La Nación
INVESTIGACIÓN

Leve condena a mujer que robaba en supermercados

Leve condena a mujer que robaba en supermercados 1 12 agosto, 2020

Una joven dedicada al ‘robo hormiga’, con nueve anotaciones y trayectoria en ese oficio que realizaba en Neiva y en otros municipios, obtuvo una condena irrisoria, con libertad y rebaja. Por error, fue revisada y le ampliaron la pena: dos meses más. Insólito.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Una joven mujer fue sorprendida por novena vez, robando en un supermercado. La última vez, estuvo a punto de culminar exitosamente su cometido, solo que cuando se aprestaba a abandonar la tienda, los vigilantes la retuvieron.

La mujer de 29 años, cayó finalmente en el almacén Olímpica ubicado en el barrio Quirinal de Neiva.

La dama pidió cinco bolsas de carne, una vez las obtuvo, agarró de los estantes del lugar verduras, pan y otros productos, los camufló en un carro y salió sin pagar. En el parqueadero fue descubierta.

Se trataba de Claudia Marcela Marín Vargas, quien aparecía en las cámaras de seguridad y cuyos pasos le seguía la policía. Su cara no era desconocida. Los elementos hurtados fueron valorados en $315.778.

Estaba fichada

Según la Policía Judicial, no era la primera vez que lo hacía. La joven tenía varios registros por hurto en diferentes establecimientos comerciales. En su historial le aparecen nueve anotaciones  por las mismas conductas en distintos almacenes de cadena.

Ya estaba fichada. La mujer compraba un mini mercado, pero luego escondía entre los paquetes, los otros elementos y salía sin despertar sospechas.

“Su modus operandi consistía en llegar al sitio objeto del hurto, en pleno centro de la ciudad, y pedir varios kilos de las mejores carnes, las cuales luego camuflaba en las compras de menor valor que hacía, logrando evadir la seguridad del lugar”, explicó el fiscal Sexto Local al imputarle cargos. Pero no solo en Neiva.

Su accionar delictivo se extendía  a otros municipios del Huila como Garzón y Campoealegre, donde habría logrado varios hurtos bajo la misma modalidad.

Pero en su rutina dejó marcadas las huellas de su accionar hasta que expertos en seguridad industrial descubrieron el procedimiento.

Finalmente, el sábado 14 de octubre de 2017, cayó en la trampa cuando pretendía repetir su acostumbrada fechoría, aprovechando la congestión del fin de semana.

La imputación

La Fiscalía Sexta Local de Neiva, le imputó cargos ante el Juzgado primero Promiscuo Municipal de Campoalegre el 15 de octubre de 2017. La procesada se allanó a los cargos.

El proceso penal lo adelantó el Juzgado Noveno Penal Municipal de Neiva. La sentencia se profirió el 28 de febrero de 2018, una irrisoria condena, que además, tenía por error una rebaja superior a la que tenía derecho por confesión.

La Fiscalía interpuso el recurso apelación que ahora entró a revisar, en segunda instancia, el Tribunal Superior de Neiva, después de dos años y cinco meses de haberse proferido la sentencia que además, la dejó libre.

Tremenda rebajona

Al dosificar la pena el funcionario judicial adujo que, el delito de hurto agravado, consagra de 24 a 63 meses como pena de prisión, pero como la conducta se quedó en la fase de tentativa la pena de prisión se disminuía a 12 y 47.25 meses.

La pena, en efecto, disminuyó y se tasaría entre 6 y 31.5 meses de prisión. Finalmente la disminuyó en un 50%, para imponerle definitivamente a la procesada una condena irrisoria de tres meses de prisión, la inhabilitó por tres meses y le concedió la suspensión de la ejecución de la pena. En otras palabras quedó en libertad.

La Fiscalía, desde luego apeló por considerar que el juez se equivocó al proferir la decisión, pues otorgó a la implicada una rebaja del 50% sobre la sanción impuesta, con el argumento de dar aplicación, por favorabilidad, a la rebaja de pena consagrada en la Ley 1826 de 2017, sin tener en cuenta que el delito que le imputó al día siguiente de haber sido capturada y que mantuvo en la acusación.

El delito de hurto agravado no está en la lista de los delitos, objetos del beneficio que el juez, por error, le otorgó a la ‘mujer hormiga’.

Lo legal

La aceptación de cargos en esta etapa dará lugar a un beneficio punitivo de hasta la mitad de la pena. En ese caso, la Fiscalía, el indiciado y su defensor suscribirán un acta en la que conste la manifestación de aceptación de responsabilidad de manera libre, voluntaria e informada, la cual deberá anexarse al escrito de acusación.

Estos documentos serán presentados ante el juez de conocimiento para que verifique la validez de la aceptación de los cargos y siga el trámite reglado en el Código Penal (Artículo 447).

El beneficio punitivo será de hasta una tercera parte si la aceptación se hace una vez instalada la audiencia concentrada y de una sexta parte de la pena si ocurre una vez instalada la audiencia de juicio oral.

En otras palabras, al aceptar cargos y, dependiendo del momento en que lo haga, puede hacerse acreedor a una disminución en la sanción penal imponible.

Error judicial

El juez, según la Sala PenaL, erró al otorgarle a la procesada Claudia Marcela Marín Vargas, una rebaja de pena del 50% ya que no cumplía los requisitos para ser aplicada por favorabilidad.

El trato procesal diferenciado fue establecido para aquellas conductas que eran de menor lesividad, distinto al que le dan a los delitos de mayor gravedad.

“En ese sentido, el juzgado de primera instancia se equivocó al conceder a Claudia Marcela Marín Vargas, la rebaja de la pena de prisión en un 50%, con el argumento de aplicar por favorabilidad”, explicó el magistrado Hernando Caballero.

“Esto es, por cometerse el hurto en “establecimiento público o abierto al público, o en medio de transporte público”, pues, el legislador, consideró que dicho comportamiento no era de poca o menguada lesividad para incluirlo en el tratamiento diferenciado consagrado en el procedimiento abreviado.

Nueva condena

Finalmente, el Tribunal Superior, después de casi tres años de haberse proferido el primer fallo, revisó la sentencia pero el aumento tampoco fue ‘ejemplarizante’.

“Por lo tanto, la pena definitiva a imponer a la acusada será de 5 meses y 25 días de prisión”, concluyó la Sala Penal.

En realidad, le subió dos meses y 25 días. Además, le confirmó la suspensión de la ejecución de la pena, lo que significa que mantendrá la libertad, solo que no podrá acceder a cargos públicos durante ese tiempo. Nada más.

Leve condena a mujer que robaba en supermercados 2 12 agosto, 2020

Un delito en ascenso

Ese mismo año, el 39 por ciento de la disminución de los inventarios en almacenes de cadena y supermercados obedeció a los robos por esta modalidad.

Las pérdidas en el 2017 por estas prácticas fueron calculadas en 220.000 millones de pesos, según el Censo Nacional de Mermas, revelado por Fenalco.

De esa cifra, el 43 por ciento corresponde a robos cometidos por empleados y otro 57 por ciento a robos externos.

Los hurtos sucesivos en supermercados, conocido como ‘robo hormiga’, es una práctica que se ha expandiendo en Colombia y en muchos países.

Lo grave es que evolucionó de robos individuales, a la conformación de redes externas dedicadas al hurto hormiga. En muchos casos, utilizan bolsas con material para no ser detectados por medios tecnológicos.

También esconden los artículos entre la ropa, en las partes íntimas; en coches para bebé y en maletas de mano.

En Neiva un hombre tenía un uniforme con doble fondo, que llenaba de whiskey. En otros casos, algunas mujeres simulan estar embarazadas pero llevan un vientre falso que luego llenan de elementos hurtados.

En otras ocasiones emplean fajas con ganchos para colgar los productos hurtados en medio de las piernas de las mujeres o en sus interiores, como han quedado evidenciadas en cámaras de seguridad.

Ante el crecimiento de esta modalidad de hurto, las empresas han documentado y estudiado el fenómeno.

Según los estudios, los productos más hurtados en los establecimientos comerciales son electrodomésticos, licores, ropa, medicamentos, lociones, productos cárnicos, atunes, enlatados, productos de aseo personal, gaseosas, golosinas en mini góndolas y carritos de juguete a escala (Hot Weelss). También hurtan cuchillas de afeitar, celulares, maquillaje, tinturas y cremas.

Además, ingresan a los vestidores, quitan los pines de seguridad y salen con la ropa puesta.

Bandas capturadas

La Fiscalía General reveló que en los últimos dos años han sido capturadas cerca de 100 personas sindicadas de integrar bandas dedicadas al “hurto hormiga” en varias regiones del país.

Entre mayo y octubre de 2019 fueron capturados en Medellín 40 miembros de dos bandas dedicadas al “hurto hormiga” en Cundinamarca, Antioquia, Córdoba, Cesar, Barranquilla y en el eje cafetero. Entre los procesados se encuentran 30 mujeres.

En Caquetá, recientemente fue capturada una banda integrada por cuatro mujeres, entre 30 y 60 años, dedicadas a este tipo de robos.

En Cali fueron aprehendidos 24 supuestos integrantes de la banda ‘Los Criollos’ a la que le atribuyen robos superiores a los 20 mil millones de pesos anuales.