La Nación
Las grandes batallas jurídicas por la remodelación del estadio 1 17 mayo, 2022
INVESTIGACIÓN

Las grandes batallas jurídicas por la remodelación del estadio

La administración local aspira a que los contratistas le paguen los perjuicios por la fracasada remodelación del escenario deportivo. Sin embargo, el Ministerio del Deporte (antes Coldeportes) aspira a que la Alcaldía le reintegre los dineros que aportó para el proyecto que colapsó.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

 

La Alcaldía de Neiva reiteró ayer la decisión de exigir por vía judicial a los contratistas el pago de los daños y perjuicios ocasionados por la fallida remodelación del estadio Guillermo Plazas Alcid.

“Si la parte demandada desea una fórmula de arreglo conciliatorio debe ser sobre la base de los montos de los perjuicios reclamados”, precisó el abogado José William Sánchez, durante la primera audiencia virtual convocada por el Tribunal Administrativo del Huila.

Aunque no logró una conciliación prejudicial, de ahora en adelante, tendrá que  soportar la reclamación en los estrados judiciales.

Además, tendrá que librar otra dura batalla con el Ministerio del Deporte, para evitar el reintegro de los dineros que aportó para la fracasada remodelación del escenario deportivo. Esta será, sin duda, la principal batalla jurídica, con la misma entidad con la que aspira financiar otro monumental estadio con inversiones astronómicas, calculadas en 94 mil millones de pesos.

Fallida conciliación

A la audiencia inicial solo concurrió el abogado Roberto Carlos Roa, representante del ingeniero Harlinson Hurtado, uno de los socios del proyecto.

Sorpresivamente no concurrieron los restantes miembros del consorcio Estadio 2014 Miguel Lozano Castañeda, el principal accionista;  Luis Alejandro Lozano, representante de la empresa LA Constructores SAS y su hermano Miguel Mauricio Lozano, representante de la sociedad ML Ingenieros Constructores SAS, ambos con una concurrencia accionaria del 25%.

Por su parte, el abogado José William Sánchez, vocero jurídico de la Alcaldía mantuvo la reclamación soportada en la demanda por los costos que asumió con la contratación de los estudios y el peritaje técnico.

“El ingeniero Harlinson Hurtado Salas no ha manifestado ningún interés en conciliar este proceso con la Alcaldía de Neiva, en consideración a que él también tiene una demanda contra el Municipio por el mismo contrato”, aseguró su apoderado Roberto Carlos Roa.

“Por lo tanto, le ratifico que no hay ningún ánimo conciliatorio en este proceso”, apuntó.

“Al verificar que no están presentes dos miembros del consorcio se infiere que no hay interés en buscar una fórmula de acuerdo”, explicó el magistrado Ramiro Aponte Pino.

Por lo tanto, al advertir la ausencia de ánimo conciliatorio, decidió continuar con el trámite ordinario de la demanda

La reclamación

La controversia contractual fue presentada y admitida el 18 de diciembre de 2020, una semana antes de terminar el periodo del anterior alcalde.

La administración municipal solicitó que se declare que el consorcio Estadio 2014 incumplió el contrato de obra pública 1758 de 2014 para la remodelación total del escenario deportivo.

Adicionalmente, reclamó que se condene a los contratistas a cancelar, debidamente indexados, los perjuicios económicos ocasionados por ese incumplimiento, así como los costos adicionales en que debió incurrir como la contratación de peritazgo técnico con la empresa Sísmica y Estructural y la consultoría con la Universidad Nacional, que suman otros 2.490 millones de pesos.

Primeros pagos

Sin embargo, luego de la terminación anticipada de los contratos de obra pública e interventoría, producto del incumplimiento, las empresas aseguradoras cancelaron al municipio las pólizas de garantía que sumaron 11.224 millones de pesos.

La Compañía Aseguradora de Fianzas (Confianza) restituyó a la administración municipal 5.449 millones de pesos correspondientes a la póliza única de cumplimiento que amparaba el contrato de obra, equivalente al 20 % del valor del contrato.

Por daños y perjuicios ocasionados la compañía canceló otros 2.724 millones y la misma suma por la cláusula penal pactada.

La aseguradora Solidaria restituyó otros 326,94 millones de pesos correspondientes al valor de la póliza, pactada en el contrato de interventoría No. 1760 suscrito el 18 de diciembre de 2014.

De éstos 163,47 millones corresponden al pago de perjuicios y163.47 millones contemplados en la cláusula penal pecuniaria.

La gran batalla

Sin embargo, la principal batalla jurídica tendrá que librarla ahora es contra el Ministerio del Deportes. La entidad liquidó unilateralmente el convenio Convenio Interadministrativo No. 758 de 2013. El documento fue suscrito el 8 de noviembre de 2013 con la Alcaldía de Neiva y la Gobernación del Huila para cofinanciar la fallida remodelación.

En caso de no prosperar la administración tendría que devolver los recursos aportados por Coldeportes, como lo proyecta la entidad.

La liquidación unilateral fue realizada mediante Resolución N° 1591 del 11 de septiembre de 2019 argumentando el incumplimiento del convenio de cooperación.

Los dineros provenían del Fondo de Compensación Regional. Además, registraba aportes de 4.234 millones por parte de la Gobernación del Huila y  3.450 millones de pesos por la Alcaldía de Neiva.

La partida correspondiente a la Gobernación del Huila fue girada por el Ministerio de Hacienda directamente al Municipio de Neiva. Luego fue adicionado.

No cumplió

Según el Ministerio del Deporte, la Alcaldía de Neiva incumplió el convenio al modificar el presupuesto asignado para el reforzamiento estructural de sector oriental del estadio y al haber eliminado la repotenciación durante la ejecución de la tribuna occidental al disponer la demolición de dicho costado, contrariando el proyecto final presentado y viabilizado por Coldeportes.

El abogado de la entidad, Anderson Giovanny Copete Ruiz, estimó que el  Municipio de Neiva no cumplió con el objeto contractual pactado en la celebración del Convenio 758 de 2013; responsabilidad administrativa que le asiste al municipio. Por lo tanto, justificó la liquidación unilateral y reclamó que se confirmen los actos administrativos, ordenando la devolución de los recursos aportados 10.000 millones de pesos.

Paz y salvo

En estas circunstancias la Alcaldía de Neiva demandó la liquidación unilateral del convenio que ordenó el reembolso de los dineros aportados para la fallida remodelación. En su defecto, demandó  la liquidación judicial del convenio para evitar el reintegro de recursos y se expida el  paz y salvo entre las partes, por haberse cumplido y verificado la totalidad de las prestaciones comunes pactadas en el citado convenio.

La demanda como lo reportó LA NACIÓN fue presentada el 19 de diciembre de 2019.

En firme

El Ministerio del Deporte insistió en la legalidad del procedimiento y expresamente le solicitó al Tribunal Administrativo del Huila que confirme las dos resoluciones que se dejen en firme los actos administrativos y por lo tanto, la devolución de los dineros.

“Como se puede probar dentro del expediente contractual, la terminación del Convenio Interadministrativo 758 de 2013 se dio por causales legales y contractuales una vez culminado el plazo para la ejecución del objeto, y no por la aplicación de cláusulas excepcionales como la terminación, interpretación y/o modificación unilateral”, explicó n Copete Ruiz

“Si bien es cierto que el Municipio adelantó el proceso de caducidad no fue diligente respecto de las recomendaciones para contratar una consultoría que pudiese cuantificar los costos requeridos para obtener un estadio en condiciones de operatividad, hecho que hoy ha generado demoras en los trámites de liquidación de los contratos derivados”, observó.

Legalidad

En su criterio, la entidad agotó el procedimiento que establecía el convenio para su liquidación y en concordancia con la normatividad

El Ministerio del Deporte había efectuado las solicitudes de liquidación bilateral desde el 6 de septiembre de 2018, mediante requerimientos de documentación para el trámite de liquidación, tal y como se encuentra demostrado en la Resolución No.1591del11de noviembre de 2019.

Copete Ruiz argumentó que desde el  22 de agosto de 2019, se presentó proyecto de acta de liquidación bilateral con el reintegro total de los recursos, sin que transcurrido el término para presentar observaciones, el Municipio manifestara pronunciamiento alguno sobre el acta de liquidación y el acto que resolvió el recurso de reposición

Los dos actos administrativos, gozan de plena validez jurídica, a la fecha cuentan con su presunción de legalidad, al no haber sido anulados.

En este caso- dijo- se trata de salvaguardar sus recursos, incluso si los mismos pretenden ser reinvertidos en la terminación o eventual refinanciación del proyecto tal y como se dejó plasmado en la Resolución No.1787de 7 de octubre de 2019.

“No entendemos cómo la Alcaldía de Neiva pretenda la declaración de nulidad de los actos administrativos de liquidación unilateral, cuando como está probado en el expediente contractual, la misma se desarrolló una vez vencido el plazo de ejecución de conformidad con lo establecido para dicho trámite por concepto de saldos no reconocidos y no ejecutados en el desarrollo contractual, reiteró Copete Ruiz.

Las grandes batallas jurídicas por la remodelación del estadio 7 17 mayo, 2022
La audiencia inicial con fallido acuerdo.
Las grandes batallas jurídicas por la remodelación del estadio 8 17 mayo, 2022
Los aportes del convenio.