La Nación
ACTUALIDAD Entrevista

Las razones del huilense que busca ‘tumbar’ la cadena perpetua

Las razones del huilense que busca ‘tumbar’ la cadena perpetua 1 12 agosto, 2020

El abogado huilense, Germán Calderón España, explica para LA NACIÓN por qué demandó el acto legislativo a través del cual se implementó la cadena perpetua para violadores de niños y niñas en el país. Dice que no está probado científicamente que penas como la muerte o la prisión perpetua sean la solución para acabar las violaciones.

¿En qué consiste la demanda contra la cadena perpetua?

Es una demanda pública de inconstitucionalidad interpuesta ante la Corte Constitucional contra el Artículo 1 del Acto Legislativo 01 de 2020 por medio del cual se implementó la cadena perpetua para violadores de niños, niñas y adolescentes modificando el artículo 34 de la Constitución Política de Colombia.

¿Por qué la demanda?

En mi caso particular, soy abogado constitucionalista y me preocupo por la estabilidad de nuestro ordenamiento jurídico y cuando establezco, de acuerdo con mis conocimientos del derecho constitucional, que una norma viola preceptos superiores, sea constitucionales o supra-constitucionales como los tratados internacionales de derechos humanos que hacen parte del bloque de constitucionalidad, las demando, porque se debe salvaguardar la supremacía de la Constitución y la legalidad del ordenamiento jurídico. Es parte también de hacer velar por el respeto a los principios y valores supremos de todo Estado de derecho.

¿Qué errores se cometieron frente a la cadena perpetua?

Mi demanda se sustenta en la violación de instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos como el pacto internacional de derechos civiles y políticos, la convención americana de derechos humanos y la convención sobre los derechos del niño. Además, viola la dignidad humana del delincuente condenado porque no le permite la función resocializadora, re-educadora y preventiva de la sanción penal.

¿Qué le disgusta de la cadena perpetua?

En Colombia existe un catálogo de penas que son adecuadas para castigar los delitos contra los menores que deben aplicarse con rigor jurídico, sin beneficios, como lo ordena el Código de Infancia y Adolescencia, pero, ante todo, debe fomentarse una política educativa por el respeto de la vida y la integridad de los menores, y un tratamiento psicológico y terapéutico profundo a quienes han sido violados o maltratados en su infancia. No está probado científicamente que penas como la muerte o la prisión perpetua sean la solución a la proscripción de la comisión de delitos funestos para nuestra niñez.

¿Cree que es populismo punitivo?

El populismo punitivo es legislar con normas que más que traer beneficios para controlar las conductas punibles se implementa para arrastrar votos en las campañas electorales. Pero, estoy seguro que ni el legislativo ni el gobierno están haciendo populismo con esta medida, es cuestión de falta de rigor en el margen de configuración normativa y en la política pública criminal. Se necesitan buenos asesores constitucionalistas que les haga ver los errores a estas ramas del poder público y que no les tema advertir los posibles errores jurídicos que se cometen en estas arduas tareas.

¿Cómo se puede luchar contra la violencia sexual de los niños?

Con educación hacia el respeto por la vida y la integridad de todos, con tratamientos psicológicos y terapéuticos a quienes han sido violados o maltratados, con amor y demás valores que engrandecen la vida y la paz.

¿Considera usted que Colombia ha cuidado a los niños y niñas?

Cada día las autoridades toman mayor conciencia del cuidado de los menores, pero falta mucho respecto de quienes se encuentran en estado de vulnerabilidad por la pobreza, la miseria, la violencia y otros factores que perjudican a esta población.