La Nación
ECONOMÍA

La insolidaridad de la Electrificadora del Huila

La insolidaridad de la Electrificadora del Huila 2 1 octubre, 2020

La economista, María Consuelo Vega, le pone la lupa al comportamiento de las tarifas de energía en el Huila durante la pandemia. Dice que los incrementos son evidentes.

 

María Consuelo Vega

Economista

 

En plena pandemia, y cuando los neivanos más necesitaban del apoyo de los Gobiernos Nacional y Departamental, y de sus empresas comerciales e industriales; y mientras el primero se esforzaba en detener el colapso del desempleo en Neiva, que pasó del 23% en abril al 40% en julio, emitiendo cientos de decretos de apoyo a las empresas para los pagos de obligaciones con sus empleados, la Electrificadora del Huila incrementó sus tarifas del servicio de energía, mucho más por encima de la inflación reconocida del 3,8% del año 2019.

Los datos son concretos: Electrohuila incrementó su tarifa de energía de enero a mayo del 2020, en $48 pesos por Kilovatio/hora, es decir, el 9,45%, al pasar de $517,19 pesos el kilovatio/hora a $566,05 pesos el kilovatio/hora.

Es claro que la Electrificadora falta a la verdad al decir que no ha incrementado sus tarifas en el año 2020, y al “achacarle” incrementos hasta del 60% en las facturas emitidas, únicamente, al mayor consumo de energía en los hogares neivanos.

Es cierto que la cuarentena, necesariamente, tendría el efecto de incrementar el consumo de energía en los hogares: la familia completa confinada en casa –padres y madres cumpliendo sus obligaciones laborales desde su hogar, e hijos en presencialidad remota educativa desde su casa–. Antes del Covid 19, los niños recibían su almuerzo y refrigerios en el colegio, hoy los tienen que atender en la casa; tres y cuatro computadoras consumiendo energía, entre otras labores domésticas. Sin embargo, atendiendo y entendiendo esta situación, qué poca solidaridad y qué prepotencia en esta empresa del Estado, que a sabiendas de todo lo que estaban sufriendo los neivanos, no tuvieron ningún escrúpulo al incrementar en mayo sus tarifas, en plena pandemia.

Veamos un ejemplo en un hogar medio de Neiva, que reside en un apartamento estrato 4, en el que viven padre, madre y dos hijos; que cuentan con los aparatos eléctricos mínimos del hogar, pero que se vio obligado a conseguir prestados, o comprados, al menos dos computadores, adicional a los dos con los que contaban en su hogar antes de la pandemia. Esto nada más aumenta el consumo de energía:

La insolidaridad de la Electrificadora del Huila 8 1 octubre, 2020

 

Esta familia de clase media vio incrementar su consumo por nuevos aparatos eléctricos y por la permanencia de todos sus miembros 24 horas por cuatro meses en su hogar, en un 20% mínimo. Si la Electrificadora del Huila hubiese tenido un mínimo de consideración con los neivanos, habría congelado sus tarifas y hoy no estarían además teniendo un incremento exponencial al 30% en el menor de los casos, en el presente ejercicio.

 

Pero hay más: el cobro por alumbrado público. Este impuesto municipal, cobrado a través de la Electrificadora del Huila, tiene una tarifa del 7% del valor del consumo de energía eléctrica, por disposición del honorable Concejo Municipal de Neiva. Así las cosas, si sube el valor de la facturación de energía, sube en la misma proporción el cobro del alumbrado público.

Pregunto: ¿Cuántas luminarias se han instalado con los cientos de millones de pesos que han recaudado por este concepto entre enero y julio del presente año? Qué bueno sería que nos dieran a conocer estas cifras, así como cuánto dinero hay en bancos por este concepto. Pregunto a los honorables concejales de Neiva: ¿Será que en lugar de un porcentaje sobre el consumo de energía, se pudiera definir una tarifa fija, por estrato socio-económico, para alumbrado público?

Para el caso del ejemplo, esta familia de estrato cuatro pagó en enero de 2020, $14 mil pesos por alumbrado público, y en su factura de julio le llego cargo por $18.400 pesos. ¿Cuántas luminarias instalaron en la cuadra de su residencia? ¿Cuantas cambiaron?

Qué importante que los neivanos despierten del letargo en que se encuentran y exijan a los Gobiernos Nacional, Departamental y Municipal, un tratamiento diferencial en las tarifas de energía y alumbrado público de los neivanos. Al fin y al cabo, somos un departamento productor de energía, con dos represas que suministran para el sistema interconectado más de 3.200 GW año.

Que  Electrohuila entienda lo que es la responsabilidad social y un buen gobierno colaborativo, que parte de sus utilidades sean destinadas para incrementar el subsidio de las tarifas, no solo de los estratos 1 y 2, sino de toda la población.

Que la Cámara de Comercio de Neiva, Fenalco, gremios y fuerzas vivas de la ciudad, salgan de sus oficinas y palpen y vivan la angustia de los opitas que además de tener el deshonroso primer lugar de desempleo en Colombia, se ven a ‘gatas’ para conseguir en el día a día lo necesario para su subsistencia. Que haya un verdadero liderazgo que presione, y se movilicen por causas más que justas.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia