La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Llego la hora de la verdadera RSE

Llego la hora de la verdadera RSE 1 24 septiembre, 2020

 

Hugo Andrés Rivera Collazos

Administrador de Empresas – Universidad Surcolombiana

Especialista en Planificación de Destinos Turísticos – Universitat Oberta de Catalunya

 

Llego el momento de que las grandes empresas compartan con la sociedad algo de los beneficios que durante muchos años han obtenido en su ejercicio productivo. Si las empresas utilizan recursos que son de la sociedad, estás mismas, y en consideración de los principios de ética y la responsabilidad por la que la mayoría de ellas se rige, deben buscar la forma de devolver a la sociedad los beneficios por el usufructo de estos bienes públicos, en busca del bienestar social. Es una cuestión de conciencia social que los hombres de negocios y empresarios, asuman sus responsabilidades frente a las comunidades en las cuales han desarrollado sus actividades económicas, muchas de las cuales solo han servido para su lucro personal.

Más allá del debate de la “distribución de la riqueza”, y reconociendo los enormes aportes del mundo empresarial al desarrollo de las economías locales, debemos revisar en momentos de crisis como los actuales, en que forma estas riquezas acumuladas se pueden revertir en el sostenimiento de una económica claramente fracturada. Ni siquiera es una cuestión filantrópica, sino una cuestión de sostenibilidad básica. No se puede pensar en el resurgir de la economía, sin los sacrificios a todos los niveles que esto implicará.

Los trabajadores del común ya están poniendo su parte (pérdida de empleos formales e informales, disminución de ingresos, cambios en las condiciones laborales, etc.), las personas productivas inactivas o pasivas de igual forma (Amas de casa, estudiantes, desempleados etc.), y a las comunidades vulnerables se les ha agravado su situación. Llegó el momento de visualizar el aporte real del sector empresarial, principalmente mediano y grande, que tienen una mayor oportunidad de sostenimiento y resiliencia, que los pequeños y micro, pero que al igual que todos necesitan con urgencia que se reactive la economía para continuar con sus prosperas y lucrativas actividades.

La responsabilidad social empresarial y corporativa (RSE) es una de las actividades a las que las grandes compañías han prestado especial atención en los últimos años, tanto en Colombia como en el mundo, pero su historia se puede remontar a casi un siglo de existencia con el nacimiento y la creación de pequeñas organizaciones y proyectos; con una clara tendencia a procurar el bienestar de las personas de manera desinteresada, incluso a costa del interés propio; en distintos países Europeos.

Si queremos establecer un referente de esta práctica, se tiene que marcar como el momento inicial de su historia contemporánea el año 1919, y hay que reconocer a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como la primera agrupación que surgió con el propósito de mejorar las condiciones laborales y los asuntos relacionados con el trabajo. “En su evolución lo que sucede es que hemos pasado de tener un discurso filosófico como lo encontramos hasta antes de los años 60 y, a partir de los 70, ya hace parte de la gestión empresarial. En los años 80 se conforma su contexto socialmente responsable y hace parte de los planes estratégicos de las grandes organizaciones al incluir a los stakeholders y, a finales de los 90, es importante destacar la promulgación del Pacto Global”, afirma Beatriz Herrera, Decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Cooperativa de Colombia, en una entrevista al Diario la Republica.

En resumen, la función de la RSE, se puede definir como esa respuesta a los desafíos que se presentan en el mundo empresarial, o entorno a un desarrollo sostenible, ambiental y económico, incluyendo las actividades que comprenden lo relativo a la comunidad, a las personas, al medio ambiente y a los valores éticos. Es por eso que casi 100 años después de la aparición de este concepto, es necesario y fundamental que se inicie verdaderamente a aplicar su objetivo primario, y que ante una situación sin precedentes como la actual, de establezcan de igual forma medidas excepcionales que permitan la aplicación real del concepto, en pro de la reactivación económica que tanto estamos esperando.

e-mail hrivera.consultores@gmail.com

 

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia