), Santander (1371) y Risaralda (1003).

Sin embargo, los matrimonios eclesiásticos manejan una constante positiva. En los años 2015, 2016 y 2017 se mantuvo estable la tendencia de los católicos que decidieron llegar al altar.

En el informe de la Superintendencia, además, se relaciona el número de divorcios que se realizan en un año. En esta acción llevan la puntería en lo corrido del 2018 los departamentos de  Cundinamarca, Valle y Antioquia con 2460, 1043 y 697, respectivamente.

“Los divorcios se deben a la falta de preparación, hay personas que no han comprendido que el matrimonio es un proyecto de vida. Yo diría que deben prepararse para conocer lo que significa la familia, el sacramento y crear un proyecto de vida con otra persona desde la vida afectiva, psicológica, personal y familiar. La gente no quiere prepararse, lo volvieron una preparación de un día o una hora, entonces comienzan a buscar quien los casa sin una preparación”, expresó el sacerdote Ruber Fierro, vicario judicial de la Diócesis de Neiva.

En el año 2017 la Diócesis de Neiva celebró 1020 matrimonios, una cifra igual al 2016. El sacerdote Miguel Varón dijo que algunas personas de la vida moderna le tienen miedo al compromiso porque se ha perdido el valor de la palabra.

“Las personas siguen el ejemplo de las familias, antes las familias eran comprometidas y por eso la gente se comprometía. Ahora, ya no tienen compromiso por la palabra, por eso hoy todo es escrito y así incumplen. Antes, cualquier dificultad se solucionaba en familia, en cambio ahora, prefieren separarse”, detalló el padre Varón.

Proceso de nulidad

En la vida eclesiástica, así como en lo civil, se puede solicitar la nulidad del matrimonio católico. Para este proceso las partes interesadas deben cancelar un aporte de tres salarios mínimos legales vigentes.

Una vez entregada toda la documentación que soporte dicha solicitud, se realiza un estudio minucioso en el que se aprueba o rechaza la nulidad.

“Cuando ya llegan a solicitar la nulidad es porque ya no hay posibilidad de arreglar su relación porque ya en la documentación que adjuntan tienen matrimonio civil con otra persona o tienen hijos con otra persona, ya han hecho su divorcio civil y la liquidación de la sociedad conyugal. No hay ningún caso en que vengan a decirnos que declaremos un matrimonio nulo porque se separaron ayer”.

Para el padre Fierro, los matrimonios se acaban por tomar apresuradamente la decisión de formar un proyecto de vida con otra persona que, en ocasiones, no se conoce lo suficiente.

“Yo diría que es la inmadurez, la falta de discreción de juicio para asumir la responsabilidad de las propiedades esenciales del matrimonio como la unidad, la procreación de la prole, la misma unidad del sacramento. Por eso hay tantas familias que se separan porque una de las manifestaciones de mayor causa de nulidad matrimonial se da por la falta de tolerancia hacia con la  otra persona, la falta de diálogo y compromiso serio”, señaló el sacerdote Fierro, quien además es el párroco de la Catedral de Neiva.

En lo corrido del año, 38 parejas han contraído matrimonio en la Catedral de Neiva, el sacerdote asegura que es una buena tendencia, dado que el número de casamientos aumenta en el mes de diciembre. Mientras tanto, en la parroquia de la Virgen de Aránzazu se han celebrado cerca de 17 uniones matrimoniales.

Leer más: Miedo al compromiso ¿causal de divorcios?

“Lo primero que hacemos como sacerdotes es felicitar a la pareja por tomar la decisión de construir un proyecto de vida a largo plazo. El matrimonio no es algo de experimentar, es algo verdadero  y querido por Dios, anunciado y asistido por la iglesia y lo que pedimos es que tomen una decisión desde una preparación adecuada porque pienso que las falencias de los matrimonios es por falta de una preparación hacia la vida matrimonial, que lo toman a la carrera o como algo social. Si bien es cierto los matrimonios como familia tienen un ámbito social porque se considera la célula vital de una sociedad, no tiene que tomarse como una manifestación de acto social”, detalló el vicario.

El sacerdote fue enfático en la importancia del curso prematrimonial que dura desde el sábado por la mañana hasta el mediodía del domingo, advirtiendo que es un tiempo corto para lo que rodea todo el sacramento. En países como Estados Unidos esta preparación tiene un tiempo de duración de dos meses.

“Por ejemplo, un médico se prepara casi 10 años para una profesión que ejercerá toda la vida. Cuando no se llega preparado al matrimonio ante cualquier dificultad forman un lago donde se están ahogando cuando puede haber una solución”, acotó.

Matrimonios civiles

2016: 563

2017: 508

Enero-junio de 2018: 189

 

Divorcios

2016: 310

2017: 310

Enero- Junio de 2018: 104

En 2018 se declarado nulidad de 8 matrimonios católicos.

 

Matrimonios por la iglesia católica

2015: 954

2016: 1020

2017: 1020

Enero- agosto de 2018 en la Catedral de Neiva: 38

*El dato se entrega cada año en un consolidado en el que se reúne todas las parroquias de la Diócesis.

Costo

Matrimonio civil: $40.000

Matrimonio católico: $200.000

Divorcio civil: entre $200.000  y $300.000

Nulidad del matrimonio católico: tres salario mínimos legales vigentes.

 

*Las cifras se refieren a la ciudad de Neiva.