La Nación
Latinoamérica 1 2 diciembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Latinoamérica

Los nuevos gobiernos de la región Latinoamericana afrontarán los retos por los cuales fueron elegidos en el poder. Las orientaciones ideológicas determinan factores claves en materia económica, política y social, los cuales tendrán resultado en la medida que existan factores internos y externos que posibiliten desarrollar sus agendas políticas.

En la actualidad en Latinoamérica hay 10 gobiernos de izquierda (Cuba, México, Honduras, Nicaragua, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Colombia), 6 de derecha (Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Brasil, Paraguay y Uruguay) y 4 de centro (Haití, Rep. Dominicana, Panamá y Ecuador). A la expectativa de lo que pueda pasar en Brasil este fin de semana con Lula Da Silva, quien según las encuestas es el virtual ganador en primera vuelta.

El ascenso de los gobiernos de izquierda está asociado a los movimientos reformistas, las amplias brechas sociales, la pobreza creciente, el desempleo, los bajos niveles de legitimidad institucional, así como deficientes sistemas de educación y salud pública, entre otros; los cuales varían de acuerdo al contexto de cada país, pero que están determinados por buscar cambios estructurales en las lógicas de poder y soluciones a corto plazo con inversión social; no todos sus electores están en partidos de izquierda, o asumen una conciencia de clase, muchos actuaron en rechazo ante los gobiernos de derecha a quienes responsabilizan de la crisis actual.

Pero, ¿Como determinar algunos rasgos de la posición política?, coloquemos el siguiente ejemplo, un gobierno quiere realizar una jornada de alimentación a personas en situación de calle; ahora bien, sostener esta medida de manera permanente tendría un costo que iría en crecimiento, lo cual implica que se requiere una mayor contribución (impuestos), habrá quienes estén de acuerdo que se debe hacer por los círculos históricos de pobreza y otros dirán que cada quien se ha buscado su destino porque tomaron malas decisiones; esas posiciones en diferentes ámbitos marcan una posición política, ya sea entre justicia social o libre mercado, propiedad privada o expropiación, energías renovables o extracción de hidrocarburos, etc. Entre los cuales se crean los debates que las sociedades deben afrontar.

Cada ciudadano asume sus decisiones en el universo de la política para determinar el bien individual y el bien común; por su parte los gobiernos ejercerán su poder en las voluntades, prioridades e intereses, ya veremos los impactos que esto representará en la economía y la calidad de vida en Latinoamérica.