La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

La matrícula cero en la Usco

La matrícula cero en la Usco 1 30 septiembre, 2020

Flora Perdomo Andrade

Las dificultades económicas que viven hoy muchas familias por cuenta de la pandemia del Coronavirus, dejó en evidencia la creciente posibilidad de una alta deserción universitaria para el segundo semestre del presente año. Así lo expresamos en su momento a las autoridades educativas del país, a quienes le solicitamos generar las acciones y buscar alternativas encaminadas a impedir a toda costa que los jóvenes que se forman en los centros universitarios del país salieran del sistema.

Aunque desde el nivel nacional la ruta se centró en enfocar la estrategia a través del Icetex, desde muchos sectores sociales se consideró que ese no era el camino, más créditos, más deudas en las actuales circunstancias hacía imposible que padres de familia y jóvenes con la doble responsabilidad de estudiar y trabajar  tuvieran la capacidad de asumir deudas y con intereses, sobre todo con los antecedentes que mantienen a esa entidad en cuestionamientos por el otorgamiento de créditos a tasas ,muchas veces impagables.

La lucha por la matrícula cero se empezó a gestar como una respuesta del  movimiento estudiantil que ha crecido y que ha logrado que varias universidades públicas del país, haciendo grandes esfuerzos económicos hoy cuenten con los recursos para permitir el desarrollo del segundo semestre del año asumiendo el pago de las matrículas de los estudiantes de los estratos uno y dos principalmente.

En el caso del departamento del Huila y su principal institución pública la Universidad Surcolombiana, la comunidad universitaria acaba de dar un paso muy importante apelando a la presión social y con el buen ánimo y compromiso de sus gobernantes, al posibilitar recursos por el orden de los 12 mil millones de pesos, que serán destinados al pago de las matriculas para los estudiantes de todos los programas académicos que ofrece la institución, esto sin lugar a dudas evita la deserción. Es importante señalar que haciendo grandes esfuerzos fiscales, entendiendo que las finanzas públicas han sido golpeadas fuertemente, el municipio de Neiva ordenó recursos por el orden de los 2.700 millones de pesos, la Gobernación del Huila 4.000 mil millones, el Gobierno Nacional 2.500 millones de pesos – debía hacer un esfuerzo mucho mayor – y la propia Usco, con cerca de 2.000 mil millones más.

El acuerdo con las autoridades municipales y departamentales es un hito, pues los recursos serán para los estudiantes de todos los estratos, – el 93 por ciento de los matriculados se ubican en los estratos 1 y 2- así lo solicitaron los negociadores estudiantiles, además se brindan las garantías económicas para que el segundo semestre del presente año y el primero del siguiente – quedan faltando alrededor de 2.000 – se cuente con los dineros que se necesitan para sostener los estudios de la población universitaria.

Pero esto no para allí, dentro de los acuerdos establecidos se definió trabajar de manera conjunta, dirigencia y universidad en liderar la creación de un fondo especial para la gratuidad de la educación, ello compromete a la Asamblea del Huila, al Gobierno Departamental, pues deberá tramitarse una ordenanza que dé viabilidad a esa idea y se tendrá que hacer un profundo y detallado estudio jurídico que permita determinar el mecanismo legal que pueda alimentar con recursos dicho fondo. En principio hay acuerdo para que una vez este opere, el departamento inyecte por los próximos cinco años dineros por el orden de los mil millones de pesos anuales, así quedó contemplado en el acta de compromiso y desde ya se ha hecho una convocatoria para que los municipios de sus presupuestos también puedan hacer aportes que alimenten esa base económica.

De igual manera es importante indicar que los parlamentarios del departamento hemos adquirido el compromiso con la Universidad de hacer equipo en el nivel nacional para buscar alternativas que conduzcan a la gratuidad de la educación pública y a buscar la generación de leyes tendientes a fortalecer el fondo que se creará regionalmente con recursos provenientes del presupuesto nacional. A las directivas universitarias le solicitamos igualmente evaluar la posibilidad de utilizar los recursos que la institución percibe por concepto de la estampilla pro-Usco, para que de allí se destinen algunos dineros de manera temporal para hacerle frente a la situación.

No hay excusa. Pese a la calamidad que vivimos y las dificultades de todo orden que afecta a miles de familias, los cerca de 12.500 estudiantes de la Usco podrán continuar con sus proyectos de convertirse en profesionales. Esperamos que los compromisos queden debidamente ejecutoriados, para evitar traumatismos en el inicio del semestre académico.

floraperdomo1@hotmail.com

 

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia