La Nación
La locura humana 1 26 septiembre, 2022
COLUMNISTAS

La locura humana

Álvaro Carrera Carrera

La historia trae terribles enseñanzas. En un lapso corto y resiente, hay relatos abrumadores de lo que es la bestia escondida en los humanos. Hitler, paranoide con trauma de guerra, proclamó la superioridad de una raza, sentenciando el exterminio de otra. Stalin seminarista autista (esquizoide) aparte de otras atrocidades, provocó el mayor desplazamiento rural de la historia, para cumplir la misión de colectivizar el campo y fundar las bases del socialismo. Pol Nol, en Cambodia, proclamó el regreso al campo, vaciar las ciudades, y así establecer las condiciones para la etapa superior de la industrialización y el comunismo. Sus condiciones psíquicas son poco conocidas. Millones de hombres pagaron con su vida estas compulsiones psicóticas. No se ha precisado cuántos fueron asesinados, torturados y perseguidos en la revolución cultural de la China de Mao. Algunas decenas de millones. Muchos jóvenes en el mundo se contagiaron de la obsesión antiburgueza y del culto a la persona del gran timonel. La piedad para satisfacer al dios del Korán, en la actualidad, provoca el terror que enaltece la personalidad deficiente de fanáticos religiosos. La personalidad delirante de Mahoma traspasó su época. Venezuela de hoy, es una novela de terror. Solo son algunas muestras de la humana deficiencia espiritual… Y de su condición. Todo lo anterior, en lo externo. ¿En el interior? El cine es un recorrido de una mayoría sana que “hace su vida” con dificultades, pero también de una minoría de delincuentes, políticos ambiciosos y agitadores con el peligrosa misión de redimir el mundo. El ego exaltado por la grandeza y el poder, condujo al actual presidente a entregar la estructura jurídica del país, sus instituciones, la Constitución misma, por un premio y vanos honores. Aliado con la base genética bipolar y maniaco depresiva de un personaje llamado Timochenco, pretende repartir de entrada tres millones de hectáreas para crear pequeñas repúblicas; enajenar la economía nacional por veinte años y la soberanía del país para administrar sus bienes, sus territorios y su política de justicia. Sustituir las instituciones jurídicas. Establecer un extraño engendro, la Comisión de Verificación, Seguimiento y … -un muñeco diabólico, un Chukcy extraño, especie de supersenado, supercorte, Gestapo o Inquisición-. Como es usual, será el sector agrario la víctima principal de la obsesión. Un fondo agrario sin fondo, con compromisos que superarán con creces los 140 billones anunciados, para comprometer por muchos años el trabajo y la riqueza colombianos. ¿Chucky cruel o ratón?